El aventurero mexicano Abraham Levy partirá el 12 de octubre de Huelva para llegar remando a Cancún

El conocido deportista intentó iniciar su hazaña a principios de año, pero diferentes cuestiones le obligaron a retrasar su viaje hasta ahora, cuando remará en solitario durante cuatro meses por el océano Atlántico.

Abraham Ley, junto a la embarcación con la que cruzará el Atlántico.
Abraham Ley, junto a la embarcación con la que cruzará el Atlántico.

HBN. “Busco contagiar al mundo sobre la importancia de nuestros mares y la fuerza de nosotros mismos para hacer realidad cosas que parecerían imposibles”, afirma este aventurero mexicano de 34 años, que en el 2008 navegó solo por toda la costa mexicana.

Abraham, junto a la embarcación con la que pretende cruzar el Atlántico.
Abraham Levy es muy conocido en América.

Hace seis años el atleta divulgó la importancia de mantener limpias las playas, algo diferente a la meta del próximo viaje, en el que buscará contribuir con la preservación del Arrecife Mesoamericano, hábitat de más de 65 especies de corales pétreos, 350 especies de moluscos y más de 500 especies de peces.

A bordo de 'Cascarilla'.
A bordo de ‘Cascarilla’.

A bordo de la embarcación “Cascarita”, diseñada por el ingeniero naval inglés Phil Morrinson, el remero llevará comida deshidratada para seis meses y en su navío cargará un aparato para desalinizar cada día 15 litros de agua de mar.

Intentó el viaje a principios de año, pero entonces no pudo ser.
Intentó el viaje a principios de año, pero entonces no pudo ser.

“Me he entrenado por más de cinco años para esto, me fortalecí, nadé, hice trabajo en la máquina de remo y cumplí muchas sesiones de estiramiento; he subido 20 kilogramos de peso porque en la travesía voy a bajar 25“, explicó.

El mexicano, de 33 años, ha superado anteriormente otros retos.
El mexicano, de 34 años, ha superado anteriormente otros retos.

El barco, carente de motor, será propulsado solo por la fuerza que le imprima Abraham Levy, quien contará con avanzados equipos de navegación, comunicaciones y seguridad. Toda la energía para los aparatos electrónicos la obtendrá de una serie de paneles solares instalados en el bote.

Me propongo dormir ocho horas diarias, pero estaré atento a lo que me pida la embarcación; la primera parte del trayecto será más fresca y aprovecharé el sol y en la segunda será el revés”, comentó.

Entre las curiosidades del reto del mexicano está que cuando duerma, su barco quedará a la deriva y si la corriente está en contra, “Cascarita” retrocederá y al despertar el remero deberá recuperar el trayecto perdido. “Estar en la naturaleza me encanta y voy a aprender muchas cosas en este viaje”, concluyo Levy.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.