Una combinación de fármacos “cronifica” uno de los subtipos de cáncer de mama más agresivos

Según los resultados de un trabajo internacional con participación española que se han presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica, consigue una supervivencia media de casi seis años en las pacientes de peor pronóstico, en las que el tumor del tipo HER2 positivo está en fase metastásica.

Foto: Roche
La combinación de Perjeta y Herceptin junto con la quimio permite prolongar el tiempo medio de superviciencia./Foto: Roche

Europa Press. La combinación de dos anticuerpos monoclonales, uno utilizado desde hace años y otro recientemente aprobado en España, puede llegar a “cronificar” uno de los subtipos del cáncer de mama más agresivos hasta ahora, el HER2 positivo, al conseguir una supervivencia media de casi seis años en las pacientes de peor pronóstico, en las que el tumor está en fase metastásica.

En concreto, y según los resultados de un trabajo internacional con participación española que se han presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, en sus siglas en inglés) que se está celebrando en Madrid, utilizar ‘Perjeta’ y ‘Herceptin’, ambos desarrollados por Roche, más la quimioterapia con docetaxel permite que estas pacientes vivan una media de 56,5 meses, 16 meses más en comparación con el tratamiento estándar (40,8 meses).

“Son unos resultados sin precedentes en los estudios del cáncer de mama mestastásico”, según ha reconocido Sandra Swain, del Hospital Medstar de Washington (Estados Unidos) y principal autora del estudio ‘Cleopatra’, en el que han participado más de 800 pacientes.

También ha coincidido en esa relevancia la oncóloga Eva Ciruelos, del Hospital 12 de Octubre de Madrid y una de las coordinadoras del estudio en España, que cree que los datos son “contundentes” y “hacen que se pueda hablar ya de cronicidad en estos tumores”.

No en vano, ha añadido esta experta en una entrevista a Europa Press, la supervivencia obtenida es “muy parecida” a la de muchas otras enfermedades crónicas, al tiempo que apenas se registraron efectos adversos importantes.

Cada año se detectan en España más de 25.000 casos de cáncer de mama, con una edad media de diagnóstico de 55 a 65 años. Y entre el 15 y 20 por ciento son del subtipo HER2 positivo, que hasta ahora se caracterizaba por una evolución especialmente agresiva y una baja supervivencia.

Sin embargo, la situación ha cambiado mucho, según Ciruelos. “Ahora cuando encontramos una paciente con este subtipo es algo positivo, porque sabemos qué hacer y que, si las cosas van bien, su pronóstico será muy bueno“, ha reconocido esta experta.

Mantiene la enfermedad controlada más tiempo
La clave en este aumento de la supervivencia está en el uso del anticuerpo monoclonal ‘Perjeta’, con el principio activo pertuzumab, cuyo uso y financiación pública fue autorizada en España el pasado mes de junio tras demostrar que era capaz de reducir en más de un 30 por ciento el riesgo de muerte. Además, también aumentaba el tiempo en que las pacientes vivían con la enfermedad controlada.

Esta terapia, al igual que el ‘Herceptin’ con el que se combina, actúa sobre el receptor HER2, una proteína que se encuentra en cantidades elevadas en la parte exterior de las células tumorales.

El fármaco bloquea la transmisión celular de señales, lo que permite inhibir el crecimiento de las células tumorales e incluso provocar su muerte. Además, la unión del pertuzumab a HER2 también podría inducir al sistema inmune a destruir las células cancerosas.

Los datos presentados ahora vienen a confirmar la eficacia que ya sugerían los primeros resultados de este estudio, ya que “se consigue un tiempo de vida muy largo” para una enfermedad en fase metastásica, ha insistido Ciruelos.

La combinación ya se usa en España desde antes de verano y esta experta confía en que pueda servir para tratar a todas las mujeres españolas y no haya problemas de acceso al fármaco entre comunidades, ya que “el beneficio es tan importante que no se pueden hacer excepciones”.

Por vía intravenosa
El tratamiento se administra por vía intravenosa cada tres semanas junto con el ‘Herceptin’ y quimioterapia. Sin embargo, ésta última se suspende después de 6 a 10 ciclos, mientras que los dos anticuerpos monoclonales se siguen usando hasta que el tumor vuelve a progresar.

Los beneficios en tumores metastásicos han sido tales que los oncólogos creen que podría ser igualmente efectivo en tumores menos avanzados.

De hecho, algunos ensayos clínicos en marcha apuntan que al usarse en pacientes sin metástasis como terapia neoadyuvante, antes de la cirugía, permite eliminar gran parte del tumor, ha apuntado Ciruelos.

Los centros españoles participantes en el estudio ‘Cleopatra’ han sido el Hospital Vall d’Hebron, el Arnau de Vilanova de Lérida, el ICO de Barcelona, el Doce de Octubre de Madrid, el Virgen de la Victoria de Málaga, el Complejo Hospitalario de Jaén, el MD Anderson de Madrid, Hospital Universitario de La Coruña y el Hospital de Canarias en Santa Cruz de Tenerife.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.