Una escapada de invierno por la Ruta de la Camelia

Déjate envolver por la magia de los pazos, parques, castillos y museos gallegos en los que encontrarás los mejores ejemplares de esta flor considerada “la más hermosa bajo los cielos”.

Greta Garbo y Robert Taylor en 'La dama de las camelias'. / http://lopezlinares.com
Greta Garbo y Robert Taylor en ‘La dama de las camelias’. / http://lopezlinares.com

Ana Amador. En 1848 Alejandro Dumas hijo publicó La dama de las camelias, una sorprendente novela realista que mostró sin tapujos el mundo de la prostitución que frecuentaban las clases altas francesas y la doble moral de la época. Esta desgarradora historia de amor se convirtió en un gran éxito que posteriormente  inspiró a Verdi en una de sus óperas más célebres, La Traviata. Pasear por los Campos Elíseos en París evoca la escena de la hermosa Margarita Gautier en su coche de caballos siendo contemplada por su eterno enamorado, Armando Duval.

Otro hermoso ejemplo de cómo la camelia ha logrado inspirar grandes creaciones fue protagonizado por Cocó Chanel, una mujer adelantada a su época a quien le gustaba provocar con gran elegancia. Por su belleza enigmática, en 1960 la gran diseñadora francesa eligió esta flor como emblema de su firma, un icono que aún sigue representando a esta destacada casa de alta costura.

La camelia, un emblema de la firma Chanel. / http://www.kissandmakeup01.com
La camelia, un emblema de la firma Chanel. / http://www.kissandmakeup01.com

Sin embargo, no solo Francia ha otorgado a esta hermosa flor un papel privilegiado. De hecho, nuestro país fue uno de los primeros lugares de Europa en darle la bienvenida desde el lejano Oriente.

Concretamente, Galicia se ha convertido en un destacado punto de referencia en el que se pueden visitar algunos de los ejemplares más hermosos del mundo. La floración de la camelia, considerada “la más hermosa bajo los cielos”, se produce durante los meses de otoño e invierno. Por ello te invitamos a visitar una ruta llena de encanto, organizada por la Sociedad Española de la Camelia y Turgalicia, que a través de hermosos pazos, parques, castillos y museos permite a sus visitantes disfrutar de jardines espectaculares en los que se encuentran 80 especies y cerca de 30.000 variedades diferentes.

El pazo de Oca. / http://www.turgalicia.es
El pazo de Oca. / http://www.turgalicia.es

En el valle del río Ulla se encuentra el pazo de Oca, un magnífico ejemplo de arquitectura gallega que levantó en siglo XV Álvaro de Oca sobre los restos de una antigua construcción militar. Hoy en día, el palacio, su espléndida capilla, la muralla ciclópea y los jardines, en los que el agua constituye un elemento fundamental, forman parte de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli. En este ‘Versalles Gallego’ se pueden disfrutar bellas hortensias, magnolias perennifolias, tejos, secuoyas rojas, arces blancos y, especialmente, las hermosas camelias que llenan de luz y color este enclave de ensueño.

Camelia nitidísima en el pazo de Rubianes. / http://www.pazoderubianes.com
Camelia nitidísima en el pazo de Rubianes. / http://www.pazoderubianes.com

El siguiente punto de nuestro recorrido nos lleva hasta Vilagarcía de Arousa, donde se encuentra uno de los tres señoríos españoles reconocidos oficialmente. En el conjunto arquitectónico del pazo de Rubianes se puede contemplar el gran edificio palaciego, el destacado jardín, el hermoso cinturón arbolado y un viñedo de uva Albariño de 21 hectáreas de extensión.

Las primeras camelias plantadas en este pazo se remontan a 1850 y fue un regalo de los duques de Caminha de Portugal. Desde entonces esta flor ha ocupado un puesto privilegiado en el jardín, una merecida atención por la que ha sido galardonado con la ‘Camelia de Oro’ y la ‘Camelia de Plata’ en varios certámenes del Concurso Exposición Internacional de la Camelia. Además, esta bella estampa fue candidata en 2014 a Jardín de Excelencia Internacional.

Camelias creando una alfombra de color en el pazo de Santa Cruz de Ribadumia. / http://www.pazoderivadulla.com
Camelias creando una alfombra de color en el pazo de Santa Cruz de Ribadumia. / http://www.pazoderivadulla.com

La siguiente parada es el pazo de Santa Cruz de Ribadumia, situado en el valle del Salnés. A lo largo de su historia numerosos personajes ilustres han visitado este enclave gallego y entre ellos destaca Gaspar Melchor de Jovellanos, quien buscó un lugar de reposo para recuperarse de una afección pulmonar.

En esta finca se puede visitar la granja de Ortigueira, un espacio natural en el que cada invierno se reinventan más de 200 variedades de camelias. Fugitivas del jardín, las flores escaparon hacia el bosque, donde la naturaleza se encargó de esparcir sus semillas al azar y permitir que florezcan salvajes, al igual que sucede en la isla japonesa de Toshima.

Pazo de Lourizán. / http://carolineaparisi.blogspot.com.es
Pazo de Lourizán. / http://carolineaparisi.blogspot.com.es

Otro punto destacado de la ruta de las camelias es el pazo de Lourizán, situado en la vertiente norte del macizo del Morrazo. Los orígenes de esta propiedad se remontan al siglo XV, cuando todavía era una granja. Sin embargo, en el siglo XIX la finca fue adquirida por Montero Ríos, quien la convirtió en su residencia estival y en un importante foro en el que se reunieron las personalidades más influyentes de la época. Uno de los momentos históricos más destacados que se vivió en esta edificación fue la negociación del Tratado de París, un hecho decisivo que concluyó con la cesión de los territorios de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam.

En torno a este edificio modernista, diseñado por Jenaro de la Fuente, se encuentra un romántico jardín adornado con bellas fuentes históricas. Entre ellas destaca la fuente de la concha (siglo XVIII), la fuente de los tornos (siglo XVII) y la gruta de los espejos (siglo XIX), adornada con vidrios de colores.

El castillo medieval de Soutomaior. / http://www.casadabarreira.es
El castillo medieval de Soutomaior. / http://www.casadabarreira.es

El pazo posee también un importante jardín botánico poblado por especies exóticas y autóctonas. En este mágico enclave se pueden contemplar castaños japoneses y chinos, magnolias, cedros del Líbano, olmos holandeses o palmeras reinas. En cuanto a sus camelias, se cree que los ejemplares más antiguos pertenecen al establecimiento hortícola portugués de José Marques Loureiro en el siglo XIX.

A una altura de 119 metros sobre el nivel del mar, dominando el territorio enmarcado por el valle del río Verdugo, el castillo medieval de Soutomaior permite contemplar unas vistas privilegiadas del bello paisaje gallego. Su construcción original data del siglo XII, pero durante el siglo XV alcanzó su máximo esplendor gracias a Pedro Álvarez, conocido como Pedro Madruga, quien lo transformó en un epicentro de la actividad política del sur de Galicia. En esta notable edificación también habitó la marquesa de Ayerbe, popularmente conocida como la marquesa Roja, una de las precursoras del movimiento feminista en España.

Paseo por los jardines del castillo de Soutomaior. / http://www.vivirgaliciaturismo.com
Paseo por los jardines del castillo de Soutomaior. / http://www.vivirgaliciaturismo.com

Alrededor de esta antigua fortaleza se encuentra un hermoso jardín, en el que se pueden admirar castaños que superan los 800 años de edad, 27 especies de coníferas y helechos arborescentes que crecen en las proximidades del estanque. Pero, sin duda, lo que realmente llama la atención es la gran abundancia de camelias. Por ello este destacado espacio natural está considerado el jardín botánico más importante de Galicia.

Pazo de Castrelos. / http://www.turgalicia.es
Pazo de Castrelos. / http://www.turgalicia.es

Nuestra ruta continúa hasta Vigo, donde se encuentra el Pazo-Museo Quiñones de León o de Castrelos. Situado en el verdadero pulmón verde de la ciudad se alza esta construcción del siglo XV, reedificada en el siglo XVII. Este lugar lleno de encanto permite a sus visitantes experimentar la intimidad de un jardín particular. A este placer invitan las innumerables camelias que crecen en el pazo y que ponen la guinda perfecta a un magnífico recorrido por algunos de los puntos más notables del gran patrimonio gallego.

Para todos los amantes de la floración de esta flor única, los jardines históricos que constituyen la Ruta de la Camelia celebran exposiciones los fines de semana durante los meses de enero a abril. Además de disfrutar de las vistas, los asistentes pueden deleitarse con la gastronomía de la región e incluso catar los excelentes caldos que producen estas ricas tierras del norte de España.

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.