El beneficio de las empresas no financieras aumenta un 7,7% en el primer semestre

El Banco de España constata una disminución en el ritmo de destrucción de empleo de estas empresas, una mejora de los resultados atípicos y una recuperación de la actividad empresarial.

Disminuye la destrucción de empleo en este sector.
Disminuye la destrucción de empleo en este sector. / Foto: Europa Press

Europa Press. El resultado ordinario neto de las empresas no financieras aumentó un 7,7% en el primer semestre del año, frente al descenso del 12,6% registrado en el mismo periodo del ejercicio anterior, según el último Boletín Económico del Banco de España.

La institución constata una disminución en el ritmo de destrucción de empleo de estas empresas, una mejora de los resultados atípicos y una “recuperación de la actividad empresarial” que se traduce en “una mejoría de la situación económica y patrimonial” de las sociedades analizadas.

La mejora de la actividad viene apreciándose desde mediados de 2013 y “es bastante generalizada dentro de la muestra”, hasta el punto de aparecer de forma “acusada” en el segundo trimestre del año. Los niveles de rentabilidad aumentan en 0,4 puntos y los recursos propios, en 0,7 puntos.

La evolución favorable se observó prácticamente en todas las ramas de actividad y permitió que el resultado económico bruto del conjunto de las empresas aumentase un 4,7%, lo que contrasta con el descenso del 5% registrado en el mismo semestre del año anterior.

En los seis primeros meses del año, el valor añadido bruto del conjunto de la muestra de empresas aumentó un 2,3% en términos interanuales, frente al descenso del 3,5% observado un año antes.

Menos destrucción de empleo. El ritmo de destrucción de empleo continuó descendiendo, tanto respecto al del mismo período de 2013 como en comparación con el del conjunto del año previo, señala el Banco de España, antes de recordar que en su estadística pesan mucho las grandes empresas, algunas de las cuales están en proceso de ajuste.

Por tipo de contrato, destaca el crecimiento del 1,3% del empleo de carácter temporal, mientras que el número de trabajadores con contrato fijo siguió reduciéndose, afectado por los ajustes de plantilla en algunas grandes empresas.

Los gastos de personal prácticamente no variaron, frente al descenso del 1,9% en el mismo periodo del ejercicio anterior. Esta evolución es fruto de una moderación de la caída del empleo, que fue del 1% en el conjunto del semestre, y de un mayor avance de las remuneraciones medias, que crecieron un 0,9%.

Deuda y actividad financiera. El semestre también se caracterizó por una reducción de los pasivos ajenos que se tradujo en descensos de las ratios de endeudamiento. La evolución favorable de los beneficios ordinarios ha afectado positivamente a estas variables.

Por otro lado, los ingresos financieros disminuyeron un 3,3%, al verse influidos negativamente por el descenso de los dividendos recibidos. Los gastos financieros también se redujeron, aunque muy levemente, un 0,4%, como consecuencia del retroceso, en términos interanuales, de la deuda de las empresas.

Por último, los resultados atípicos afectaron “muy positivamente” a los beneficios del semestre, debido fundamentalmente a que durante este período se generaron elevadas plusvalías por ventas de participaciones, además de “importantes incrementos en la valoración de activos financieros”, señala la institución.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.