Nace la primera cerveza artesana de Andalucía con sabor a fresa

Después de varios meses de pruebas con la textura, el sabor y los azúcares del fruto rojo y manejando distintas recetas, dos onubenses han conseguido crear dentro de su variedad de cerveza casera, una en la que el fruto rojo adquiere un total protagonismo.

El color rosado de la cerveza de fresa.
El color rosado de la cerveza de fresa.

P. M. La elaboración de cerveza artesana, movimiento conocido como brewery, ha pasado de ser una mera afición, a convertirse en una alternativa para el emprendimiento para muchos jóvenes andaluces.

Entre ellas destaca una original y llamativa iniciativa que se ha convertido en la primera cerveza con sabor a fresa de Andalucía. Esta idea surge en Huelva de la mano de los onubenses Carlos Vázquez y su socio, quienes tras multitud de pruebas experimentando con el popular fruto rojo han conseguido una cerveza en la que la fresa adquiere el principal protagonismo, tanto en el sabor como en el tono rosado que tiene.

Esta es una de las variedades de Tartessos, la marca que han creado Carlos y su socio para la elaboración en Huelva capital de cerveza artesana. De momento es un proyecto de empresa, pero ya están sentadas las bases y, aunque aún no han abierto oficialmente el establecimiento, ya la producen.

Carlos Sánchez Domínguez con todo el equipo de trabajo.
Carlos Sánchez Domínguez con todo el equipo de trabajo.

Carlos Vázquez asegura que Tartessos “es la primera cerveza artesanal que se hace en la provincia de Huelva y además una de sus modalidades es muy novedosa y llamativa, ya que es la primera con sabor a fresa en Huelva y creemos que en Andalucía”.

La fábrica y punto de venta se encuentra en el centro de Huelva, en un local donde se elabora y se vende a la misma vez el producto.

Hace un año que estos dos hombres empezaron a hacer cerveza en casa, haciendo pruebas, y fue en abril de este 2014 cuando la empresa empezó a tomar forma, ya que como aseguran “es un duro proceso”.

Su propósito era “sacar la cerveza al mercado antes de verano porque es una fecha donde puede haber más consumo”, pero al final “todo se está retrasando un poco más de lo previsto. Hemos tardado también porque nosotros mismos hemos diseñado los equipos de fabricación”.

De momento, están presentando el producto en bares y dándose a conocer en la redes sociales. La idea es clara, “tenemos un producto bueno y estamos muy seguros de su calidad. La propia cerveza habla por sí misma“.

Los tres tipos de Cerveza Tartessos.
Los tres tipos de Cerveza Tartessos.

Variedades de Tartessos. Hay tres tipos de cerveza Tartessos: la rubia, que es lo más parecido a la cerveza tradicional; la cerveza oro, que es una cerveza reservada para el público más cervecero; y por último la más novedosa de las tres, la cerveza de fresa, que tiene un color rosado que se identifica claramente con el fruto rojo. La elaboración de esta cerveza es corta, aunque la fermentación es más larga que la de las otras.

En cualquier caso, todo el proceso es visitable, quizás esto sea lo que más sorprenda, ya que “no se oculta nada, todo está a la vista del público, es transparente, natural y artesanal”, explican.

Cerveza rubia.
Cerveza rubia.

En septiembre abrirán sus puertas definitivamente, con los tres tipos de cerveza a la venta, sin olvidar la más esperada, la Tartessos de Fresa. Tanta relevancia le dan a esta variedad que a principios de septiembre planean hacer una presentación de la misma: “además de que es nuestro ojito derecho, creemos que puede ser lo más llamativo”, reconocen los creadores de Tartessos.

Además de en la tienda física, el producto también se podrá comprar on line y por encargo, ya que las ventas van creciendo: “al principio fueron contactos, amigos… De momento estamos trabajando con el boca a boca, no hemos hecho mucha publicidad, vamos con paso lento pero firme”, aseguran.

El origen de Tartessos. Tartessos es el proyecto de un emprendedor, Carlos Vázquez, que se quedó en paro y decidió crear algo propio. Entonces empezó a leer revistas para emprendedores y entre todas las ideas que encontró la que más le entusiasmó fue la de la fabricación de cerveza artesana. A partir de ahí empezó a leer y leer sobre el tema.

“Es un proceso muy lento, ya que hay que empaparse de muchos conocimientos, de muchas técnicas, y además añadir el largo y trabajoso papeleo que supone crear una empresa”, reconoce Carlos.

Según los socios, “para realizar una buena cerveza no hace falta tener estudios, pero para el diseño de los equipos sí nos vinieron muy bien nuestros conocimientos previos”.

En cuanto al nombre, “pensamos que era uno de los que se identificaban más rápidamente con Huelva  y que a la vez también sería reconocible en otros puntos de Andalucía occidental.  Pero en la etiqueta pone claramente que es cerveza de aquí, hecha con agua de aquí y cien por cien onubense. Además hace referencia a algo antiguo, y lo antiguo se relaciona con lo artesanal, como la elaboración de esta cerveza.”, explican.

Ollas para la elaboración de la cerveza.
Ollas para la elaboración de la cerveza.

La receta. De los ingredientes de la cerveza, la cebada es sin duda el principal. La cebada (Hordeum vulgare) es una planta de la familia de las gramíneas. Según explican Carlos y su socio “no todas las variedades de cebada son óptimas para la elaboración de la cerveza, se utilizan las denominadas cebadas cerveceras aptas para ser malteadas y deben poseer una serie de características físicas y bioquímicas como por ejemplo que el grano de la cebada debe ser grueso, uniforme, con forma redondeada y tener un color amarillo claro. Esto no lo hacen en la fábrica, si no que lo hace una gran industria, la maltería”.

Durante la fase del malteo los granos se secan. Cuanto más secos, más tostados y más oscura es la cerveza que se obtiene. Aunque hay cervezas que se elaboran con solo un tipo de malta, hay otras que contienen varias para así obtener diferentes aromas, colores y sabores que caracterizan a cada cerveza, de ahí que su fórmula sea un secreto bien guardado. 

Después nos encontramos con otro ingrediente, el lúpulo (Humulus lupulus L)  que es la planta que confiere el sabor amargo y el aroma tan característicos de la cerveza. Estas flores tienen forma de conos o piñas que contienen en su interior unas glándulas que están llenas de una resina de color amarillento llamada lupulina con un gran contenido de componentes, los denominados ácidos alfa, que dan el sabor amargo a la cerveza, contribuyen a la formación de espuma y ayudan también a su conservación.

Las tres variedades son distintas entre sí, aunque con la que estos onubenses quieren marcar la diferencia, es sin duda con la nueva y primera cerveza de fresa de Andalucía. 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.