El veto a la construcción civil de Navantia toca a su fin

La empresa se alegra de que la decisión no se prorrogue y espera que el fin de las restricciones en el mercado civil permita obtener mayor carga de trabajo y generar empleo.

Instalaciones de Navantia. / Foto: Europa Press.
Instalaciones de Navantia. / Foto: Europa Press.

Europa Press. El presidente del comité de empresa de Navantia Cádiz y miembro del comité intercentros de Navantia, Juan Bedeli, ha expresado la “satisfacción” de los trabajadores por el “cumplimiento del acuerdo alcanzado en 2004 entre Gobierno, sindicatos y Bruselas”, que fijaba el fin del veto a la construcción civil en el 31 de diciembre de 2014.

Bedeli considera positivo que el acuerdo se cumpla y que no se haya decidido una prórroga del veto. Por ello, confía en que se inicien “de inmediato” las gestiones necesarias para que pueda contarse lo antes posibles con nuevos encargos civiles, paliando así la situación de “inactividad” que atraviesan fundamentalmente los astilleros de Fene y Puerto Real, que han sido los más afectados por dicha restricción.

Por otra parte, apunta Bedeli que el acuerdo alcanzado en su día con Bruselas implicaba, entre otras cuestiones, un tope de plantilla en Navantia, que no podía superar los 5.560 trabajadores en sus seis centros.

Considera, por tanto, que el fin del acuerdo afecta también a ese aspecto. Por ello, entiende que “es momento de sentarse con Navantia y la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) para analizar este punto, ya que una apuesta seria y firme por el sector naval pasa por una renovación, porque entre savia nueva y gente joven en la plantilla“.

Recuerda el representante sindical los esfuerzos que supuso este acuerdo, que entre otras cuestiones implicó la privatización de los astilleros de Sevilla, Manises, Gijón y Sestao.

Finalmente, ha resaltado la “escasez” de carga de trabajo existente en el astillero de Cádiz, en el de San Fernando y el de Puerto Real, que está “en paro total”, y confía en que el fin de las restricciones en el mercado civil permita dar la vuelta a la situación.

Cabe recordar que la Comisión Europea ha ratificado que el 1 de enero de 2015 finaliza el veto a la construcción naval civil en Navantia, como consta en una respuesta del comisario europeo de la Competencia, Joaquín Almunia, a la europarlamentaria de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) Lidia Senra.

Trabajo en Cartagena. Por otro lado, han comenzado los trabajos de ejecución de la gran carena del submarino de la Armada Española S-74 ‘Tramontana’, en las instalaciones de Navantia-Cartagena, con el desmontaje de la escotilla de embarque de los motores.

Se trata de la cuarta revisión a fondo que se lleva a cabo en este buque, que ha sido posible después de que a mediados de agosto se firmase la correspondiente orden de ejecución entre la Armada Española y Navantia. El resultado final será la prolongación de la vida del barco para otros cinco años.

La realización de estos trabajos ocupará a unos 300 trabajadores, entre personal propio de Navantia y personal de industria auxiliar. En esta ocasión, el alcance de la obra será mayor del habitual dado que, además de los trabajos propios de una Gran Carena, se han incluido otros que gestionaba directamente la Armada o se incluían en contratos distintos, como la adquisición e instalación de los cuadros eléctricos principales del submarino, el suministro de todos los repuestos necesarios para la ejecución de la obra, la compra de las baterías del submarino y el mantenimiento y puesta a punto de los equipos electrónicos del buque. El importe total del presupuesto de esta obra asciende a 42,9 millones de euros.

El submarino ‘Tramontana’ permanece a cubierto en las instalaciones del Astillero de Navantia en Cartagena desde el pasado día 23 de abril.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.