Unicef recuerda la importancia del lavado de manos

La organización promueve el 'Día Mundial del Lavado de Manos' como una solución sencilla y fundamental para la supervivencia infantil.

UNICEF.
UNICEF

Redacción. Con motivo de la celebración del séptimo Día Mundial del Lavado de Manos, Unicef señala que la lucha contra el ébola sirve para destacar aún más la práctica del lavado de manos en la prevención de enfermedades.

“El lavado de manos con jabón es una de las ‘vacunas’ más baratas y eficaces contra las enfermedades virales, desde la gripe estacional al resfriado común”, dijo Sanjay Wijesekera, director de los programas mundiales de agua, saneamiento e higiene de Unicef. “Nuestros equipos sobre el terreno en Sierra Leona, Liberia y Guinea están destacando la importancia del lavado de manos como parte de una serie de medidas que son necesarias para detener la propagación del ébola. No es una panacea, pero es un medio adicional de defensa que resulta barato y es fácil de conseguir”.

Unicef ha estado al frente de campañas de concienciación sobre el ébola en los países afectados, y trabaja para contrarrestar una serie de conceptos erróneos acerca de esta enfermedad que ponen a la gente en una situación de mayor de riesgo. La organización ha distribuido también suministros de protección, tales como batas, guantes y lejía, así como 1,5 millones de pastillas de jabón en Sierra Leona y varios millones más en Liberia y en Guinea.

“El lavado de manos con jabón es una de las ‘vacunas’ más baratas y eficaces contra las enfermedades virales, desde la gripe estacional al resfriado común”, dijo Sanjay Wijesekera, director de los programas mundiales de agua, saneamiento e higiene de UNICEF. “Nuestros equipos sobre el terreno en Sierra Leona, Liberia y Guinea están destacando la importancia del lavado de manos como parte de una serie de medidas que son necesarias para detener la propagación del ébola. No es una panacea, pero es un medio adicional de defensa que resulta barato y es fácil de conseguir”.

“Está claro que no hay una solución simple, y que se necesita un esfuerzo internacional a gran escala para detener la incidencia de esta enfermedad”, dijo Wijesekera. “Pero es crucial para hacer correr la voz sobre las medidas que se pueden tomar ahora mismo en las zonas más afectadas como complemento a la ayuda internacional que llega desde el exterior. Lavarse las manos es una de esas medidas”.

Además del ébola, las cifras publicadas recientemente por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud indican que más de 340.000 niños menores de 5 años –casi 1.000 al día– murieron en 2013 a causa de enfermedades diarreicas debido a la falta de agua potable, de saneamiento y de higiene básica. A medida que la respuesta al ébola agrava la situación de los servicios de salud en los países afectados, la práctica del lavado de manos es incluso más importante para ponerse en guardia contra estas enfermedades comunes.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.