Incautados más de 224.000 juguetes peligrosos para los niños en 16 establecimientos madrileños

Cinco personas han sido imputadas por delito contra la propiedad industrial y una por incumplimiento de una orden judicial.

Algunos de los juguetes retirados.
Algunos de los juguetes retirados al ser considerados peligrosos para los niños.

Europa Press. Una operación conjunta de la Policía Nacional, Policía Municipal, Agencia Tributaria, Comunidad y Ayuntamiento de Madrid ha conseguido requisar 224.341 juguetes peligrosos para los niños, 15.870 artículos falsos y 104.340 artículos pirotécnicos en 16 establecimientos de la región.

Asimismo, cinco personas han sido imputadas por un delito contra la propiedad industrial, una más por incumplimiento de una orden judicial relativa a la actividad de un comercio, y se han abierto siete diligencias de investigación por presunta infracción a la legislación de comercio interior y exterior.

Los agentes municipales, dentro de la vigilancia de las zonas de mayor afluencia turística, detectaron los artículos sospechosos. Concretamente en la Plaza Mayor, en la Plaza del Celenque y en la zona de influencia aumenta en estas fechas el número de vendedores ambulantes que comercian con artículos destinados a menores de edad. Ninguno de los artículos ha sido comercializado fuera de la capital.

Muchos de esos artículos están incluidos en la Red de Alertas del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, suponiendo un posible grave riesgo sanitario en su uso por niños.

Los agentes realizaron diferentes intervenciones policiales en la zona y obtuvieron información acerca del origen de la mercancía peligrosa. Debido a la envergadura de lo encontrado, la Policía Municipal avisó a la Policía Nacional, que localizó y confiscó los artículos sospechosos de diversos polígonos del extrarradio de Madrid, como el de Cobo Calleja en Fuenlabrada y otros de esta localidad y también de Pinto y Valdemoro que iban a ser vendidos en puestos ambulantes y bazares, mayormente.

Concretamente, de los 224.000 juguetes intervenidos, 43.000 se encontraban en un establecimiento de Pinto y 125.000 en un mayorista de Valdemoro. El 75 por ciento del total eran juguetes o artículos de disfraces y punteros láseres. El 50 por ciento de ellos estaban en la Red de Alerta y el 48 por ciento tenían problemas de seguridad o no contaban con la información precisa.

En la operación se han intervenido artículos cuya comercialización está prohibida y por tanto tampoco pueden ser objeto de importación. De hecho, respecto de alguno de estos artículos constan antecedentes de haber sido rechazada su importación en años anteriores.

La Policía sospecha que los artículos han sido fabricados en China, porque las personas que los almacenaban y los imputados son de esa nacionalidad.

Según ha explicado el delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Enrique Núñez, muchos de los objetos requisados pueden producir asfixia, intoxicación, atragantamiento y daños intestinales en caso de ingesta por parte de niños.

Para conocer los productos inseguros y peligrosos, ha indicado a los padres que tanto en la web municipal como en la región existe un decálogo sobre estos artículos. “Es preferible comprar un juguete seguro que dos inseguros”, ha dicho.

En relación con dichos artículos, la Agencia Tributaria ha iniciado una investigación sobre la trazabilidad de su facturación para identificar si la introducción de estos productos en el mercado tiene su origen en una importación fraudulenta, lo que podría derivar en las correspondientes sanciones por contrabando.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.