Una de cada dos empresas familiares aumentaron facturación y empleo en los últimos seis meses

El informe demuestra que el aumento de la confianza de las empresas familiares españolas también se refleja respecto a sus previsiones, ya que un 64% muestra una visión positiva o muy positiva para este 2015.

Estos datos muestran nueva mejoría en la economía del país.
Estos datos muestran nueva mejoría en la economía del país.

Redacción. Una de cada dos empresas familiares aumentaron facturación y empleo en los últimos seis meses, según la tercera edición del Barómetro de Empresa Familiar, estudio semestral realizado por KPMG en colaboración con las Asociaciones Territoriales vinculadas al Instituto de Empresa Familiar, que analiza la situación y principales indicadores de las compañías familiares en España y en Europa.

Según el informe y en línea con la mejora paulatina de los indicadores económicos a lo largo de 2014, las empresas familiares españolas y europeas han seguido recuperando la confianza y dando continuidad a la tendencia positiva iniciada hace seis meses.

En concreto, el 56% de las empresas familiares españolas han aumentado su facturación en el último semestre de 2014, más del doble que hace un año (26%). Además, casi la mitad de los directivos o propietarios de empresas familiares (un 46%) ha aumentado su plantilla, 10 puntos porcentuales más que en el sondeo publicado el pasado mes de junio y 21 puntos más que hace un año.

La misma situación se da en las empresas familiares europeas, con un 48% que declara haber creado puestos de trabajo en el último semestre del año pasado.

Para el presidente de Cascajares y de la Empresa Familiar de Castilla y León, Alfonso Jiménez, se empieza a ver con claridad la recuperación de las cifras de negocio. “La perspectiva de crecimiento está impulsando las contrataciones, lo que supone una excelente noticia para el país”, ha dicho.

El informe demuestra que el aumento de la confianza de las empresas familiares españolas también se refleja respecto a sus previsiones a seis meses, ya que un 64% muestra una visión positiva o muy positiva (acorde al 70% de la media europea), que contrasta con los resultados de diciembre de 2013 menos optimistas (un 42% de la media española y un 54% de la europea).

El principal problema al que se enfrentan estas empresas es la disminución de la rentabilidad, según el 58% de los encuestados, mientras que el 31% señala la incertidumbre legal y política y el 28% el incremento del coste de la energía un factor de preocupación.

El gerente de Eléctricas Pitarch y presidente de la Asociación Extremeña de la Empresa Familiar, Alfonso Pitarch, explica que la calidad, la innovación y el talento son factores claves para incrementar la rentabilidad de las empresas familiares.

Para el socio responsable de Empresa Familiar de KPMG en España, Juan José Cano, la mayor confianza existente, basada en factores como el crecimiento en facturación, la mayor creación de empleo y el mejor acceso a financiación, hace que las empresas familiares españolas estén planteando en su estrategia de crecimiento acometer inversiones tanto a nivel nacional como internacional.

Así, tres de cada cuatro empresas familiares españolas espera realizar inversiones y un 45% de ellas estarán centradas en la actividad principal de la empresa. A continuación se sitúan las inversiones en internacionalización y en diversificación (29% y 26%, respectivamente).



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.