Los centros educativos de un municipio granadino funcionarán con biomasa

La localidad de Huétor Taja inicia la instalación de una caldera en el colegio Pedro Manjón, el penúltimo centro que queda por contar con este sistema energético, del que ya disfrutan también la mayoría de edificios municipales.

Fachada del colegio Padre Manjón de Huétor Tájar, donde se instalará la caldera de biomasa.
Fachada del colegio Padre Manjón de Huétor Tájar, donde se instalará la caldera de biomasa.

Redacción. Prácticamente el 100% de los centros educativos del municipio de Huétor Tájar (Granada) serán limpios y eficientes desde un punto de vista energético a partir del próximo mes de marzo. El Ayuntamiento de la localidad ha iniciado la instalación de una caldera de biomasa en el colegio Padre Manjón, el último centro que quedaba por contar con este sistema energético, a falta del colegio del barrio de Venta Nueva.

A partir de ahora, los colegios hueteños, al igual que la mayoría de los edificios municipales, utilizarán biomasa en lugar de gasoil para su sistema de calefacción, reduciendo notablemente la contaminación y permitiendo ahorrar miles de euros al año.

La instalación de esta nueva caldera en el Padre Manjón ha sido posible gracias a una subvención de la Junta de Andalucía, que ha aportado el 60 por ciento de los 83.000 euros que costará esta actuación. El resto de este importe lo financiará el Ayuntamiento.

Como explica el alcalde de Huétor Tájar, Fernando Delgado Ayén, gracias a este tipo de actuaciones “el municipio se ha convertido en un referente no sólo en España, sino en toda Europa, en energía renovable y biomasa sostenible“.

No en vano, la localidad se ha convertido en la única de toda Andalucía que calienta sus instalaciones municipales con energía procedente de un distrito de biomasa, más económica y menos contaminante que el gasoil que se emplea habitualmente. En el último año, Huétor Tájar ha logrado ahorrar cerca de 80.000 euros en gastos de calefacción utilizando huesos de aceituna de desecho para calentar sus edificios públicos.

Ahorro de un 68 por ciento. Desde que se puso en marcha la primera caldera de biomasa de la localidad, ubicada en la piscina municipal, el Consistorio ha gastado 37.000 euros anuales en biomasa, frente a los 115.000 que costaba el gasoil (un 68% menos).

En la actualidad, el municipio del Poniente suministra calefacción y agua caliente a cinco edificios municipales, entre colegios, instalaciones deportivas y centros sociales, a los que pronto se sumará el colegio Padre Manjón.

Delgado Ayén recuerda que la construcción del Distrito de Biomasa de Huétor Tájar ha tenido un coste de 312.630 euros, de los cuales 103.500 euros son de aportación municipal del Ayuntamiento y el resto han sido financiados por la Unión Europea mediante el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, y por la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.