El Gobierno aprueba el Plan de Ordenación de la TDT

El Estado costeará los 286 millones de euros que supondrá esta reorganización que deriva de un mandato de la Unión Europea. La finalidad de este cambio de frecuencia de los canales es facilitar el despliegue de la tecnología 4G móvil.

Rueda de prensa posterior al consejo de este 19 de septiembre.
Rueda de prensa posterior al Consejo de este 19 de septiembre.

Europa Press. El Consejo de Ministros ha aprobado, a propuesta del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el Real Decreto por el que se aprueba el Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Terrestre (TDT) y se regulan determinados aspectos del dividendo digital, según ha explicado la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, ha anunciado que la reordenación de la TDT costará 286 millones de euros y que correrá a cargo del Estado. Además, ha puntualizado que tendrán que reantenizarse 998.000 edificios residenciales colectivos y ha avanzado que próximamente se aprobará un Real Decreto que establecerá los procedimientos para que las ayudas del Estado lleguen directamente a las comunidades de propietarios que tienen que proceder a la reantenización.

Fuentes parlamentarias han explicado que el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, acudirá el próximo miércoles, 24 de septiembre, al Congreso para explicar la futura normativa. El plan técnico supondrá un cambio de frecuencia de los canales de TDT con el objetivo de liberar la banda de los 800 Mhz para el despliegue de la tecnología 4G móvil.

“Se trata de un proceso de gran complejidad técnica, que deriva de un mandato comunitario y se está llevando a cabo por todos los estados miembros de la Unión“, ha añadido la vicepresidenta.

A falta de conocer los cambios introducidos por el Ejecutivo al proyecto presentado al sector el pasado mes de julio, Industria había diseñado un Plan Nacional de Ordenación de la TDT con ocho múltiplex frente a los 10 actuales y con la previsión de sacar a concurso público un múltiplex (tres o cuatro canales en función de si son en formato alta definición y estándar) y un tercio de otro múltiplex.

El propio Calvo-Sotelo ya explicó en el mes de julio que el proyecto, al planificar ocho múltiples, señala que “efectivamente” hay una capacidad sobrante de frecuencias y adelantó que el concurso para otorgar las mismas se hará “una vez se haya aprobado el decreto”.

Usuarios, instaladores, fabricantes y operadores de televisión públicos y privados han presentado ya sus alegaciones al Gobierno para mejorar el plan, entre las que se incluyen peticiones para delimitar fechas, condiciones (si será en formato estandar o en alta definición) y cobertura (para que se equipare a la del resto de múltiplex, es decir, que llegue al 96 por ciento de la población) para el concurso público que no se determinaban en el texto original.

Plan de actuación e interferencias. Además, falta por conocer las recomendaciones que el Consejo de Estado ha emitido sobre la propuesta y que el Ejecutivo podría incorporar o no, ya que este órgano consultivo emite dictámenes preceptivos pero no vinculantes. El pasado jueves, Industria convocó a los distintos agentes que conforman el Consejo Asesor de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (CATSI) para facilitar un plan de actuación para la puesta en marcha del dividendo.

En dicho plan, Industria contempla elaborar una orden ministerial que regule las condiciones para la coexistencia de las emisiones 4G con las de TDT, tras la puesta en marcha del dividendo digital, ante posibles interferencias que podrían surgir entre ambas tecnologías.

Además, el documento incluye un plan de comunicación dirigido a los ciudadanos para “transmitir los beneficios de la evolución tecnológica” de la TDT y trasladar los beneficios “económicos, sociales y culturales” del dividendo digital, destacando “las bondades de la tecnología 4G”.

Una vez aprobado y publicado en el BOE, sustituirá al Plan Nacional de Transición a la TDT, aprobado en 2005, por el que se produjo la transición de la emisiones analógicas a las digitales.

Con el plan diseñado por Industria las televisiones privadas pasarán de contar con seis a cinco múltiplex y las comunidades autónomas, salvo Cataluña, contarán con uno frente a los dos actuales, mientras que RTVE que ahora tiene dos múltiples, contará con un múltiple y dos tercios de otro múltiple.

Cinco múltiples para canales privados. Según las definiciones establecidas, cada múltiple puede albergar cuatro canales en definición estándar o tres en alta definición. Para los operadores privados de televisión se establecen cinco múltiples. Tres ya están creados. Uno es para Atresmedia, otro para Mediaset y otro lo comparten Net TV y Veo TV. Para estos tres múltiples se determina que la cobertura de señal deberá alcanzar al 96 por ciento de la población española antes del 31 de diciembre de 2014.

De los dos múltiples de nueva creación, uno de ellos se distribuiría de la siguiente manera: un canal para Atresmedia y dos para Mediaset. El cuarto canal de este múltiple saldría a concurso en formato estándar. Este múltiple deberá tener una cobertura del 80 por ciento de la población española antes del 31 de diciembre de 2014 y del 96 por ciento en los seis meses posteriores.

Los canales del quinto múltiple previsto por Industria saldrán también a concurso. Ahora bien, el plan no determina el plazo para convocar el concurso, ni si se hará, en el caso del quinto múltiple, para formato en alta definición (en cuyo caso saldrían a concurso tres canales) o en definición estándar (saldrían a concurso cuatro canales). Tampoco determina en ningún momento la cobertura que debería cubrir este múltiple.

Simulcast. Los titulares de las licencias (es decir, en los múltiples ya establecidos) “podrán realizar una emisión íntegra y simultánea en alta definición de uno de sus canales de televisión estándar”.

RTVE contará con un múltiple más dos tercios de un segundo múltiple (el resto sale a concurso). En todo caso, el plan prevé que Industria pueda acodar, previa consulta con la Corporación, la reducción de la asignación del segundo múltiple a un tercio, destinando el restante a realizar emisiones experimentales y a favorecer tecnologías y servicios innovadores.

Las comunidades autónomas pasarán de tener dos a un mútliplex. Aunque no todas ellas han utilizado el segundo múltiple, sí los han hecho comunidades autónomas como Andalucía, País Vasco o Galicia. En el caso de Cataluña, pierde un múltiple, pero seguirá contando con dos, ya que el plan no afecta al múltiple desplegado con anterioridad a la aprobación del Plan de Transición a la TDT de 2005.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.