Los humanos ya comían caracoles en la cuenca mediterránea española hace 30.000 años

Los fósiles hallados en la Cova de la Barriada, en Benidorm, demuestran que este molusco se empezó a introducir en la dieta del Homo Sapiens unos 10.000 años antes de lo que se pensaba hasta ahora.

Parte de los fósiles de caracoles de tierra encontrados en la Cueva de la Barriada. / Foto: IPHES
Parte de los fósiles de caracoles de tierra encontrados en la Cueva de la Barriada. / Foto: IPHES

Redacción. Hace sobre 30.000 años, a principios del Paleolítico Superior, durante el periodo Gravetiense, los Homo Sapiens que vivían en la región mediterránea de la Península Ibérica incorporaron en su dieta los caracoles terrestres. El empleo de este recurso alimenticio fue aquí unos 10.000 años anterior al documentado en el Norte de África y el resto de Europa.

Así se desprende del estudio de los restos fósiles de la especie Iberus alonensis, conocida popularmente como caracol serrano, hallados en la Cova de la Barriada (Benidorm, provincia de Alicante), un yacimiento paleolítico investigado por el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES). El trabajo se da a conocer en la revista de acceso abierto PLoS ONE, en un artículo desembargado el 20 de agosto y que tiene como firmante principal al arqueólogo Javier Fernández-López de Pablo, investigador de dicho instituto.

El consumo de caracoles se generalizó a finales del Pleistoceno (hace unos 20.000 años), siendo muy frecuente durante el Holoceno inicial (hace sobre 11.600-8.900 años). Sin embargo, no se conocía con certeza cuándo y cómo fueron incorporados en la dieta humana. Los recientes descubrimientos en la Cova de la Barriada han aportado pruebas irrefutables sobre la selección, preparación y consumo alimenticio de los caracoles terrestres durante el periodo Gravetiense.

Restos de tornillos in situ, entre los hogares de la Cueva de la Barriada. / Foto: IPHES
Restos de tornillos in situ, entre los hogares de la Cueva de la Barriada. / Foto: IPHES

Metodología. Así pues, los humanos de Cova de la Barriada incluían los caracoles terrestres en su dieta hace sobre 30.000 años. Los autores de la investigación han llegado a esta conclusión tras analizar los patrones de selección de este molusco, el consumo y su acumulación en el yacimiento, así como los restos de conchas, su proceso de fosilización, la composición y edad de los mismos.

El equipo científico observó agrupaciones de conchas completas de dicha especie de caracoles en tres capas del yacimiento, en un intervalo cronológico de 31.000 a 26.900 años. Los caracoles adultos se encontraron cerca y en el interior de hogares prehistóricos utilizados para cocinarlos, junto con herramientas de piedra y otros restos de animales. Los hogares estaban alimentados de leña de pino y enebro, y los caracoles fueron asados en las brasas a una temperatura inferior a 375 ºC.

Javier Fernández-López de Pablo comenta: “Este comportamiento se corresponde a patrones desconocidos hasta ahora sobre el uso de invertebrados y puede significar una ampliación de la dieta humana durante los inicios del Paleolítico superior en la cuenca mediterránea”.

El mismo investigador ha destacado que el caracol terrestre fue objeto de una estrategia de explotación sostenible, consistente en la selección de individuos adultos, a lo largo de más de 4.000 años de ocupación de la Cova de la Barriada.

Asimismo ha remarcado: “La incorporación de este alimento coincide con la aparición de estrategias de subsistencia más diversificadas durante el Gravetiense, periodo en el que se produce la consolidación demográfica de las poblaciones de Homo sapiens en la Península Ibérica”.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.