Recorre la historia de Madrid hasta 1868 a través de sus murallas

La exposición 'Las murallas de Madrid', en el Museo de San Isidro, se centra en tres momentos claves de la historia de la ciudad que coinciden con la construcción de las tres cercas mas significativas: la muralla árabe, la muralla cristiana y la cerca de Felipe IV.

Restos de la muralla árabe en la Cuesta de la Vega (siglo IX)
Restos de la muralla árabe en la Cuesta de la Vega (siglo IX). / https://artedemadrid.wordpress.com

Redacción. El delegado de Las Artes, Deportes y Turismo, Pedro Corral inauguró la mañana del 23 de diciembre la exposición ‘Las murallas de Madrid’ en el Museo de San Isidro o de los Orígenes de Madrid. La muestra ofrece una visión de la evolución de la ciudad desde su fundación, en el siglo IX hasta 1868 cuando, tras el derribo de la cerca de Felipe IV, la última muralla con la que contó la ciudad, se inició la expansión urbanística que la convertiría en una metrópoli moderna.

Para narrar la evolución de Madrid se han utilizado las murallas como hilo conductor pues ellas constituyen no sólo uno de los elementos arquitectónicos más característicos de las ciudades preindustriales, sino también un condicionante de primer orden para la propia fisonomía de la ciudad y para la vida de sus moradores.

En la exposición se aprecia no sólo el trazado o los usos y funciones de las propias murallas, sino los de los propios barrios a los que fueron dando cobijo y los modos de vida de las gentes que en ellos habitaron.

La muestra se centra en tres momentos claves de la historia de la ciudad que coinciden con la construcción de las tres cercas mas significativas: la muralla árabe, coetánea a la fundación de la ciudad y construida para su defensa; la muralla cristiana, construida tras la ocupación cristiana en el siglo XII y ampliada en los siglos siguientes para dar cobijo a una población en continuo crecimiento; y finalmente, la cerca de Felipe IV, de 1625, que cumplía funciones fiscales y sanitarias tras el establecimiento de la corte en Madrid y que fijó los límites de la ciudad hasta bien entrado el siglo XIX.

Uno de los elementos fundamentales de la muestra es una maqueta sobre la evolución urbana de Madrid entre los siglos IX y XVII, acompañada de un audiovisual explicativo. Además, se exponen restos arqueológicos de excavaciones realizadas en las zonas que las diferentes murallas fueron acotando.

Junto con los objetos arqueológicos procedentes de las propias colecciones del Museo de San Isidro, que conforman el grueso de la exposición, pueden también contemplarse documentos procedentes del Archivo de Villa y varias piezas del Museo Arqueológico Regional, entre las que destaca la maqueta de puerta califal aparecida en el propio solar del Museo de San Isidro.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.