Los más de 20 años de Daniel Cerdà como educador audiovisual, pasando de ‘Barrio Sésamo’ a creador de ‘Los Lunnis’

Guionista, escritor, músico... este catalán ha acabado dedicando su vida a entretener a los niños mientras consigue que aprendan conocimientos y valores. Su canción 'Nos vamos a la cama' fue el gancho que llevó a la serie 'Los Lunnis', que él mismo ideó junto a Carmina Roig, a convertirse en un referente para los pequeños de la última década.

Javier Cerdà, el creador de 'Los Lunnis'. / Foto: www.danielcerda.net/
Javier Cerdà, el creador de ‘Los Lunnis’. / Foto: www.danielcerda.net/

Ana Rodríguez. Todos los que son padres saben que educar a los niños a la par que se divierten no es tarea fácil. Daniel Cerdà es un maestro en este arte de entretener enseñando. Puede que su nombre no les suene, pero es imposible que la serie que creó -junto a su compañera Carmina Roig– no lo haga. Hablamos de Los Lunnis, esos personajes de colores que viven en Luna Lunera y que los niños del 2000 recordarán como los de los 80 y 90 evocan Barrio Sésamo.

Lulo, Lucho, Lupita y Lunila.
Lulo, Lucho, Lupita y Lunila.

Más que series infantiles, estas producciones para el público más menudo se acaban convirtiendo en una referencia de su crianza, en una parte importante de sus primeros y más dulces recuerdos, que les ayudaron a formar en sus mentes y corazones conceptos que les han acompañado el resto de sus vidas, como los de la amistad, la bondad, la generosidad o el amor.

En un especial de Nochebuena de 'Los Lunnis'. / Foto: www.danielcerda.net
En un especial de Nochebuena de ‘Los Lunnis’. / Foto: www.danielcerda.net

La responsabilidad de quien se ocupa de elaborar este tipo de contenidos audiovisuales es, pues, máxima, aunque si se hace con ilusión y dedicación, hasta el más difícil de los trabajos se vuelve sencillo. Esa fluidez creativa parece emanar de la prodigiosa mente de Daniel Cerdà, guionista y músico barcelonés que jamás pensó que pasaría a la historia de la televisión por ser el cocreador el programa infantil que ha marcado (y seguirá haciéndolo) a más de una década de niños españoles.

Cerdà comenzó en la tele en el programa 'Juego de niños'. / Foto: www.vayatele.com
Cerdà comenzó en la tele en el programa ‘Juego de niños’. / Foto: www.vayatele.com

Daniel iba para abogado, aunque nunca llegó a acabar la carrera de Derecho que había comenzado a estudiar en la Universidad de Barcelona. “Yo venía de una familia de abogados pero, a los tres años de facultad, me di cuenta de que aquello no era lo mío”, confiesa Cerdà. Fue en ese punto de inflexión cuando, sin saber muy bien cómo, acabó colaborando como auxiliar de producción en el programa de TVE Juego de niños. “Era 1990, yo tenía 20 años y, por aquel entonces no había una formación reglada que cubriera este tipo de actividad. Así que me formé en el Instituto de RTVE y luego hice un Máster en Dirección y Producción de Cine, Vídeo y Televisión en la Universidad Politécnica de Cataluña”, señala el profesional.

Sigue siendo habitual encontrar a Daniel tocando en algún pub de Barcelona. / Foto: www.danielcerda.net
Sigue siendo habitual encontrar a Daniel tocando en algún pub de Barcelona. / Foto: www.danielcerda.net

Ya por entonces, Cerdà cultivaba otras dos de sus pasiones que, con el paso del tiempo, se verían potenciadas: la literatura y, sobre todo, la música. Durante toda la década de los 90 era habitual encontrarle de noche tocando en pequeños pubs de Barcelona, tales como el Pub Mediterráneo.

En 1994 a Daniel se le presentó una gran oportunidad que supo aprovechar: entrar a formar parte del equipo de Barrio Sésamo. “Aquello me permitió formarme en un contexto de televisión infantil serio y de carácter educativo”, indica Cerdà, y continúa: “además entré en la quinta temporada de producción y trabajé hasta la séptima, hasta el año 2000. Era una coproducción de TVE y la empresa de EEUU Sesame Workshop y cada año íbamos a Nueva York a hacer un taller en el que nos enseñaban lenguaje educativo, objetivos a desarrollar, pautas para hacer los guiones, etc. y luego todo lo que hacíamos pasaba por la supervisión de los americanos”.

Espinete y Don Pimpón, entrañables personajes de 'Barrio Sésamo'.
Espinete y Don Pimpón, entrañables personajes de ‘Barrio Sésamo’.

Fueron seis años de aprendizaje en los que el barcelonés, además de guionista y músico de Barrrio Sésamo, se hizo cargo de la coordinación de contenidos y del currículum educativo del programa, como adjunto a la dirección bajo las órdenes de Josep María Vidal.

Cuando TVE rompió su colaboración con los estadounidenses, principalmente por un problema de costes, el ente público consideró pertinente que fueran los mismos creativos que habían estado haciendo Barrio Sésamo quienes elaboraran un proyecto alternativo. Así, se presentaron tres propuestas, siendo finalmente la de Daniel Cerdà y Carmen Roig, Los Lunnis, por la que los directivos decidieron apostar.

Epi y Blas, también de 'Barrio Sésamo'.
Epi y Blas, también de ‘Barrio Sésamo’.

“La base que nos permitió en 2002 tener los fundamentos para poder diseñar un proyecto infantil pedagógico con garantías fue ese aprendizaje previo que tuvimos con Barrio Sésamo, en el que descubrimos la manera de producir, de escribir, cómo crear entornos y personajes originales, aprovechamos lo aprendido trabajando con muñecos, que es un formato especial con unas especificidades de rodaje, guión, etc.”, admite Cerdà. Por tanto, puede decirse que Los Lunnis son fieles herederos de Espinite, Don Pimpón, Epi, Blas, Caponata y muchos entrañables personajes que vieron cómo su legado educativo continuaba en el país de Luna Lunera.

Los personajes de Luna Lunera.
Los personajes de Luna Lunera.

El éxito que la serie logró en un corto periodo de tiempo fue algo completamente inesperado para sus creadores. Como Daniel recuerda: “nos contrataron por obras y servicios para escribir tres proyectos en tres meses, entre marzo y junio de 2003, y luego, cuando seleccionaron Los Lunnis, nos dieron otro contrato, esta vez por tres meses, para terminar de desarrollar y producir la idea y empezar a emitir en septiembre, todo ello sin saber si tendría aceptación o no, ya que las franjas horarias en las que se emiten dibujos son de poca audiencia”.

Uno de los cd musicales de la serie infantil.
Uno de los cd musicales de la serie infantil.

Pero los directivos de TVE se guardaban un as en la manga: le pidieron a Cerdà que compusiera una canción. Así nació Nos vamos a la cama, un tema que se comenzó a emitir la cadena pública como cabecera del telediario de las 21.00 horas, que veían más de dos millones de espectadores cada día. Aquella megadiza melodía conquistó a los españoles y catapultó a la fama a los personajes de Luna Lunera, que pasaron de tener un 6,5-7% del share a las 8.00 horas al 20-22% de cuota de pantalla en el citado punto horario.

Comenzaba la era de Los Lunnis, con una emisión intensa y extensa y el nacimiento de toda una gama de productos derivados: libros, discos, coleccionables, programas especiales y un largo etcétera. Después de 11 años, la serie infantil continúa siendo una de las favoritas de los pequeños en España, que disfrutan con sus personajes y aventuras.

El equipo de 'Los Algos'.  / Foto: www.danielcerda.net
El equipo de ‘Los Algos’. / Foto: www.danielcerda.net

Por su parte, Daniel Cerdà ha trabajado también en diversos programas infantiles de televisión, destacando especialmente Los Algos, por los que obtuvo el Silver Chris Award de la Universidad de Columbus en 2008 al mejor audiovisual del certamen; el galardón en el International Film Festival of South Africa 2008 a la mejor animación y una nominación al premio TP 2007 (los TP de 2004 a 2006 los ganó con Los Lunnis).

Cerdà es uno de los autores del coleccionable 'Yo, Elvis Riboldi'.
Cerdà es uno de los autores del coleccionable ‘Yo, Elvis Riboldi’.

Desde que diera el salto al mundo editorial con Los Lunnis, Cerdà quiso mantener esa senda abierta y creó, junto a otros compañeros, el coleccionable Yo, Elvis Riboldi, cuyo protagonista es un niño muy especial, que provoca un desastre tras otro, siendo a partes iguales odioso y encantador.

Asimismo, Daniel sigue actuando en pubs de Barcelona, en su intento de no abandonar jamás la música, la cual, según el profesional, “es un elemento que desarrolla la fábrica audiovisual. Está presente y yo intento sacarle siempre el máximo partido”.

Polifacético donde los haya, el catalán continúa en su empeño por elaborar productos para niños bajo criterios pedagógicos, una senda en la que siempre le ayudan sus dos hijas, de ocho y 12 años, que conforman un laboratorio de pruebas infalible para el exitoso creador de Los Lunnis.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.