El Sevilla se impone al Standard

El equipo andaluz tuvo como grandes estrellas del choque a José Antonio Reyes y a Carlos Bacca, artífices de los tres goles del conjunto sevillano.

Un instante del partido. / Foto: www.sevillafc.es
Un instante del partido. / Foto: www.sevillafc.es

Redacción. El Sevilla logró vencer (3-1) al Standard de Lieja con mucho trabajo y también con mucho talento. El equipo andaluz sacó adelante un partido que fue tan complicado como se presuponía en un principio, por la buena racha con la que llegaba su oponente, revitalizado en las dos últimas semanas.

Una pieza clave para la victoria fue José Antonio Reyes, quien, como hace una semana en Sabadell, se lució e impulsó a los suyos hacia el triunfo, abarcando prácticamente todo el peligro que generó el equipo en el primer acto y haciendo un increíble gol. El juego primoroso de Reyes marcó la diferencia en el primer acto y en la reanudación valió con la robustez atrás del equipo para amarrar un choque al que Carlos Bacca puso la guinda, marcando el definitivo 3-1.

Al comienzo del choque, el 1-0 no apagó al Sevilla, aunque sí le dio el balón al Standard, que dio un pasito adelante y se encontró con el empate, rebasada la media hora de juego, con la ejecución de una falta de Mpoku que pegó en la barrera y engañó a Beto, que ya por entonces jugaba con molestias. Lejos de tumbar al Sevilla, el gol de los belgas lo hizo más incisivo. Reyes tomó el mando y forzó y ejecutó una falta de forma espléndida que a punto estuvo de superar a Thuram. Sin embargo, todavía tenía algo en su chistera para encarrilar la noche. A pocos minutos del descanso se inventó una de esas jugadas imposibles para los mortales, avanzando entre un mar de piernas belgas con el apoyo de varias paredes, para plantarse dentro del área y superar con un fino toque a Thuram, poniendo al Ramón Sánchez Pizjuán literalmente patas arriba.

En la reanudación, y con la ventaja a favor, el Sevilla, proyectándose mucho en sus laterales, fue a por el tercero con decisión, muy superior en la zona ancha. Reyes tuvo que abandonar el campo por lesión, suplíendole Vitolo, pero las ofensivas, sobre todo a la contra, no cesaron. El choque siguió en un pañuelo hasta prácticamente su recta final, cuando de nuevo a balón parado, al bote de un córner, Carriço prolongó en el primer palo y Bacca empujó a gol donde empujan los matadores.

El gol del colombiano fue la rúbrica de un triunfo trabajado que acerca al Sevilla a los dieciseisavos.

Fuente: Sevilla FC

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.