Luz verde a un acuerdo para reducir en un 80% el uso de bolsas de plástico en 10 años

La nueva norma europea podría estar en marcha en "primavera de 2015" y los Estados miembros tendrán 18 meses para su puesta en vigor.

El consumo de los hogares se incrementa. / Foto: Europa Press.
La medida busca reducir el uso de las bolsas de plástico. / Foto: Europa Press.

Europa Press. Los Veintiocho han dado este 21 de noviembre luz verde al acuerdo cerrado días antes por los negociadores del Consejo con el Parlamento Europeo y la Comisión para reducir drásticamente el uso de bolsas de plástico en los próximos años, con medidas específicas bien para recortar su uso en un 80 % de aquí a 2025, bien garantizando que no se distribuirán gratuitamente a partir de 2018.

La nueva norma, que requiere aún el visto bueno de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento y la ratificación formal del Consejo y del pleno de la Eurocámara, podría estar en marcha en “primavera de 2015”, según fuentes europeas. Los Estados miembros tendrán 18 meses para su puesta en vigor.

La Comisión Europea, sin embargo, que no ve con buenos ojos los compromisos fijados porque considera que no hay datos suficientes para fijar estos objetivos, ha advertido de que su transposición a las legislaciones nacionales podría complicarse. Bruselas ha dicho que no bloqueará la norma, pese a que establecer esas metas por países no permite la “flexibilidad” que defendía esta institución, según ha explicado esta semana el vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans.

Finalmente, el acuerdo introduce la obligación para los Estados miembros de tomar medidas específicas con las que asegurar que el consumo de bolsas de plástico más comunes (hasta 50 micras de espesor), se reduce a un máximo de 90 bolsas al año por ciudadano a finales de 2019 y a un máximo de 40 bolsas para el 31 de diciembre de 2025. Ello equivale a objetivos de reducción obligatorios del 50 % y de 80%, respectivamente.

Los países, no obstante, podrán elegir una medida alternativa a estos porcentajes de reducción y actuar para que cuando llegue el 31 de diciembre de 2018 no se ofrezcan de manera gratuita ninguna bolsa de plástico de esta categoría, sino que se fijen precios obligatorios, como ya ocurre en muchos comercios europeos.

Además, cada Estado miembro podrá eximir de la obligación (ya sea limitación del consumo o fijación de precio) a aquellas bolsas cuyo espesor no supere los 15 micras, un tipo habitualmente utilizado, por ejemplo, para las frutas y verduras.

La industria europea del plástico ha expresado en un comunicado su “preocupación” por los efectos que esta nueva norma podría tener en el mercado interior y advierte de que permitir a los Estados prohibir las bolsas de plástico “abre la puerta” a vetar otros tipos de envases, lo que va contra de la legislación europea en materia de empaquetado.

El director ejecutivo de Plastics Europe, Karl-H. Foerster, ha criticado esta posibilidad, pero también ha mostrado el apoyo de la industria a la introducción de una tasa sobre las bolsas de plástico, porque contribuye a concienciar al consumidor.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.