La madre de una niña que se quitó la vida por acoso escolar consigue que se reabra el caso

Un año después de que su hija Carla Díaz, de 14 años, se suicidara, Monserrat ha conseguido reabrir el caso por acoso escolar tras reunir nuevas pruebas con sus abogados y el fiscal ha expedientado a dos jóvenes.

Redacción. Monserrat Magnien, la madre de Carla Díaz, la niña que se quitó el año pasado la vida en Gijón porque sufría acoso escolar, ha conseguido que se reabra la investigación para determinar las causas del suicidio de la menor de 14 años

En la mañana del 11 de abril de 2013 Carla no acudió al colegio que porque se dirigió a un acantilado de Gijón y se quitó la vida: “La llamaban mirona, la llamaban lesbiana…”, cuenta su madre, que ya tenía todo preparado para cambiar a su hija de centro.

Monserrat denuncia que Carla sufrió agresiones de todo tipo y acoso escolar: “A última hora veías que efectivamente la estaban acosando. Vinieron a casa, tocaron el timbre y la reacción de ella no fue buena”, explica Magnien.

Entonces para el juez no hubo suficientes pruebas del acoso denunciado y el caso de Carla se archivó. Ahora se reabre de nuevo con dos jóvenes expedientadas y con la exigencia de responsabilidades al centro por no haber actuado antes.

Según explica el abogado de la familia de Carla, Luis Manuel Fernández, “con las nuevas denuncias se aportaron más pruebas y todas las declaraciones que se formularon en fase de investigación entre fiscalía han venido a determinar la existencia no solo de indicios sino de pruebas concluyentes” explica Luis Manuel Fernández, abogado de la familia de Carla.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.