Los periodos de pago de las empresas a sus proveedores cayeron en 2013 a niveles precrisis

Las empresas en las que más se da esta modalidad son las pymes y, en concreto, las dedicadas al comercio, la hostelería y la industria.

Estos datos muestran nueva mejoría en la economía del país.
Los periodos de pago de las empresas a sus proveedores han descendido.

Redacción. Los periodos medios de pago de las empresas no financieras a sus proveedores y de cobro a sus clientes han descendido desde 2010 y se situaron en 2013 en niveles previos a la crisis, según indica el Banco de España en su último Boletín Económico.

Esta mejora, señala la institución, responde en parte a medidas de política económica como la regulación sobre los períodos de pago en las transacciones comerciales o los sucesivos tramos articulados como parte del Fondo de Financiación de Pago de Proveedores.

También se ha producido un acortamiento en el plazo medio de la financiación comercial, lo que ha contribuido a “reducir la presión financiera soportada” por las empresas no financieras, explica el Banco de España.

Estas consideraciones aparecen recogidas en un artículo sobre la evolución reciente del crédito comercial de estas empresas. Por crédito comercial se entiende el aplazamiento del pago en la compra de bienes y servicios, en el que el vendedor ejerce de prestamienta y el comprador, de prestatario.

Esta modalidad de financiación, indica el Banco de España, tiene una “importancia relativa elevada” en la economía española. Su saldo vivo ascendió en 2014 al 33% del PIB y al 54% de los préstamos bancarios concedidos a las sociedades no financieras en ese mismo ejercicio.

Las empresas en las que más se da esta modalidad son las pymes y, en concreto, las dedicadas al comercio, la hostelería y la industria. Durante la crisis, esta modalidad de financiación ha tendido a reducirse, si bien el crédito comercial equivale a entre el 50% y el 70% de la financiación bancaria de estas empresas.

Los préstamos bancarios a corto plazo se han convertido en los principales sustitutos del crédito comercial, hasta cuadruplicar su volumen. En términos de PIB, estos préstamos se han mantenido en volúmenes equivalentes a entre el 30% y el 50%.

El Banco de España también indica en su boletín que el porcentaje de impagos en los créditos comerciales ha evolucionado al mismo ritmo que el ciclo económico. “Durante 2008 y 2009 repuntó fuertemente, coincidiendo con el inicio de la crisis. En 2010 descendió, en línea con el curso menos desfavorable de la economía, y volvió a elevarse en 2011 y 2012, en consonancia con la agudización de la recesión en esos años”, explica.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.