Utilizan una novedosa radiocirugía robotizada para controlar los tumores periópticos

El meningioma perióptico es con frecuencia inoperable, pero gracias a esta técnica se consigue mantener la agudeza visual en la totalidad de aquellos enfermos en los que todavía no estaba afectada.

Radiocirugía robotizada.
Radiocirugía robotizada.

Redacción. Médicos del Centro de Radiocirugía CyberKnife del Grupo IMO de Madrid han desarrollado una novedosa radiocirugía robotizada que permite el control tumoral total del meningioma perióptico, un tipo de tumores que a menudo no se puede extirpar en su totalidad y provoca pérdidas de agudeza visual progresiva.

La técnica permite hacer una conformación completa de la irradiación terapéutica con alta dosis al volumen del tumor con una precisión submilimétrica, lo que permite respetar la totalidad de las estructuras nerviosas y vasculares alojadas en la proximidad de la lesión, evitando efectos indeseados, además de la comodidad de tratarlo en tres o cinco sesiones según su tamaño.

Esta entidad ha presentado un estudio con más de 30 pacientes tratados en el último Congreso de la Sociedad Americana de Radiocirugía celebrado en Minneapolis (Estados Unidos) y en el Congreso Nacional de Neurocirugía que se ha celebrado en Cádiz, y los resultados muestran como todos los pacientes presentaron un 100% de control tumoral.

Además, el caso más significativo fue el de una mujer con un tumor que le había provocado una afectación progresiva de la visión del ojo y el desplazamiento del globo ocular con la consiguiente secuela estética. Sin embargo, tras cinco sesiones de tratamiento su recuperación ha sido completa.

Por su localización en la base del cráneo, estos tumores son a menudo inextirpables en su totalidad y provocan pérdidas de agudeza visual progresiva, incluso desplazamientos de la órbita ocular, que pueden ocasionar la ceguera completa del ojo afectado. “La dificultad en el abordaje terapéutico de los meningiomas periópticos radica en su delicada localización, muy próxima a la vía óptica y otras importantes estructuras nerviosas y vasculares en la base del cerebro, lo que condiciona y limita el tratamiento quirúrgico”, ha explicado Luis Lorenzana, neurocirujano y experto en Radiocirugía del Grupo IMO.

Asimismo, el hecho de estar ubicadas en la base del cráneo hace que la Radioterapia Fraccionada Convencional, que se prolonga a lo largo de 25 ó 30 sesiones, aunque eficaz en muchos casos, sea menos segura dada la proximidad de nervios y estructuras vasculares y hormonales importantes que pueden resultar afectadas negativamente por la radiación.

Sin embargo, gracias a la aplicación de alta tecnología mediante la radiocirugía robotizada con CyberKnife, la evolución de los pacientes es muy satisfactoria y, además de controlar el tumor, se consigue mantener la agudeza visual en la totalidad de aquellos enfermos en los que todavía no estaba afectada, y mejorado la visión en el 50% de los pacientes que habían presentado un deterioro de la misma con anterioridad al tratamiento.

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.