Plácido Domingo, investido doctor honoris causa por la Universidad de Salamanca

El conocido tenor defendió en su discurso que la música es “un pilar fundamental en la formación integral del ser humano”, así como la presencia de ésta en todos los niveles educativos.

Plácido Domingo ya es doctor honoris causa en Música por la Universidad salmantina. / Foto: Universidad de Salamanca.
Plácido Domingo ya es doctor honoris causa en Música por la Universidad salmantina. / Foto: Universidad de Salamanca.

Redacción. El tenor y director de orquesta Plácido Domingo ha recibido el doctorado honoris causa en Música por la Universidad de Salamanca en un emotivo acto presidido por el rector Daniel Hernández Ruipérez.

La distinción, presentada por el Departamento de Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal, fue aprobada por el claustro de doctores de la Universidad de Salamanca durante la sesión celebrada el 29 de mayo de 2013. El profesor José Máximo Leza, quien ha actuado como padrino del nuevo doctor, justificó la candidatura debido a “la brillante trayectoria y dedicación de Plácido Domingo a la difusión de la cultura española“.

Durante la ceremonia, celebrada conforme al antiguo ceremonial en lengua latina en un abarrotado Paraninfo, el rector inició su intervención recordando la relación que la Universidad de Salamanca mantiene con la música desde casi sus orígenes. Tan solo 36 años después de su constitución como Estudio General en el 1218, Alfonso X el Sabio la dotó de una de las primeras cátedras de música creadas en el mundo. Esta cátedra perduró a lo largo de los siglos desapareciendo en el XVIII para recuperarse de nuevo ya en el siglo XX.

Para Hernández Ruipérez es en esta antigua tradición en la que se enmarca la incorporación al claustro de doctores a Plácido Domingo y se justifica “por sus extraordinarios méritos musicales, por haber encarnado como pocos el hálito de vida que revelan y trasmiten la música y el canto”.

En su intervención, Plácido Domingo reivindicó la música como “un pilar fundamental en la formación integral del ser humano” y defendió su presencia en todos los niveles educativos, en colegios, institutos y universidad. “Cuando la música apasiona, estremece, conmueve, inspira, emociona, acerca lo distante, tonifica los recuerdos, llena nuestros días de júbilo y dicha y, como Cervantes dijera, ‘compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos’, es porque en ella residen el espíritu, el alma, el sentimiento y el carácter”, subrayó.

Para el tenor español la música es “la ciencia y el arte unidos” y, especialmente, la ópera, que definió como “la obra de arte total”. “Considero la ópera como el arte de las emociones en general y, en mi caso particular, como motor del entusiasmo y la pasión que me mueve cada día, que me insta a seguir estudiando nuevos papeles, a seguir aprendiendo – como los estudiantes llevo siempre mis libros, en este caso partituras, conmigo- a seguir sintiéndome un privilegiado por poder a través de la voz – el instrumento más delicado que existe pues todo le afecta- o empuñando la batuta al frente de una orquesta, hacer felices a otras personas”, indicó.

Laudatio. Previamente a la imposición de las insignias doctorales (el birrete de color amarillo, tradicional de la disciplina de Medicina, luego el anillo y, por último, el libro), el padrino y profesor de Ciencias e Historia de la Música, José Máximo Leza, definió al nuevo doctorado como “uno de los más grandes artistas internacionales, que ha logrado mediante la melodía y el canto llegar a millones de personas de todas las culturas haciéndoles disfrutar de bellezas, sentimientos y mensajes que sólo la música es capaz de ofrecer”.

Finalmente, Leza ensalzó no sólo su faceta como cantante operístico, sino que reconoció su liderazgo como director de orquesta y en la dirección artística de importantes teatros operísticos.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.