Dos fundaciones españolas recuperarán 50.000 hectáreas de bosque atlántico

Esta iniciativa arrancó en 1999, fecha desde la que han sido plantados entre 70.000 y 80.000 árboles, repoblanco con ellos unas 12 hectáreas.

Programa 'Crece con tu árbol'
Ya han sido repobladas 12 hectáreas.

Europa Press. La Fundación Banco Santander y la Fundación Naturaleza y Hombre (FNyH) ha anunciado un proyecto conjunto para recuperar más de 50.000 hectáreas de bosque atlántico en la montaña cántabro-burgalesa. El objetivo es implantar un “modelo sostenible de gestión silvopastoral” que detenga la erosión que afecta a este ecosistema “en peligro” como consecuencia de los incendios y la deforestación.

Esta iniciativa, que ha sido presentada en el Ecomuseo-Fluviarium de la Fundación Naturaleza y Hombre en Liérganes (Cantabria), arrancó en 1999 y ha recibido ahora el apoyo “logístico y económico” por parte de la Fundación Banco Santander, que ha invertido unos 100.000 euros en el proyecto, según ha indicado el presidente de la FNyH, Carlos Sánchez.

Durante su intervención, Sánchez ha explicado que, desde 1999, han sido ya plantados con éxito entre 70.000 y 80.000 árboles, con lo que han sido repobladas unas 12 hectáreas. Se trata de especies arbóreas como roble, haya, fresno, tilo o abedul, cuyas semillas proceden de viveros locales como el de El Pendo para garantizar así su similitud genética.

Entre ellas, se prevé el levantamiento en una de las fincas del proyecto en San Roque de Riomiera (Santander) de una arboleda con tilos, tejos y una veintena de hayas en recuerdo del expresidente del Banco Santander, Emilio Botín, fallecido el pasado 10 de septiembre.

Un paisaje marcado por la mano del hombre. Según el presidente de la FNyH, la montaña pasiega constituye un paisaje “único y singular”, marcado por la acción del hombre, quien a lo largo de los siglos ha erigido en la zona unas 7.000 cabañas sobre laderas abruptas donde pasta el ganado, protegido por pequeños muros. Se trata además de una “encrucijada botánica” con una “gran riqueza” desde el punto de vista ecológico e hidrológico, con ríos en su vertiente norte como el Miera, Pas y Asón que, sumados, abastecen al 47 por ciento de la población cántabra.

Precisamente una de las claves del proyecto es la recuperación de variedades locales de ganado doméstico para establecer “pequeños cortafuegos” con los que se combaten los incendios y se refuerza la supervivencia del bosque replantado, según Sánchez, que ha asegurado que el sistema “está funcionando” aunque a base de un “alto coste de mantenimiento”.

En este sentido, algunos de los animales empleados se encuentran en peligro de extinción. Es el caso del caballo losino o la vaca roja pasiega, cuya población retrocedió desde finales del siglo XIX como consecuencia de la introducción de la vaca frisona desde Holanda. Aunque se la llegó a creer extinta, a finales de la década de 1990 los veterinarios comenzaron a localizar algunos ejemplares en la zona hasta formarse un censo estimado de 200 individuos, según el guarda particular de campo de la FNyH, Lorenzo García Fuente.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.