Arrancan los trabajos previos a los sondeos en Granada para localizar el cuerpo de García Lorca

El levantamiento de terreno se hará en el Peñón del Colorado, en un lugar en el que un equipo de expertos ya localizó con georradar un camino y dos anomalías en el terreno que coinciden con los datos que se tienen sobre dónde fue enterrado el poeta.

Lugar donde comenzarán las excavaciones. / Foto: Europa Press.
Lugar donde comenzarán las excavaciones. / Foto: Europa Press.

Europa Press. Los trabajos previos a los sondeos arqueológicos que llevará a cabo un grupo de expertos de distintas universidades nacionales e internaciones en la zona en la que se cree que puede encontrarse la fosa en la que está enterrado el poeta Federico García Lorca, en Alfacar (Granada), arrancan este 18 de noviembre.

Las primeras tareas consistirán en remover unos 600 metros cúbicos de terreno, para lo que la Consejería de Fomento tendrá que instalar unas vallas que rodeen el perímetro de la zona a intervenir y usar maquinaria, lo que se prolongará por alrededor de unos cuatro o cinco días, dando paso a la intervención arqueológica en sí, según han informado fuentes del equipo, coordinado por el arqueólogo Javier Navarro.

Será en una superficie de unos 300 metros cuadrados del conocido como Peñón del Colorado, entre la carretera que une Víznar con Alfacar, en un lugar en el que el mes de diciembre del pasado año un equipo de expertos, liderado también por Navarro, ya localizó con georradar un camino coincidiendo con el antiguo cauce de un arroyo y dos anomalías en el terreno, una de ellas con profundidad suficiente para ser un enterramiento común, en el borde del mismo.

La ubicación de estas dos anomalías coincide con los testimonios recogidos en su día por el periodista Eduardo Molina Fajardo, que señalaban el posible enterramiento en un “pozo alargado” con un color de tierra gris, junto a un pequeño camino (el cauce del arroyo descubierto), hipótesis investigada además después por Miguel Caballero, autor del libro Las 13 últimas horas en la vida de Federico García Lorca.

Sin embargo, el director general de Memoria Democrática, Luis Naranjo, incidió, durante la presentación de los trabajos, en que el objetivo no es la búsqueda de los restos del poeta, sino la localización y delimitación de fosas de víctimas de la Guerra Civil, y aclaró que, como en cualquier otro caso, si se encuentran restos óseos se comunicará el hallazgo a un juzgado para que decida al respecto.

Según Navarro, después de conocer la estratigrafía del terreno, gracias al georradar, lo siguiente será ahora retirar el material que cubre la zona estudiada, para después realizar una intervención arqueológica manual para delimitar las anomalías detectadas y hacer sondeos para comprobar la presencia de restos humanos, trabajos que cuentan con un presupuesto de unos 15.000 euros y que podrían prolongarse por un alrededor de unos 10 días.

No se trata de una exhumación, según ha incidido el arqueólogo, ya que la decisión de ejecutarla corresponde a las familias de las víctimas -los Lorca y los allegados del maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros Joaquín Arcollas y Francisco Galadí, enterrados supuestamente junto a él- o a la administración competente, que podría actuar de oficio.

En el mismo enclave en el que ahora se va a intervenir ya trabajó el equipo de arqueólogos coordinados por Javier Navarro de finales de noviembre a diciembre del año pasado, a iniciativa de la Dirección General de Memoria Democrática, en un espacio ubicado frente al cortijo de Los Llanos de Corvera, conocido también como cortijo ‘Gazpacho’ o ‘Pepino’, a unos 500 metros del Barranco de Víznar, y a unos 400 metros del parque Federico García Lorca, donde la Junta de Andalucía ya lideró en 2009 otro proyecto para la búsqueda de fosas que acabó sin el hallazgo de evidencias de enterramiento alguno o esquirla de hueso.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.