Construcciones casi imposibles

Cuenta la leyenda que los monjes del Monasterio de San Juan de la Peña de Huesca custodiaron el Santo Grial. Este convento es además un bello ejemplo de las sorprendentes edificiaciones ubicadas en los puntos más insólitos de España.

El Poris del Tijarafe.
El Poris del Tijarafe. / http://entrenaturaleza.com

Ana Amador. En el siglo VI a.C, las tribus nómadas árabes nabateas esculpieron en las rojizas tierras del desierto de Jordania la espectacular ciudad de Petra, cuyas ruinas constituyen uno de los grandes enclaves arqueológicos del mundo. Sin duda, las construcciones excavadas en paísajes agrestres son obras de inconmensurable belleza que siempre han fascinado al hombre y gracias a ese interés podemos admirar ejemplos tan notables como Capadoccia (Turquía), el Templo de Abu Simbel (Egipto), la Mesa Verde (Estados Unidos), Lalibela (Etiopía) o las Cuevas de Ajanta (India).

En España, la rica orografía también ha permitido que a lo largo de la historia se crearan edificaciones dentro de cuevas o en acantilados, muchas de las cuales siguen actualmente cumpliendo el mismo cometido para el que se realizaron. Por ello, te invitamos a disfrutar algunos ejemplos de estas obras tan singulares.

San Juan de la Peña.
San Juan de la Peña. / http://www.rednaturaldearagon.com

Monasterio San Juan de la Peña (Huesca). Situado en un enclave original, esta destacada construcción religiosa está vinculada a la leyenda del Grial, además de ser considerada la cuna del Reino de Aragón. Durante la alta Edad Media fue el monasterio más importante de esta región y panteón de reyes. Según cuentan, su historia se remonta a los albores del año 900 cuando los eremitas comenzaron a frecuentar la zona y fundaron al abrigo de una roca una iglesia mozárabe dedicada a San Juan Bautista para protegerse de los musulmanes. Durante el primer tercio del siglo XI, el rey Sancho el Mayor de Navarra refundó la edificación bajo el nombre de San Juan de la Peña y lo cedió a la congregación benedictina.

Además de su localización, la verdadera joya de esta construcción es su magnífico claustro románico, situado al aire libre y con la peña como único techo. Esta obra es uno de los mejores conjuntos de capiteles de toda Europa, algunos de los cuales están decorados con animales fantásticos, motivos geométricos y tallados vegetales que datan de finales del siglo XI. El segundo grupo de capiteles fue realizado en el último tercio del siglo XII por el llamado Maestro de San Juan de la Peña y destaca por su espectacularidad y el gran dramatismo de las escenas esculpidas.

Cueva de Covandonga.
Cueva de Covandonga. / http://foro.elaleph.com

El Poris de la Candelaria (La Palma). En esta isla canaria se encuentra el pueblo de Tijirafe, un enclave cuya costa salvaje, plagada de grandes desfiladeros y barrancos, imposibilita a los lugareños el acceso a las aguas. Por ese motivo, sus habitantes construyeron en una cueva natural, que bien pudo servir como refugio de piratas, un pequeño embarcadero y casas para los pescadores. Es uno de sus grandes orgullos, a la par que constituye una de las estampas más bellas y originales de nuestro país.

La cueva de Covadonga (Asturias). A principios del siglo VIII, un grupo de montañeses cristianos capitaneados por Don Pelayo se negaron a vivir subyugados por los sarracenos. Así que según la leyenda, se refugiaron en estas cuevas situadas en el Monte Auseva. Debido a este acto de rebeldía, el ejercito musulmán llegó hasta estas tierras para lograr doblegarles, pero los astures aprovecharon su ventaja sobre el terreno para atacar desde las alturas que dominan el valle.

Según la historia, las tropas moriscas durante su retirada se internaron en los Picos de Europa a través de los Lagos de Covadonga, pero poco a poco fueron diezmados al perderse en las abruptas montañas. Para conmemorar la batalla de Covandoga, el rey Alfonso I mandó construir una pequeña ermita que acoge a la patrona de Asturias, la Virgen de Covadonga.

Iglesia rupestre de San Justo.
Iglesia rupestre de San Justo. / http://www.romanicocastillayleon.com

Iglesia rupestre de los santos Justo y Pastor (Palencia). Esta edificación ubicada en Olleros de Pisuerga es, junto a la Iglesia de Santa María de Valverde en Cantabria, uno de los mejores ejemplos de esta arquitectura rupestre de la Península. Es por ello que popularmente está denominada la catedral rupestre española. Según los historiadores, esta construcción románica es del siglo XII, pero muchas hipótesis apuntan que su origen cronológico se remonta al siglo VI o VII.

El complejo kárstico de Ojo Guareña (Burgos). En Merindad de Sotoscueva se encuentra uno de los diez mayores conjuntos de cuevas del mundo y el mayor de la Península Ibérica. Este punto fue creado durante millones de años gracias a la erosión de los ríos Guareña, Trema y el arroyo de Villamartín.

Cuevas de Ojo Guareña.
Cuevas de Ojo Guareña. / http://espeleobloc.blogspot.com.es

Este recorrido subterráneo de más de 100 kilómetros está formado por 18 cuevas, algunas de las cuales albergan famosas ermitas excavadas en la roca y consideradas por muchos ‘la Petra española’. La construcción más famosa que se pueden visitar es la ermita de San Bernabé y San Tirso, una edificación de la que se desconoce su origen pero que algunos historiadores sitúan entre los siglos VIII-IX. Dada su gran importancia, este hermoso lugar fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional el 23 de abril de 1970.

Cívica, la aldea excavada en roca (Guadalajara). En la villa de Brihuega, que fue declarada Conjunto Histórico Artístico y mencionada en la obra Viaje a la Alcarria por Camilo José Cela, está situada una aldea abandonada que bien pudo haber inspirado algunos de los parajes descritos por Tolkien.

Cívica.
Cívica. / http://escudo-final.blogspot.com.es

Este entramado de túneles creado por la erosión en la roca, se convirtió en el proyecto personal del sacerdote Don Aurelio, quien en los años 60 y gracias a la ayuda de sus feligreses, decidió convertirlo en una ciudad digna de un libro de fantasía. Arcos ojivales, barandillas y escaleras son algunas de las obras que se pueden admirar y que permiten comunicar unas cavidades con otras. Además de la belleza de este lugar, durante el otoño numerosas cascadas fluyen por la montaña hasta desembocar en el río Tajuña, aportando al lugar una estampa de ensueño.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.