Antonio Pérez, un artista que lleva prolongando la belleza natural de los animales desde 1970

Este granadino con 44 años de experiencia en la taxidermia es pionero en especializarse en la práctica "al salto", siendo el único en el mundo que sabe desempeñar la "técnica de la balanza".

Antonio Pérez Rodríguez
El taxidermista Antonio Pérez Rodríguez.

Alejandro Díaz. El arte que consiste en la preparación de un animal para que no se descomponga y conservarlo de manera que parezca vivo se le denomina taxidermia. Esta palabra que proviene del griego “taxi” (arreglo) y dermia, “dermis”(piel) es una práctica que se lleva desarrollando desde el siglo XVI, siendo los egipcios los pioneros en realizar este tipo de inmortalización de especies. Una disciplina que se ha convertido en un gran instrumento de estudio científico y divulgación en museos de historia natural y que no todo el mundo sabe desempeñar, ya que conlleva una técnica que se depura con la experiencia y los años.

España tiene el privilegio de poseer un prestigioso taxidermista reconocido a nivel mundial, catalogado como uno de los mejores del planeta y que además es el primero en especializarse en la práctica de “al salto”, una modalidad que recrea la expresividad y el movimiento de los animales donde técnica, ciencia, arte y naturaleza se llegan a complementar.

Poner leyenda
Pérez se especializó en la técnica ‘al salto’.

Antonio Pérez Rodríguez, natural de Santa Fe (Granada), es un apasionado de la naturaleza y del reino animal. De forma autodidacta, con sólo 14 años y sin ningún tipo de formación sobre esculturas, comenzó a desarrollar esta disciplina y a día de hoy refleja en su currículum sus 44 años de experiencia. La prensa especializada en este campo y los grandes entendidos en la materia lo consideran como un innovador en la taxidermia. Su pasión por la naturaleza y sus dotes de escultor se han convertido en las claves de su éxito, sin olvidar las virtudes de la constancia y el esfuerzo. Un premio internacional y cinco premios nacionales avalan la profesionalidad de este artista.

poner leyenda
La taxidermia es una práctica que ya llevaban a cabo los egipcios.

Para este granadino, la taxidermia queda lejos de las manipuladas y erróneas creencias actuales que la consideran antigua, inútil e incluso destructiva para el medio ambiente. Este hombre considera esta disciplina como simplemente un medio para prolongar la belleza natural de los animales que han perdido la vida y asegura que deberán de cambiar las cosas en la sociedad para que este arte se valore como ya pasa en América.

Estampida
Estampida.

Los grupos de animales naturalizados con la técnica de “al salto” son los que han hecho que Antonio sea un referente mundial en la actualidad. El resultado de su trabajo consta de representaciones repletas de movimientos salvajes y desafíos constantes a las leyes de la gravedad. Entre sus obras más destacadas se encuentran situaciones trágicas de la naturaleza como una cebra que huye de una leona y le propina una coz en la cabeza, o “Estampida”, que recrea 17 cabras montesas unidos entre sí y sostenidas únicamente por la pata de una de ellas. Para dar vida a estos animales, Antonio Pérez, además de basarse en tres pilares básicos para sus creaciones (movimiento, expresión y anatomía) depura la técnica que el mismo ha bautizado como “la balanza” y que permite sostener hasta unos 1.200 kilogramos de peso.

Actualmente todas sus exposiciones se encuentran en el Parque de las Ciencias de Granada, pero tras una inversión de 175.000 euros para la adquisición de solares y 138.892 euros para su urbanizacióin, Antonio Pérez comienza a cumplir su sueño, dotar a Santa Fe -su pueblo natal- de un museo que le convierta en referente mundial.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.