La Policía cerca al pederasta de Ciudad Lineal y le acusa de 16 delitos

Le achacan cinco agresiones sexuales, tres tentativas de agresión, cinco detenciones ilegales, un allanamiento de morada y dos homicidios en grado de tentativa por excederse en la dosis de sedantes que suministró a las pequeñas.

El supuesto pederasta, Antonio Ortiz. / Foto: Europa Press
El supuesto pederasta, Antonio Ortiz. / Foto: Europa Press

Europa Press. La Policía Nacional acusa al presunto pederasta de Ciudad Lineal un total de 16 delitos: cinco agresiones sexuales, tres tentativas de agresión, cinco detenciones ilegales, un allanamiento de morada y dos homicidios en grado de tentativa.

Estos dos últimos delitos corresponden a que en dos de los raptos consumados el detenido se excedió en la dosis de sedantes que suministró a las pequeñas y que podrían haber ocasionado su muerte, han indicado fuentes de la investigación.

Asimismo, los investigadores del caso no descartan que, una vez conocida la identidad, los casos y la imagen del detenido, puedan interponerse nuevas denuncias de agresiones sexuales a menores o intentos en Madrid y otras zonas de España, han indicado fuentes de la investigación.

Se prevé que el presunto pederasta de Ciudad Lineal llegue por la tarde a los Juzgados para declarar ante la juez María Antonia de Torres Díez-Madroñero. Es previsible que ingrese en la prisión de Soto del Real, dado que solo este centro penitenciario tiene un módulo de aislamiento. La declaración tendrá lugar en los calabozos de los Juzgados de Plaza de Castilla.

Antonio O.M. está siendo trasladado desde la Jefatura Superior de Policía de Madrid, donde ha pasado la noche en los calabozos. En sede policial, se negó a declarar y mantuvo una actitud de frialdad, según han informado fuentes policiales. Este 26 de septiembre estará acompañado por su abogado defensor.

El 25 de septiembre, estuvo presente durante más de 13 horas, desde las 8.15 del jueves hasta las 10.30 horas, en el registro que los agentes de la Policía Científica realizaron en su vivienda situada en la calle Santa Virgilia, en el distrito de Hortaleza. Un día antes, los investigadores estuvieron en la casa de su madre, en la que también habría cometido abusos.

En un exhaustivo registro, los agentes hallaron vestigios biológicos que podrían incriminar al pederasta, que fue detenido el pasado miércoles en la casa de sus tíos de Santander. En el registro, la Policía levantó baldosas y cañerías en busca de pelos u otros vestigios.

El próximo lunes, la jueza instructora realizará una prueba de reconocimiento a la que acudirán las menores. También la próxima semana se realizará una reconstrucción de uno de los secuestros con una de las pequeñas.

Cronología de los hechos. El pederasta cometió 16 delitos, según la Policía, aunque será la juez la que finalmente le imputará lo que determiné. En orden cronológico, el supuesto agresor sexual de menores cometió su primer secuestro en julio de 2013 cuando raptó y violó a una niña de seis años de origen chino en Coslada. La niña llevaba las llaves de su casa colgadas del cuello y según fuentes policiales el pederasta se aprovechó de su confianza y la llevó a su casa.Una vez allí abusó sexualmente de ella y se marchó del lugar en el coche en el que habían llegado, dejando allí a la pequeña. Por ello, la Policía Nacional lo ha acusado además del delito de allanamiento de morada.

El segundo rapto consumado tuvo lugar en septiembre de 2013. El supuesto secuestrador se llevó, en la confluencia de la calle Hermanos García Noblejas y Alcalá (Ciudad Lineal), a una niña de cinco años dominicana en su coche. Apareció unas horas después en una calle del cercano distrito de Hortaleza duchada. Le dio fuertes sedantes.

El 10 de abril de 2014, también intentó raptar una niña japonesa en la calle Torrelaguna, en Ciudad Lineal, a la altura del parque San Juan Bautista. Se trataba de una pequeña japonesa que consiguió huir a la carrera.

Ese mismo día, desapareció una niña española de nueve años cuando iba a una tienda de golosinas cerca de un parque del distrito de Ciudad Lineal, en la calle Cidamón. El rapto se produjo sobre las 20.30 y la niña estuvo desaparecida durante cinco horas. Ya de noche, apareció desorientada en la avenida del Machupichu, cerca de una boca de metro.

Sin rastros de AND, la Policía pudo determinar que había sido drogada y limpiada, y en principio se entendió como un caso puntual, hasta que el 17 de junio se repitieron los mismos hechos, esta vez, con una niña de origen chino que jugaba en la calle Luis Ruiz, muy cerca de la tienda que regentaban sus padres.

La pequeña, que también fue secuestrada por la tarde, estuvo desaparecida durante cuatro horas, y había sido drogada. Apareció en la calle Jazmín, también en Ciudad Lineal. De hecho, esta menor tuvo que ser ingresada grave en un hospital, donde permaneció varias semanas.

Ya este verano, el secuestrador intentó secuestrar a una niña de 11 años en el distrito de Moratalaz, un caso que hasta ahora no se conocía y del que no han trascendido más detalles.

El último secuestro consumado se produjo el pasado 22 de agosto, cuando raptó a una niña de origen dominicano de siete años. El suceso se produjo después de que los abuelos de la pequeña, en un descuido, la perdieran de vista, una situación que el secuestrador aprovechó para que subiera a su vehículo.

En este caso, no la narcotizó ni la llevó al piso, por lo que se sospecha que abusó de ella en el vehículo. La menor pudo contar a la Policía lo que recordaba, llegando a describir el coche en el que había montado, así como algunos datos físicos y que hablaba por un teléfono móvil.

La Policía también atribuye a este mismo sujeto el 25 de agosto el intento de que se subirá a su coche otra niña de siete años en la avenida de la Cañada de la localidad de Coslada. Sin embargo, la niña se puso muy nerviosa y se marchó del lugar a la carrera. La descripción que facilitó era similar a la que habían dado otras víctimas.

En busca del Toyota Yaris. Por otro lado, los agentes encargados del caso siguen buscando el coche Toyota Yaris que utilizó en los primeros secuestros, cuya marca fue facilitada por una de las víctimas. El coche, en cuyo interior podría haber huellas dactilares, fue puesto a la venta. La Policía localizó ayer, en la casa familiar de la calle Santa Virgilia, una multa correspondiente a este coche.

No es el único vehículo que utilizó en sus delitos Antonio Ángel O, quien se dedicaba a la compraventa de coches. De hecho, otro de ellos, un Cintroën Xsara Picasso, que también usó en sus delitos, fue puesto a la venta en Internet y los agentes dieron con él en la Red. Pero podría haber más vehículos y, por tanto, más pruebas. Las mismas fuentes hablan de al menos un Audi.

Tras negarse a declarar ante la Policía, el arrestado anteayer en Santander será interrogado esta noche, una vez llegue a los Juzgados de Plaza de Castilla, por estas y otras muchas cuestiones por la magistrada María Antonia de Torres.

 Hallan en la casa donde vivía el supuesto pederasta pruebas que lo relacionan con los raptos

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.