Un investigador desvela nuevos datos sobre cómo eran los matrimonios en Andalucía Occidental durante el siglo XVIII

Este trabajo de Alonso Manuel Macías, dirigido por María Luisa Candau, es el fruto de cinco años de análisis y pone de manifiesto la realidad de los enlaces matrimoniales en esta etapa histórica, más cercana a la actualidad de lo que pueda parecer a primera vista.

Alonso Macías acaba de ser nombrado Doctor de la Universidad de Huelva.
Alonso Macías acaba de ser nombrado Doctor de la Universidad de Huelva.

M. P. D. ‘El matrimonio. Espacio de conflictos. Incumplimiento de palabra. Divorcio y nulidad matrimonial en la Archidiócesis Hispalense durante el siglo XVIII’ es el título de la última tesis doctoral que ha sido presentada en la Universidad de Huelva. Su doctorando, Alonso Manuel Macías Domínguez, presentaba su trabajo de investigación el pasado 24 de noviembre en la Facultad de Humanidades, obtenido la máxima calificación posible: Sobresaliente Cum Laudem.

Dirigida por la doctora María Luisa Candau Chacón, profesora titular de Historia Moderna de la Universidad de Huelva y una de las principales especialistas en historia del matrimonio de España, esta tesis realiza una interesante aportación en el plano social e histórico de la Andalucía Occidental en la Edad Moderna.

María Luisa Candau ha dirigido la tesis.
María Luisa Candau ha dirigido la tesis.

El nuevo doctor de la Onubense estudió la licenciatura de Historia en la Universidad de Huelva, realizándola entre 2002 y 2007. Tras acabar la carrera, Alonso se percató de las muchas posibilidades de estudio que ofrecía la realidad humana desde el punto de vista histórico, por lo que no tuvo duda en continuar su formación. Lo hizo inscribiéndose en el Máster Iberoamericano en Historia Comparada de la Onubense. Tras este postgrado, el joven tuvo la suerte de recibir una Beca de Formación del Profesorado Universitario (FPU) del Ministerio de Educación con la que ha podido dedicarse durante varios años a la investigación, incluyendo varias estancias en el extranjero. Y, finalmente, tuvo la posibilidad de ejercer la docencia universitaria en los Grados de Historia y Gestión Cultural.

La tesis se ha desarrollado en la Facultad de Humanidades de la UHU.
La tesis se ha desarrollado en la Facultad de Humanidades de la UHU.

Este amplio bagaje ha derivado hace unos días en la presentación de su tesis doctoral, una recompensa a casi cinco años de trabajo, un ejemplo para los muchos jóvenes universitarios que piensan dirigir sus pasos hacia la investigación. De esta forma nos lo cuenta Alonso Manuel Macías en esta entrevista concedida a HBN.

-¿En qué te has centrado en esta investigación?
-He estudiado la conflictividad conyugal en el occidente andaluz durante el siglo XVIII, abarcando aspectos tan dispares como la violencia de género, el adulterio, el abandono del hogar, la descendencia ilegítima, la violación/seducción, la libertad de elección matrimonial y un amplio etcétera. Para ello, he utilizado como fuentes, principalmente, expedientes judiciales, textos morales o tratados de derecho canónico, entre otras.

El investigador considera que muchas de las conclusiones encontradas continúan de plena actualidad.
El investigador considera que muchas de las conclusiones encontradas continúan de plena actualidad.

-¿Cuáles son las principales conclusiones a las que has llegado?
-Quizás la principal conclusión sea la existencia de una conflictividad conyugal para el marco espaciotemporal estudiado contraria a los “modelos de comportamiento” diseñados y difundidos por las autoridades eclesiásticas y civiles del momento. Unos modelos que perseguían la quietud y la estabilidad en el seno del matrimonio pero que, con cierta frecuencia, fueron desbordados por una realidad mucho más compleja que la esperada y que, en cierto modo, se mantuvo al margen de las directrices generales.

-¿Tiene actualidad el tema de tu tesis?
-Una de las principales metas que me marqué cuando seleccioné la temática a tratar en mi tesis era que, en efecto, estuviese vinculada con la sociedad actual. Obviamente, la investigación histórica científica no puede verse alterada por las realidades actuales, pero sí deben buscarse los nexos de unión existentes entre el pasado y el presente. Quería un trabajo útil para la sociedad, y creo que lo he conseguido.
En mi tesis se abordan algunos de los asuntos más candentes en España y Europa desde hace varios años, buscando en la historia las raíces de temas tan relevantes como la violencia de género y las diferencias entre sexos o las formas de relación entre autoridad y población, por citar algunos ejemplos.

El prestigioso Bernard Vincent estuvo presente en su tribunal.
El prestigioso Bernard Vincent estuvo presente en su tribunal.

-¿Qué ha supuesto para ti presentar tu tesis?
-La presentación tuvo lugar el 24 de noviembre de este año 2014, en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Huelva. Ha sido una gran alegría, qué duda cabe. Es la culminación de un trabajo duro, muy largo y no siempre bien comprendido.

-¿Quiénes han formado parte del tribunal?
-Para mí ha sido un orgullo que el tribunal estuviese compuesto por doctores de la talla de Manuel José de Lara Ródenas, profesor titular de la UHU, María José de la Pascua Sánchez, catedrática de la Universidad de Cádiz, y Bernard Vincent, todo un referente en la Historiografía Moderna a nivel internacional, que ocupó hace algunos años el cargo de Director del Grupo de Estudios Ibéricos de l’École des Hautes Études en Sciences Sociales de París. Una institución que no necesita presentación entre los historiadores, desde luego. Por ello, insisto, ha sido todo un orgullo que semejantes especialistas analizasen y valorasen mi trabajo.

-¿Qué han valorado de tu trabajo? Has obtenido la máxima nota…
-Al parecer, al tribunal le gustó especialmente la contundencia del trabajo, en el que se abordaron las diversas cuestiones planteadas con detenimiento y con una gran dosis de crítica de las fuentes, interrogándome siempre qué realidades se ocultan bajo los discursos y los hechos “denunciados”, es decir, aquello que se oculta y que puede ser tan importante como lo que se muestra para comprender el fenómeno en su conjunto. Bueno, al menos eso me dijeron en la defensa. Me sentí feliz cuando apuntaron la posibilidad de que esta tesis se convierta en un futuro próximo en un referente para comprender el pasado de la conflictividad matrimonial andaluza.

Mapa de Andalucía en el siglo XVIII.
Mapa de Andalucía en el siglo XVIII.

Respecto a la Mención de Doctorado Internacional, que también he recibido, los requisitos necesarios son la realización de una estancia de investigación en un centro de investigación extranjero durante varios meses y la redacción y defensa de una parte de la tesis ante el tribunal en una lengua distinta a la propia. En este caso, lo hice en francés.

-¿Tienes previsto publicarla?
-Espero publicarla en próximas fechas, aunque supongo que será dividida en varios libros distintos, ya que supera holgadamente las 1.000 páginas de extensión y resultaría excesivo para un solo volumen. Aún tengo que darle vueltas al asunto.

Alonso estudia qué expectativas se le abren en el futuro.
Alonso estudia qué expectativas se le abren para el futuro.

-Tras conseguir el Doctorado, ¿qué estás haciendo en la actualidad?
-Pues, pese a que me prometí a mí mismo que después de defender la tesis me tomaría al menos un mes completo de descanso, ya estoy de nuevo inmerso en varios proyectos, artículos para revistas y otros similares. Y también estoy liado con los idiomas, tan importantes hoy en día: tras haber estudiado en este tiempo francés, ahora he comenzado con las clases de inglés, para mejorar mi nivel.

-¿Cómo te planteas el futuro?
-Desgraciadamente, las expectativas profesionales de los jóvenes españoles no son demasiado positivas actualmente; tampoco para quienes estudian una carrera y se forman. Estoy desempleado desde hace varios meses y no sé hasta cuándo se mantendrá esta situación. Como para tantos otros, la posibilidad de partir hacia otros países a buscar un trabajo que aquí parece improbable está ahí, y posiblemente me la plantee en serio de no encontrar otra salida en España. Me llama poderosamente la atención que países con un nivel de desarrollo menor que el nuestro, básicamente de América Latina, ofrezcan mayores posibilidades a los jóvenes españoles de encontrar un trabajo que la propia España.
Con todo, creo que la partida masiva de licenciados, doctores y científicos al extranjero es un drama que nuestro país no se puede permitir: la sociedad ha invertido muchos recursos en la formación de un contingente humano que ahora, cuando deberían revertir esos conocimientos en beneficio de todos, ofrecen cuanto poseen en otros países. Espero que la situación cambie, que haya una apuesta decidida por este colectivo en España, y que este país sea un referente en investigación, educación y desarrollo, como lo son otros países europeos.

-¿Algún mensaje a los jóvenes universitarios?
-Que sean valientes y se esfuercen por dar todo lo mejor de ellos en sus estudios. Quizás hoy veamos con incertidumbre el futuro, básicamente por la comentada falta de salidas profesionales para casi todas las titulaciones, pero no tengo dudas de que el trabajo de hoy será recompensado en el futuro. Muchas gracias por esta entrevista.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.