Los tratamientos con anticuerpos monoclonales suponen una alternativa para los pacientes con asma grave

La eficacia de los mismos ha dado lugar a que un grupo de alergólogos de Jaén diseñe un protocolo, que se encuentra en fase preliminar, con resultados bastante satisfactorios.

José Fernando Florindo. / Foto: Unia
José Fernando Florindo. / Foto: Unia

Europa Press. El doctor especialista en Alergología del Hospital Universitario San Cecilio de Granada José Fernando Florindo ha destacado la alternativa que suponen los tratamientos biológicos con anticuerpos monoclonales para los pacientes de asma grave, “siendo muy eficaces, mejorando su calidad de vida, disminuyendo los episodios de urgencia e ingresos”, ha declarado.

Florindo ha participado en el encuentro organizado por la Universidad Internacional de Andalucía (Unia) ‘Abordaje integral del paciente con asma por alergia al polen de olivo’ que se ha estado desarrollando en el Campus Antonio Machado de Baeza (Jaén), y ha puesto de manifiesto que “los tratamientos biológicos con anticuerpos monoclonales en el ámbito alergénico están aportando unos resultados muy esperanzadores para los pacientes“.

Este tipo de tratamientos biológicos “se están aplicando en todos los campos de la medicina”, y ha explicado que “para un paciente de asma grave puede darle mejores resultados que la tradicional inmunoterapia a base de vacunas, ya que este perfil de pacientes suele presentar reacciones adversas ante un tratamiento tan agresivo”.

El asma producida por la alergia a algún tipo de polen, y en este caso específico, al olivo, “puede controlarse, teniendo en cuenta que un paciente de estas características no solo presenta síntomas en primavera cuando hay más polen, y si conseguimos que lleven mejor la agresión de este período de polen, los síntomas asmáticos a lo largo del año van a ser menos graves ya no sólo los acusados a la alergia, sino a otros factores”, ha subrayado.

Son tan eficaces los resultados, que un grupo de alergólogos de Jaén “ya ha diseñado un protocolo en fase preliminar con resultados bastante satisfactorios“. Se trata de “un protocolo muy interesante y novedoso”, que en otros países con otro tipo de pólenes “ya se aplica de manera parecida. Consiste en “tratar al paciente en los primeros meses del año cada dos o tres semanas y continuar el tratamiento durante la primavera”, ha explicado Florindo.

Entre los fármacos biológicos que corresponden a estas características, “el ‘Omalizumab’ está funcionando muy bien”. Según el doctor “hay otros tratamientos que aún no están comercializados pero que también ofrecen buenos resultados”. Florindo ha querido destacar que los tratamientos con anticuerpos monoclonales “vienen a cubrir un hueco que la inmunoterapia o las vacunas había dejado, al no ser tan efectivos en pacientes con un perfil de asma grave”, ha concluido.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.