España vence a Dinamarca en cuartos de final

Partido de poder a poder, finiquitado sobre la bocina por Cañellas que ha demostrado, otra vez, que es uno de los mejores jugadores de balonmano del mundo.

Cañellas.
Cañellas.

Redacción. Victoria de España sobre Dinamarca (24:25, 11:11 en el descanso) en el Lusail Multipurpose Hall de Doha, en la eliminatoria de cuartos de final del Campeonato del Mundo de Catar 2015. Partido de poder a poder, finiquitado sobre la bocina por Cañellas que ha demostrado, otra vez, que es uno de los mejores jugadores del planeta.

Partido de dificultad para ambos equipos, algo reflejado en el respeto de los primeros minutos y en el desarrollo de las jugadas en la primera mitad. España tenía en Aginagalde una referencia en el pivote pero Dinamarca sabía de ello y Toft Hansen ha sido una sombra para Julen durante los 60 minutos. Afortunadamente, Valero Rivera acudía a la cita en perfecto estado de forma, fruto del descanso contra Túnez, y representaría una amenaza permanente para el dispositivo defensivo del conjunto escandinavo.

Dinamarca acertaría a la hora de resistir el empuje de los #Hispanos en los primeros minutos, hasta el punto de disfrutar de dos goles de renta que, por otra parte, no conservaría muchos minutos. España, con Guardiola y Morros en el eje de la defensa, desactivaría numerosos ataques del rival para facilitar los contragolpes mortales de los extremos españoles.

Y es obligado resaltar, otra vez, la eficacia de Gonzalo Pérez de Vargas en la portería del combinado español porque, a pesar de los 24 años de edad que presenta, es todo un seguro de vida, y hoy ha aparecido en las fases de partido de mayor necesidad para atajar balones comprometidos. Landin, a su vez, ha completado una primera mitad muy notable. Equilibrio en la pista, y en el marcador: empate a 11 goles en el descanso.

Dinamarca, sin embargo, regresaría a la pista en el segundo acto con mayor intensidad en todas sus filas, logrando una pequeña renta en el marcador con Hansen de director de orquesta y Eggert de verdugo desde los 7 metros. España tenía que afrontar numerosos problemas para contener a su rival que, por otra parte, encontraría en Mensah Larsen otro estilete.

Cadenas ofrecía alternativas en el central y en los laterales, pero la presencia de Cañellas parecía obligada porque, sólo con recibir el balón, la defensa de Dinamarca retrocedía un paso. Aginagalde sabía del peligro de Cañellas, y de ahí su movilidad en 6 metros para buscar el espacio, a pesar de la vigilancia de Toft Hansen. Así, la zaga escandinava tenía multitud de frentes que vigilar y Valero Rivera asumía la responsabilidad en el equipo español de ajustar el marcador minuto a minuto.

Dinamarca y España acostumbran a ofrecer finales de partido muy parejos en los últimos años, salvo en el caso de la final de Barcelona en 2013, y hoy no han faltado a su cita. Mensah Larsen, con fortuna, anotaría el empate a falta de 19 segundos para el final, obligando a Cadenas a detener el reloj. Ahí, una premisa clara: balón a Cañellas. Y Cañellas, sin temor a fallar, alojaría el balón en la meta de Green para alegría de sus compañeros y de los seguidores españoles desplazados a Doha.

Ahora, a celebrar la victoria antes de pensar en la batalla de semifinales, ota vez contra Francia.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.