Gabriel de Castilla, el descubridor de la Antártida

El duelo antártico entre Amundsen y Scott o la gran historia de supervivencia de Ernest Shackleton son algunas de las inolvidables historias vividas en el continente blanco a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. En la actualidad, la Antártida continúa atrayendo a numerosos investigadores y su descubrimiento sigue siendo un eterno enigma.

Expedición Terra Nova. / http://es.wikipedia.org
Expedición Terra Nova. / http://es.wikipedia.org

AA. El 18 de enero de 1912, Robert Fancon Scott, Edward A. Wilson, H. R. Bowers, Edgar Evans y Lawrence Oates, miembros de la expedición Terra Nova, alcanzaron su objetivo de llegar al Polo Sur, pero fracasaron en su intento de ser los primeros en conquistarlo. Ante ellos se encontraba ondeando la bandera noruega del explorador Roald Amundsen, quien había logrado la gran hazaña cinco semanas antes.

Me temo que el viaje de regreso va a ser terriblemente agotador y monótono“, escribió en su diario Scott el 19 de enero. Estas palabras reflejaban el gran desánimo de los expedicionarios tras haber perdido su duelo antártico y a la vez vaticinaban los terribles acontecimientos que arrastrarían a los cinco camaradas a perecer en el desierto de hielo. Ocho meses después, el 12 de noviembre de 1912, un grupo de rescate descubrió el cuerpo de Scott y junto a él su diario, una obra publicada en 1922 que inmortalizó la gran hazaña y las penurias de los héroes británicos.

El Endurance de Shackleton atrapado en el hielo. / http://thehornpipeproject.blogspot.com.es
El Endurance de Shackleton atrapado en el hielo. / http://thehornpipeproject.blogspot.com.es

El duelo antártico de Amundsen y Scott o la historia de supervivencia de Ernest Shackleton, quien logró salvar a sus 27 compañeros atrapados en el hielo, son algunas de las grandes aventuras protagonizadas en el bello aunque inhóspito continente austral, un lugar cuyo descubriendo aún sigue generando polémica entre los historiadores.

Algunos países otorgan el descubrimiento en el siglo XIX al marino ruso Fabián Gottlieb von Bellingshausen, al cazador de focas estadounidense Nathaniel Palmer e incluso al capitán de la Marina Real Británica Edward Bransfield. Sin embargo, otras teorías consideran que el hallazgo fue obra del almirante Gabriel de Castilla en el año 1603. Sea verdad o no esta hipótesis, te invitamos a conocer la historia del valiente explorador español que atravesó las angostas costas del sur de Chile y cuyo recuerdo se honra dando nombre a una de las bases en la Antártida.

 Islas Shetland del Sur en la Antártida. / http://jonathanhornbuckle.webs.com
Islas Shetland del Sur en la Antártida. / http://jonathanhornbuckle.webs.com

Gabriel de Castilla nació en Palencia en 1577 en el seno de una familia noble descendiente de los reyes de Castilla. Siendo muy joven ingresó en la milicia, embarcó como capitán de Artillería hacia Nueva España y a bordo del buque San Francisco exploró parte del territorio desconocido de Chile.

En 1596, su primo hermano don Luís de Velasco y Castilla, virrey del Perú, le nombró general de El Callao y posteriormente fueron requeridos sus servicios para socorrer al gobernador García Óñez de Loyola en la guerra del Arauco.

Por aquel entonces exploradores españoles y portugueses habían avanzado en el descenso por el continente americano. Entre ellos destacan Díaz de Solís, quien llegó hasta el Río de la Plata; Magallanes, el descubridor del peligroso paso del Atlántico hacia el Pacífico; Sarmiento de Gamboa, que alcanzó Punta Arenas en el extremo de Chile; y Francisco de Hoces, el valiente marino que se adentró en las aguas desconocidas hasta más al sur a bordo del buque San Lesmes.

Islas Melchor.
Islas Melchor. / http://www.pbase.com

En el año 1603, el virrey de Perú ordenó al militar palentino dirigir la Armada del Sur y proteger las costas de Chile de los ataques de los corsarios, ya que en aquellas aguas abundaban sobre todo los piratas holandeses. Gabriel de Castilla partió de Valparaíso al mando de los navíos Jesús María, Nuestra Señora de la Visitación y Nuestra Señora de las Mercedes y emprendió una aventura memorable.

Durante la travesía una fuerte tormenta le obligó a salir de su ruta empujándolo más allá de los 55º de latitud sur, la posición que en 1525 alcanzó el primer descubridor del paso al sur del cabo de Hornos, Francisco de Hoces.

Isla Decepción. / http://www.lahistoriaconmapas.com
Isla Decepción. / http://www.lahistoriaconmapas.com

Laurenz Claesz, marinero holandés y ex miembro de la desastrosa expedición de Jakob Mahu, declaró haber “navegado bajo el Almirante don Gabriel de Castilla con tres barcos a lo largo de las costas de Chile hacia Valparaiso, i desde allí hacia el estrecho, en el año de 1603; i estuvo en marzo en los 64 grados i allí tuvieron mucha nieve. En el siguiente mes de abril regresaron de nuevo a las costas de Chile”. Sin embargo, otra versión indica que divisaron las islas Shetland del Sur, a las que denominaron las Islas de La Buena Nueva en honor al nombre del barco en el que viajaban.

Por otro lado, en 1622 se publicó un texto en tres idiomas en Ámsterdam, en el cual se afirmaba que a los 64º Sur hay ¨tierra muy alta y montañosa, cubierta de nieve, como el país de Noruega, toda blanca, que parecía extenderse hasta las islas Salomón¨. Estos detalles coinciden con la descripción de las islas Melchor, situadas en la bahía de Dallman en la Antártida.

Placa conmemorativa en la base Gabriel de Castilla. / http://www.ejercito.mde.es
Placa conmemorativa en la base Gabriel de Castilla. / http://www.ejercito.mde.es

A día de hoy aún no se han encontrado en los archivos documentos que confirmen de forma irrefutable la gesta de Gabriel de Castilla, así que esta teoría no es reconocida totalmente por la comunidad científica. Sin embargo, resulta curioso que circulasen descripciones muy concretas de unos territorios que oficialmente no fueron descubiertos hasta el siglo XIX.

El 20 de diciembre de 1989 se creó en la isla Decepción (Shetland del Sur) el refugio Gabriel de Castilla, unas instalaciones que diez años después pasaron a considerarse base militar y sirven de apoyo a los investigadores que desarrollan los proyectos científicos en la zona austral. Además, en este recinto se puede contemplar una placa conmemorativa situada en el monumento que sirve de apoyo a los mástiles de las banderas. De este modo se sigue recordando la historia del valiente español que surcó las frías aguas del fascinante y desconocido continente blanco hace más de cuatro siglos.

 

One Response to "Gabriel de Castilla, el descubridor de la Antártida"

  1. Nolberto Sáez   noviembre 7, 2016 at 4:09 am

    Claesz fue uno de los tripulantes que a esas alturas navegó bajo las órdenes de los hermanos Cordes. Claesz fue capturado por los españoles que querían conocer porque la expedición de Mahú había estado en el Estrecho de Magallanes, en donde en la Bahía Riders dieron nacimiento a la Cofradía del Leon Desencadenado, como una forma de unir a las tripulaciones para cumplir con los objetivos iniciales del viaje, y evitar un motín que se había estado gestando .La Hermandad de la Costa, Nao Punta Arenas, hace tres años colocó una placa de mármol en la Bahía Riders como homenaje a esos valientes navegantes y por haber fundado la primera cofradía marinera en el estrecho de Magallanes.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.