Nochevieja de intensa presión migratoria en Melilla

Europa Press. La ciudad de Melilla ha vivido su tercera noche consecutiva de presión migratoria, pero a diferencia de lo que ha ocurrido las madrugadas del 30 y 31 de diciembre, en las que entraron un total de 156 subsaharianos, en esta pasada Nochevieja los cientos de inmigrantes que han querido acercarse a la alambrada han sido rechazados por Marruecos con el apoyo en el aire del helicóptero de la Guardia Civil con su foco.

Según han informado fuentes policiales, la Guardia Civil ha estado en alerta la noche del 31 de diciembre al 1 de enero en previsión de nuevos saltos como los que se han registrado durante las 48 horas anteriores, en los que cientos de subsaharianos han querido acceder a la ciudad española del Norte de África y 154 lograron, 102 el 30 de diciembre y 54 el 31, pero no la noche de final de año que no llegaron siquiera a tocar la alambrada.

Los efectivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla como los refuerzos que llegan de la Península de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) que estaban dispuestos a lo largo del perímetro fronterizo, no tuvieron finalmente que intervenir, salvo el helicóptero de este instituto armado.

En cambio, las Fuerzas Auxiliares marroquíes, conocidos como ‘Los Mehannis’, han tenido que hacer frente a cientos de subsaharianos que se han estado moviendo por los localices y bosques cercanos a Melilla, mientras el helicóptero de la Guardia Civil ha estado sobrevolando la zona desde las 3,00 horas, mostrando con su foco la posición de los indocumentados.

Así las cosas, después de dos jornadas en las que se han registrado las dos mayores entradas desde junio, fecha en la que se colocó la malla antitrepa que impide a los subsaharianos meter los dedos para escalar la doble valla de seis metros de altura cada una, en Nochevieja no hubo ningún acceso irregular por la verja.

Ello ha permitido que la cifra de más de 1.400 acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla no haya variado en este inicio de año 2015, si bien sigue casi al triple de su ocupación, porque su capacidad óptima es de 480 personas.

Balance en Canarias. Por otro lado, un total de 288 inmigrantes arribaron en patera o cayuco a las costas canarias durante 2014, lo que supone 92 personas más que el año 2013 y un aumento del 46%, cifras que están muy lejos de los más de 9.000 que llegaron en 2008, los 2.200 de 2009 o los casi 32.000 del año 2006 -el mayor dato registrado en las islas-.

Según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno, durante los últimos 12 meses han llegado al archipiélago 16 embarcaciones de forma irregular, la mayoría a las islas de la provincia de Las Palmas (Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura).

La primera de las pateras que alcanzó la costa canaria fue el pasado 3 de enero de 2014 y arribó por sus propios medios a Tarajalillo, en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), con 16 inmigrantes a bordo.

Por su parte, la última llegó este 31 de diciembre a Puerto Naos (Lanzarote) con 41 personas, entre ellas cuatro mujeres y cinco menores de edad, todos en buen estado de salud.

Entre ambas, destaca el caso de la patera que arribó el pasado 5 de noviembre por sus propios medios a la Playa de Maspalomas, al sur de Gran Canaria, con 21 personas abordo y que, por miedo a que alguno pudiera estar enfermo de ébola, permanecieron aislados en la arena sin poder ser atendidos durante cinco horas.

Finalmente, tras constatarse de que no estaban enfermos, la polémica continuó con este caso al ser trasladados en la parte trasera de un camión hasta las dependencias policiales, lo que conllevó las críticas tanto del Gobierno de Canarias como de la Delegación del Gobierno.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.