Educación concede a María de Alvear el Premio Nacional de Música 2014 en la modalidad de Composición

El jurado ha destacado la manera de interactuar con otras artes y el compromiso con los jóvenes compositores de la madrileña.

La compositora María de Alvear. / Foto: www.mariadealvear.com
La compositora María de Alvear. / Foto: www.mariadealvear.com

Redacción. El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha concedido a María de Alvear, en la modalidad de Composición, el Premio Nacional de Música correspondiente a 2014, y que está dotado con 30.000 euros.

El jurado ha concedido esta distinción por mayoría a la compositora María de Alvear por “la calidad de su música, por su prolífico trabajo de proyección internacional, por su consideración de pionera en la manera de concebir la obra como un ‘todo’ y de interactuar con otras artes y por su forma de canalizar influencias musicales de manera transgresora, a través de su propia experiencia personal y por el compromiso con los jóvenes compositores”.

El jurado, presidido por el directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Montserrat Iglesias Santos, ha estado integrado por Remedios Navarro Avilés, a propuesta de Ópera XXI; Silvia Márquez Chulilla, a propuesta de la Asociación de Grupos Españoles de Música Antigua (GEMA); Pilar Rius Fortea, a propuesta de la Asociación de Mujeres en la Música; Patrick Alfaya McShane; María Jesús Mateo Martín; Antonio Moral Rubio; Benet Casablancas Domingo (Premio Nacional de Música 2013 en la modalidad de Composición); y Juan Carlos Garvayo Medina, a propuesta del Trío Arbós (Premio Nacional de Música 2013 en la modalidad de Interpretación). Antonio Garde, subdirector general de Música y Danza del INAEM, ha actuado como vicepresidente.

Biografía. La compositora María de Alvear (Madrid, 1960), hija de padre español y madre alemana, reside en Colonia. Inició sus estudios musicales en España cursando piano, clave, órgano y dirección; realizó también estudios de composición con Eduardo Polonio. Continuó estudiando en Alemania a partir de 1979. En 1986 asistió al curso “Neues Musiktheater” con Mauricio Kagel en la Musikhochschule de Colonia.

Desde 1998 ha colaborado regularmente con su hermana, la artista visual Ana de Alvear, en la creación de instalaciones fotográficas, performances, y diversos contextos interdisciplinarios y multimedia, así como en el campo de las artes visuales.

Su obra se caracteriza por la interdisciplinariedad, combinando el arte visual con la estructura musical, adentrándose en el ámbito de la escena, la instalación sonora, el arte radiofónico o la videocreación, así como en la electroacústica. Ha realizado numerosos conciertos, instalaciones y performances en todo el mundo, además de producciones radiofónicas, en CD o vídeo y exposiciones de arte plástico.

Muchas de sus obras derivan de sus experiencias en viajes a naciones aborígenes y de sus investigaciones músico-etnológicas en Norteamérica, Escandinavia, Liberia y en el Norte de África. Desde 1990 ha sido discípula de Tsolagiu M. A. Ruizrazo (del pueblo Cherokee) y Rahkweeskeh (del pueblo Tuscarona) en los EE.UU. En 1992 ganó el premio Bernd Alois Zimmermann de la ciudad de Colonia.

Las obras de María de Alvear han sido interpretadas por agrupaciones como Ensemble Modem, Sinfonietta Basel, Ensemble Köln, Quinteto de la Orquesta Sinfónica de Berlín e intérpretes de la categoría de Hildegard Kleeb y Roland Dahinden, y están publicadas por la casa discográfica Hat Hut Records Suiza y World-Edition, fundada por ella misma en 1998.

En el año 2013 tomó parte en la Semana de Música Religiosa de Cuenca con su obra Magna Mater: Un cuento sobre la temporalidad para dos coros, orquesta de cámara y videoinstalación. En octubre de 2014 estrenó Prime Sounds interpretada por el Trío Arbós en el Centro de Arte Reina Sofía, de Madrid.

Jordi Savall. Por otro lado, el jurado también ha otorgado el Premio Nacional de Música 2014  en la modalidad de Interpretación a Jordi Savall por “ser uno de los grandes intérpretes de nuestro tiempo, referente de varias generaciones de músicos, por su infatigable labor en la recuperación y difusión de nuestro patrimonio musical, que ha llevado por los cinco continentes durante cuatro décadas y que ha plasmado en una vasta y rica discografía. Por su reivindicación constante en el hermanamiento entre las civilizaciones de Oriente y Occidente, como queda patente en sus recientes proyectos”.

Sin embargo, el músico ha decidido renunciar a la distinción concendida.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.