Feliz Navidad 2014

En el día de hoy la gran mayoría se reunirá con la familia en torno a una gran mesa para festejar que estamos en Navidad y, los creyentes, el nacimiento del Niño Jesús. Pero, ¿se puede hacer de forma saludable? La respuesta es SÍ.

La Navidad es una época de abusos alimenticios que pueden afectar de forma muy negativa a nuestro organismo.
La Navidad es una época de abusos alimenticios que pueden afectar de forma muy negativa a nuestro organismo.

EBN. Hoy, 25 de diciembre, es un día importante para los creyentes pues en torno a una gran mesa se junta la familia para celebrar que se rememora el nacimiento del Niño Jesús. Las costumbres varían de unos países a otros pero es bastante común una reunión familiar para cenar e intercambiarse regalos. Se considera como una fiesta de carácter cultural ya que nos reunimos aunque no haya celebración religiosa.

Y esas reuniones familiares se realizan en torno a una abundante mesa: marisco, embutidos, patés, canapés, pavo, pescado, postre, bebidas gaseosas… Pero ¿por qué no seguir unos pequeños consejos y hacer que la comida de navidad sea algo más sana sin perder su carácter festivo? Si alguien piensa que no es posible se equivoca.

No hace mucho, el tecnólogo de alimentos Javier García afirmaba a España Buenas Noticias que la clave está en no mezclar “el atracón de Nochebuena con un régimen estricto en Navidad, pues con eso lo único que se consigue es que el cuerpo sufra mucho y se estrese”. Para que esto no ocurra, lo ideal, según este experto,  es “que realicemos en estas fechas tradicionales comidas racionales”.

La moderación debe ser la principal protagonista en la alimentación en estas fechas.
La moderación debe ser la principal protagonista en la alimentación en estas fechas.

Algo fundamental en este sentido es “controlar las primeras ingestas y empezar de forma suave con los aperitivos, sin abusar de los mismos ya que después vendrá el plato principal”. En el caso de personas con sobrepeso, García recomienda “sustituir los embutidos y los quesos muy grasos que suelen servirse como entrantes por cañas de lomo, langostinos y otros entrantes más ligeros”.

Otro consejo importante consejo es “evitar las salsas, las bebidas azucaradas y sobre todo el alcohol, que nos aportan calorías pero no nutrientes”. Respecto a los ingredientes que no deben faltar en la mesa, Javier nos menciona “la soja, el limón, el vinagre y, en el caso de las salsas, la mostaza, que es la más ligera”.

De esta forma, con la moderación como protagonista de nuestra mesa, dos son los consejos principales que este tecnólogo de alimentos nos ofrece de cara a las comidas navideñas: evitar por encima de todo los atracones acompañados de dietas estrictas y huir de las salsas, las bebidas azucaradas y, de manera especial, el alcohol, un enemigo infame para el sobrepeso. 

Las comidas y cenas navideñas deben hacerse con moderación para que nuestro organismo no se resienta.
Las comidas y cenas navideñas deben hacerse con moderación para que nuestro organismo no se resienta.

Porque disfrutar de esta noche tan especial no supone exponer nuestro cuerpo a gestos insanos. Así que, moderación y alegría deben ser los ingredientes principales de esta Nochebuena es la que lo importante es estar junto a los seres queridos.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.