Silvia Abascal: “He entrado en contacto con la fragilidad de la vida, pero también con nuestra capacidad de superación”

La afamada actriz se estrena como directora y guionista con ‘No digas nada’, un cortometraje que ha sido seleccionado por el Seminci de Valladolid y que hace unos días se estrenó en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva.

La actriz Silvia Abascal en el Festival de cine Iberoamericano.
La actriz Silvia Abascal.

Paula Crespo. La actriz madrileña Silvia Abascal se estrena como guionista y directora con su primer corto ‘No digas nada’. Protagonizado por Alexandra Jiménez y Carmelo Gómez, y seleccionado por la Seminci de Valladolid, el cortometraje de Silvia Abascal acaba de pasar por la sección a concurso del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva donde, a pesar de no haber resultado ganador, ha dejado huella en el público que pudo disfrutarlo.

Resumir en pocas líneas la trayectoria profesional de Silvia Abascal, resulta complicado porque la actriz y ahora también directora madrileña lleva trabajando en cine, teatro y televisión desde los 14 años.

Pepa y Pepe fue su salto a la fama.
Pepa y Pepe fue su salto a la fama.

Algunos la recordarán por su papel de Clarita en la serie ‘Pepa y Pepe’, que fue quizás su salto al estrellato. Su currículum televisivo se completa también con otros títulos como ‘Hostal Royal Manzanares’, ‘Aquí no hay quien viva’, El comisario’, entre otros muchos.

‘La voz de su amo’, ‘A mi madre le gustan las mujeres’ ‘El lobo’, ‘Escuchando a Gabriel’, ‘La herencia Valdemar’ y ‘The house of geraniums’, junto a Sofía Loren, son solo algunas de las películas que ha protagonizado o en las que ha participado como actriz.

Aunque reapareció en los Goya en 2012 tras el ictus que sufrió en 2011, Silvia ha dedicado buena parte de su tiempo a recuperarse, aunque se ha mantenido activa escribiendo la novela ‘Todo un viaje’, en la que aborda precisamente esa experiencia y su rehabilitación, dirigiendo el cortometraje y atendiendo a los compromisos publicitarios, para en 2014 volver a ponerse en contacto con la realidad interpretativa a través de distintos cameos y colaboraciones puntuales en ‘Ma ma’ de Julio Médem o ‘Pasaje de Vida’ de Diego Corsini.

Silvia nos ha recibido cariñosamente para hablarnos de su nueva faceta profesional.

Silvia Abascal, en Huelva.
Silvia Abascal, en la presentación de ‘No digas nada’ en Huelva.

– Primer trabajo como directora de un corto, ¿qué expectativas? ¿Dónde lo va a presentar?
– Yo procuro ir siempre sin expectativas porque me interesan más los procesos que los resultados. El corto fue seleccionado en la Seminci, lo he llevado a Huelva y ahora vendrá Almería, Zaragoza, Leeds, que es muy importante. No es cuestión de ponerse selectivo, a mí me hace mucha ilusión compartir el corto a nivel festivales. Es viajar, viajar, público, que lo conozcan.

no_digas_nada4
Un momento del rodaje de ‘No digas nada’.

– ¿Qué importancia tienen los festivales?
– Los festivales son festejos de cine. A veces se pierde y cambia esa dimensión, te das cuenta de que los festivales se convierten en alfombras rojas…y de lo que se trata es de ver buen cine, de que haya buenas selecciones. A mí los que me gustan son los festivales en los que hay buena selección, en los que hay un criterio importante. Creo que eso es lo más bonito. Cuando una ciudad está acostumbrada a su festival y cuando llega esa semana la gente está con sus bonos yendo a una película y a otra. Son atracones de cine. El hecho de meterte en una sala y verte no sé cuántos cortometrajes, y luego una peli turca y una alemana y luego la brasileña, es un homenaje, un festín.

– El corto se llama ‘No digas nada’, ¿pero qué nos puedes tú decir algo de él?
– Muy poquito, porque como dura tan poquito que si te pones a contar desvelas. Te puedo contar la situación: son dos tremendos actores Carmelo Gómez y Alexandra Jiménez. Ella está en una casa de campo, perdida en mitad de la noche y vemos un personaje que está tocado emocionalmente, aunque no sabemos qué le pasa. Un hombre irrumpe en la casa intenta saltar la valla y ella intenta impedirle el acceso, pero él consigue entrar a la casa. Están frente a frente dos desconocidos. Él lo quiere todo y ella no tiene nada. Y hasta aquí puedo leer.

El corto de Silvia Abascal, uno de los que entra en la sección a concurso en el Iberomericano.
Cartel del corto de Silvia Abascal.

– ¿Tienes algún nervio por la presentación del corto en todos estos festivales?
– Tengo ganas, no nervios. Tengo muchas ganas de compartirlo, de mostrarlo al público. Si tengo algún nervio es positivo, no de presión o de expectativa. Es el nervio de verlo en pantalla grande, de ver un trabajo finalizado, de decir uy mira ahora estoy en los títulos de crédito como directora, de verme detrás de la cámara dirigiendo a dos enormes actores. Ahora el resultado de mí no depende. Yo sé que le he puesto todo mi cuidado, le he puesto muchísima conciencia, muchísimo amor, muchísimo trabajo. Al fin de cuenta cuando eres actriz, aunque te lo tomas con la misma seriedad, no es lo mismo porque no es tu historia, tú estás flexible le dices al director ¿qué forma le quieres dar? Vale pues yo te la hago. Esta es la mía, es lo que yo quiero contar y como a mí me apetece contarlo. Una se pone con eso muy maternal.

– ¿Te apetece seguir dirigiendo?
– Sí, por supuesto que me apetece. No te puedo decir que tengo tal o cual proyecto, pero el motor lo tengo despierto. Me gustaría que esta fuera la primera, pero no la última.

Silvia Abascal.
La actriz escribió una novela en 2013 y asegura que le apetece seguir dirigiendo.

– ¿Qué te parece un medio como España Buenas Noticias, centrado en las informaciones positivas?
– Me parece necesario. Tenemos tal atracón de cosa negativas…que es completamente necesario. Por una parte quieres estar informada, pero ahora mismo ver el telediario o leer los periódicos es tan desolador…es una visión del ser humano que dices “¿hacia dónde vamos?” Así que ahora mismo, aunque sean minorías es importante concentrarse en ellas porque son creativas, que son constructivas, que no te están mostrando continuamente lo peor de la sociedad, sino que te están contando cosas que estimulan y que estimulan la sobre todo la confianza, la gana, la ilusión. Y ahora mismo todo las guerras, la corrupción, la mente humana, que a mí particularmente es una de las cosas que más me asusta…dices por favor, que haya también un espacio para lo luminoso, que también lo tenemos.

– Tengo que preguntarte, porque en ZBN nos hacemos eco de historias de superación como la tuya, ¿cómo te encuentras después de este tiempo y de ese viaje que narras en tu libro?
– Me encuentro muy bien. Me queda trabajo con el oído, en concreto con la sensibilidad al sonido. Pero en lo que se refiere a agilidad mental, coordinación, equilibrio, vista…muy bien, me he recuperado muy bien.

Portada del libro 'todo un viaje, de Silvia Abascal.
Portada del libro ‘Todo un viaje’, de Silvia Abascal.

– ¿Ha cambiado mucho tu manera de sentir la vida, de vivirla?
– En ese sentido no, no me han cambiado los valores y eso que dicen que “ahora sabrás qué es lo importante”. Lo importante sigue siendo lo mismo de antes, ahora más reforzado. Sí es verdad que me he puesto muy en contacto con la vulnerabilidad de la vida. En cualquier momento puede cambiar tu realidad de la noche a la mañana. Así que he entrado muy en contacto con la fragilidad, pero también con nuestra capacidad de superación, que es inmensa. No se sabe hasta que uno no está ahí abajo.

– Además evidentemente de tu recuperación, ¿cuál ha sido la mejor noticia de este año?
– Si el año pasado fue el libro, que parece que no es nada, pero escribir un libro es un paso grande, este año es sin duda en lo profesional es el hecho de haber escrito el guión y haber podido dirigir este corto.

En 2014 Silvia ha vuelto a ponerse delante de las cámaras, en pequeños cameos y colaboraciones.
En 2014 Silvia ha vuelto a ponerse delante de las cámaras, en pequeños cameos y colaboraciones.

– Después de un período de tranquilidad, vuelves en 2014 con muchos proyectos: el corto y varias participaciones como actriz en películas.
– Bueno en realidad han sido pequeñas colaboraciones. Pero es verdad que en este tiempo, aparte de todo el trabajo de rehabilitación yo no he parado quieta. Escribir un libro me ha supuesto un gran trabajo y ha sido más de un año de concentración y de disciplina, dirigir el cortometraje, las campañas de publicidad…he estado muy activa. Ahora estoy empezando de nuevo como actriz, pero no son rodajes como los de antes, son colaboraciones puntuales. Con Julio Médem en ‘Ma ma’, un minicameo; me paso un segundo en ‘Truman’; ‘Pasaje de vida’ ya en una dimensión mayor…es una manera de ir chequeándome, para ir aumentando la dosis ahora.

– Muchas gracias por tu tiempo y mucha suerte con todo.
– Gracias a vosotros.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.