Utilizan moléculas activables por luz para regular un mecanismo clave frente al Parkinson o la epilepsia

Este agente químico ha sido desarrollado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y el Institut de Bioenginyeria de Cataluña. Gracias a esta investigación se podrán desarrollar fármacos más efectivos.

Moléculas activables por luz.
Moléculas activables por luz.

Redacción. Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Institut de Bioenginyeria de Cataluña han desarrollado un agente químico con moléculas activables por luz que permite controlar un receptor clave en la neurotransmisión y, por tanto, para el desarrollo de fármacos contra el Parkinson, el dolor y la epilepsia.

En concreto, explican en la revista ‘Nature Chemical Biology‘, se han centrado en un subtipo de receptores acoplados a la proteína G endógena, la clase más grande y mejor validada de proteínas diana farmacéuticas, mediante un compuesto regulado por luz cuya estructura es similar a un fármaco.

El desarrollo de medicamentos regulados por la luz (optofarmacología) tiene un “claro potencial terapéutico”, ya que puede emplearse en organismos para controlar la actividad de un receptor o proteína específicos con fines terapéuticos sin necesidad de alterar los genes que los codifican.

En esta ocasión, según ha explicado Amadeu Llebaria, investigador del CSIC y el Institut de Química Avançada de Cataluña que ha participado en el estudio, han descrito el desarrollo de un nuevo agente químico para controlar el receptor de glutamato mGlu5 a nivel molecular con selectividad farmacológica mediante un efecto alostérico, que “puede ser regulado en el espacio y en el tiempo mediante la luz”.

“Esta familia de receptores metabotrópicos de glutamato tiene un papel muy importante en la neurotransmisión y constituyen receptores de interés para el desarrollo de fármacos para distintas enfermedades del sistema nervioso central (Parkinson, dolor, epilepsia, ansiedad, etcétera)”, indica el científico.

El desarrollo de medicamentos regulados por luz ofrece una ventaja sobre la optogenética, cuyas aplicaciones terapéuticas están limitadas por la dificultad para actuar sobre receptores endógenos, y por la manipulación genética necesaria para expresar las proteínas fotoactivas en los seres humanos. En cambio, dichos medicamentos no precisan de la manipulación de los genes del organismo receptor, concluye Llebaria.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.