Un total de 50 empresas españolas ayudaron a 7 millones de personas en 2013 a través de sus programas de RSE

La infancia, la juventud, personas con discapacidad y víctimas de violencia de género son los principales beneficiarios de estas actuaciones.

Presentación del informe. / Foto: Fundación Feres.
Presentación del informe. / Foto: Fundación Seres.

Europa Press. Un total de 50 grandes empresas españolas invirtieron en 2013 cerca de 457 millones de euros en programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), tanto a nivel nacional como en el extranjero, que dejaron alrededor de siete millones de beneficiarios directos, según se desprende del ‘I Informe del impacto social de las empresas’ elaborado por Deloitte y Fundación Seres, y presentado en Madrid.

El informe detalla que esta inversión en programas de acción social equivale al 2,8% del beneficio neto de las empresas y añade que las compañías consultadas -50 empresas miembro de la Fundación Seres cuya facturación agregada equivale al 18% del PIB en España en 2013 y emplean a 812.000 personas- llevaron a cabo 94 proyectos de media por empresa, con más de 4.500 proyectos en total.

En el caso de España, se destinaron 273 millones de euros en proyectos desarrollados a nivel nacional, siendo la inversión media casi tres veces superior a la destinada a proyectos de RSE de ámbito internacional.

Como ha destacado en la rueda de prensa de presentación del informe el presidente de la Fundación Seres, Juan Arena, el documento pone de manifiesto la importancia de la sostenibilidad y la competitividad, aspectos vinculados para impulsar la competitividad del país. Además, ha destacado que “la acción social se convierte en sostenible cuando se integra en su estrategia” y ha subrayado su relevancia a la hora de atraer talento.

Respecto a los beneficiarios, la infancia y la juventud son los colectivos a los que se orientan un mayor número de empresas, ya que seis de cada diez compañías cuenta con programas específicos en esta línea, que dejaron alrededor de 2,7 millones de personas como beneficiarios. Otros de los colectivos beneficiarios son personas con discapacidad y víctimas de violencia de género.

En relación a la finalidad del programa, siete de cada 10 empresas consultadas han llevado a cabo actuaciones de integración laboral, de las que se han beneficiado cerca de 31.000 personas de colectivos excluidos, 8.000 de las cuales se han integrado en las propias organizaciones, lo que supone alrededor del 4% de la plantilla, según ha indicado la directora general de la Fundación Seres, Ana Sainz.

Contribución a la sociedad. El informe añade que ocho de cada diez empresas analizadas cuentan con programas de Voluntariado Corporativo y que un total de 84.800 empleados (el 12% de los trabajadores) participan en programas para la mejora de la sociedad, mientras que un 3,6% está involucrado en proyectos de voluntariado. En palabras del presidente de Deloitte, Fernando Ruiz, estos datos reflejan que “existe demanda social”.

En la misma línea, el documento incide en la necesidad de que las actuaciones sociales que se lleven a cabo se fundamenten en la colaboración con múltiples agentes y constata que las compañías han realizado más de 3.800 colaboraciones con ONG en el marco de los programas de actuación social de 2013.

Este estudio busca medir, analizar y evaluar “la contribución real” de las empresas a la sociedad a través de sus proyectos de RSE, además de analizar el impacto que estos proyectos tienen en las propias organizaciones que los desarrollan.

A la hora de definir el modelo, se han analizado cinco capitales (humano, organizacional, relacional, económico y social), con 16 ejes de contribución y 138 indicadores definidos, como ha detallado Ana Andueza, Socia de Consultoría de Sector Público de Deloitte.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.