Los Premios Rey Jaime I crean un galardón de Compromiso Social

De este modo se reconocerá la labor de personas físicas o jurídicas que desarrollen iniciativas encaminadas a mejorar la sociedad y hacerla más igualitaria.

Santiago Grisolía y Javier Quesada.
Santiago Grisolía y Javier Quesada.

Redacción. La Fundación Premios Rey Jaime I incorporará en su 27 edición un nuevo galardón, el de Compromiso Social, que reconocerá la labor de personas físicas o jurídicas que desarrollen iniciativas encaminadas a “mejorar la sociedad y hacerla más igualitaria”. De este modo, los premios, dotados todos ellos con 100.000 euros, aumentarán a siete (cinco de carácter científico, uno al emprendedor y este de cariz social).

Así lo han anunciado el presidente de la fundación, el profesor Santiago Grisolía, y el adjunto a la presidencia, Javier Quesada, que han subrayado que el objetivo fundamental de esta iniciativa es que se “visualice la labor que realizan personas y organizaciones en este campo, sobre todo en un momento de crisis”.

La idea de crear esta distinción, que tendrá ámbito nacional, surgió hace un par de años, a instancias del que fuera arzobispo de Valencia y actual prelado de Madrid, Carlos Osoro, y la Universidad Católica pero la propuesta definitiva la ha realizado ahora la Generalitat valenciana, que asumirá íntegramente la dotación económica del premio, han comentado Grisolía y Quesada.

Ambos han especificado que el Ejecutivo autonómico se comprometió verbalmente en la reunión de la junta del patronato a sufragar el coste y, posteriormente, en una carta solicitada por la fundación para contar con un “compromsio por escrito”. Además, el Consell asegura que atenderá esta necesidad presupuestaria lo antes posible.

Interrogados por la aportación que el Gobierno valenciano realiza para a organización de los galardones, que a lo largo de su historia han traído a Valencia a 50 Premios Nobel para participar en los jurados, ha subrayado Grisolía, los responsables de la entidad han señalado que entre 2009 y 2014 la asignación se ha reducido a una décima parte, al pasar de los más de 800.000 euros que se concedieron hace un lustro a los 80.000 del último ejercicio (50.000 de ellos a la fundación y 30.000 al Alto Consejo Consultivo).

Para 2015, la fundación espera que la Generalitat mantenga esos 80.000 euros y, además, se haga cargo del coste del premio, que cifra en unos 240.000 euros, ya que, además de la partida en metálico que se da al premiado, hay que tener en cuenta gastos de organización, han apuntado.

Grisolía y Quesada han aprovechado para recordar que la Fundación Premios Rey Jaime I es una institución “abierta”, que lleva “muchos años intentando difundir la cultura norteamericana” de que la iniciativa privada promocione este tipo de iniciativas a favor de la ciencia y la sociedad. En este sentido, han vuelto a abogar por la mejora de las condiciones fiscales para patrocinadores a través de leyes de mecenazgo y han recordado que el Premio de Investigación Básica lleva un tiempo sin ‘sponsor’, aunque siguen trabajando en encontrarlo, tanto en el ámbito privado como público.

“En cada reunión del patronato se lo decimos siete veces a la Generalitat”, ha precisado Grisolía, que ha considerado que durante los años más duros de la recesión, además de no haber dinero en algunos sitios, “se ha utilizado (la crisis) para no hacer algunas cosas que se tenían que hacer”.

El prestigio de candidatos y jurados. Los responsables del certamen han subrayado que el prestigio que ha ido atesorando esta convocatoria se sostiene, fundamentalmente en la calidad de los candidatos y en los jurados, que cada año acercan a Valencia a decenas de premiados con el Nobel. Por esa razón, han recalcado que el jurado que decidirá el nuevo premio de Compromiso Social debe mantener este nivel y ya estudian invitar a personalidades relacionadas con ese mundo.

Acerca de si sumar un galardón social puede “desvirtuar” la marca científica de los Jaime I, ambos responsables han considerado que no lo hará, puesto que la mayoría de galardones continúan dedicados a la ciencia y, además, se suma una nueva “pata”: ciencia, empresa y sociedad, que, a su parecer, deben estar relacionadas.

Medicina clínica. Otra de las novedades de la 27 edición, cuyos jurados se reunirán en la capital del Turia los días 1 y 2 de junio, han avanzado, es que el Premio de Investigación Médica alternará cada año esta denominación con la de Medicina Clínica (nombre que adopta en este 2015), con el fin de no dejar fuera a candidatos médicos que no sean estrictamente investigadores. “No solo tiene mérito descubrir un medicamento, también hacer que un servicio hospitalario funcione como un reloj”, ha apostillado Javier Quesada.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.