La auxiliar infectada está “estable” con el suero de la hermana Paciencia y “el porcentaje de virus” no crece

En total son seis las personas que permanecen ingresadas en el Hospital Carlos III después de que el 8 de octubre recibieran el alta una de las enfermeras de La Paz y el ingeniero que había viajado a Nigeria.

Hospital Carlos III./www.madrid.org
Hospital Carlos III./www.madrid.org

Europa Press. La auxiliar de enfermería infectada por ébola, Teresa Romero, que está siendo tratada con un suero de la hermana Paciencia, que superó la enfermedad, se encuentra “estable” y el porcentaje de virus no se está incrementando.

Así lo ha afirmado el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, quien además ha defendido que, en cuanto a la gestión del proceso, en este caso, como en todos los anteriores, se ha actuado “con toda la profesionalidad del mundo, siguiendo los protocolos establecidos a nivel mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS)” y se ha producido la “circunstancia” de que “podría haberse producido un acto reflejo de la enfermera”, que, según afirmaron el 8 de octubre desde el Hospital Carlos III se pudo tocar la cara tras cuidar del misionero Manuel García Viejo y “ésa podría ser la causa del contagio”.

A este respecto, ha continuado diciendo que “parece que se ha producido este accidente en el momento de quitarse el traje” de protección y ha apostillado que lo importante es que Teresa, una enfermera “de gran experiencia”, se recupere cuanto antes.

Tres ingresos y dos altas. La doctora de Atención Primaria del ambulatorio de Alcorcón y un médico del Hospital de Alcorcón, así como un enfermero del equipo sanitario que trató al misionero Manuel García Viejo, ingresaron en la noche del 8 de octubre en el Hospital La Paz-Carlos III para su observación y otras dos personas han recibido el alta médica tras dar negativo en la segunda prueba del virus del ébola realizada a lo largo del día, según han informado fuentes sanitarias. De esta forma, son un total de seis las personas que permanecen ingresadas en el Hospital Carlos III.

Ni en el caso de la doctora de Atención Primaria ni en el del médico del Hospital de Alcorcón se han manifestado síntomas que apunten al contagio pero de manera preventiva han sido ingresados en la planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo.

El enfermero, por su parte, formó parte del equipo sanitario que atendió al misionero fallecido Manuel García Viejo y ha sido ingresado en la planta de casos en investigación. Está pendiente de que se le realice el primer test para comprobar si tiene el virus.

El resto de ingresados son la auxiliar de enfermería Teresa Romero, único caso confirmado de contagio por el virus y su marido, que continúa asintomático y que permanecerá ingresado 21 días, así como una enfermera del equipo que trató a García Viejo y que también está pendiente de que se le realice el primer test.

Finalmente, en las últimas horas han recibido el alta una de las enfermeras de La Paz y el ingeniero que había viajado a Nigeria tras dar negativo en ambos casos el segundo test al que han sido sometidos y que descarta definitivamente la presencia del virus.

Casos de alto riesgo. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, ha informado durante su comparecencia en el Parlamento Regional que el Gobierno autonómico ha modificado el protocolo para considerar de “alto riesgo” casos de personas que han tenido contacto con enfermos de ébola “que tengan décimas”, sin que sea necesario que la temperatura llegue a los 38,6 grados, y así se lo ha trasladado al Ministerio de Sanidad.

“Que hay que revisar los protocolos, estoy de acuerdo, si no funcionan hay que revisarlos, no son documentos inamovibles”, ha dicho Rodríguez en su turno de réplica durante su comparecencia ante la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid, antes de anunciar que el Gobierno autonómico ya están aplicando dicha modificación.

A preguntas de la prensa al término de la comparecencia, ha reconocido que si desde el primer momento se hubieran considerado casos de “alto riesgo” los contactos con enfermos de ébola con décimas de fiebre Teresa Romero, le enfermera infectada, hubiera sido ingresada antes, evitando el riesgo de más contagios, “pero la enfermedad la hubiera tenido igual”.

Por otro lado, ha explicado que precisamente el criterio de la temperatura fue el motivo de que la enfermera no fuera trasladada en una ambulancia preparada para este tipo de enfermos y directamente al Hospital Carlos III.

No obstante, como conocían que había trabajado con pacientes con ébola, se decidió aislarla en el Hospital de Alcorcón y hacerle la prueba del ébola. “La sorpresa es que la prueba nos sale positivo”, ha zanjado.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.