Rememorando a Octavio Augusto y las Guerras Cántabras

Conoce la historia de las valerosas tribus del norte de la Península Ibérica enfrentadas a las poderosas legiones romanas, protagonistas de famosas batallas que se siguen recreando en la localidad cántabra de Los Corrales de Buelna.

César Augusto.
César Augusto. / ecuentohistoriaa.blogspot.com.es

Ana Amador. El pasado 20 de agosto se celebraron los 2.000 años de la muerte del primer emperador romano César Augusto, quien en el año 15 a.C. ordenó fundar una colonia en la antigua ciudad ibérica de Salduie tras su victoria en las Guerras Cántabras, lo que dio vida a Cesaraugusta (actual Zaragoza). Anteriormente, en el año 25 a.C., creó la Colonia Iulia Augusta Emerita (Mérida) para acoger a los soldados eméritos licenciados de la Legio V Alaudae y Legio X Gemina que lucharon contra las tribus autóctonas del norte.

Durante esta conmemoración mucho se ha narrado sobre el legado de este emperador romano pero, ¿qué sucedió durante las Guerras Cántabras?, ¿quiénes las protagonizaron? Te invitamos a regresar en el tiempo hasta una época de cruentas batallas y conocer los vestigios de aquellos intensos acontecimientos que aún se conservan en nuestro país.

Las Guerras Cántabras comenzaron el año 29 a.C. cuando los pueblos astures, cántabros, vacceos y otras pequeñas tribus del norte peninsular se unieron para luchar por su independencia. Ante esta rebelión, se trasladaron a Hispania varias legiones entre las que destacan la I Augusta, XX Valeria Victrix, Augusta Macedonica, IX Hispana, V Alaudae y X Gémica. Así que aproximadamente 70.000 hombres, entre soldados y auxiliares, marcharon  a combatir por la grandeza del Imperio Romano.

Desfiles de las legiones romanas en Los Corrales de Buelna.
Desfiles de las legiones romanas en Los Corrales de Buelna. / http://www.spainisculture.com

En la primavera del año 26 a.C. Octavio Augusto desembarcó en Tarraco (Tarragona) y preparó la campaña para unificar Hispania bajo en poder del Senado. Esta conquista dio lugar a encarnizados enfrentamientos como la batalla de Bergida (Asturias), tras la cual un grupo de cántabros y astures lograron refugiarse en el Monte Vindio (Picos de Europa), aunque no consiguieron sobrevivir debido al frio y la falta de alimentos.

A pesar de su fuerza, el ejército romano contaba con dos factores relevantes en contra que daban ventaja a los pueblos autóctonos: la falta de conocimiento del terrero y el duro clima. Tal era la crudeza del invierno que incluso Augusto se retiraba a Tarraco y regresaba al finalizar esta estación para proseguir con la guerra. Por ese motivo los lugareños resistieron durante años el ataque de las legiones llevando a cabo la táctica de guerrillas.

Escenificación de las tribus cántabras.
Escenificación de las tribus cántabras. / http://www.guerrascantabras.net

Durante estas primeras campañas los romanos, liderados por Cayo Antistio Veto, rodearon el castro de Aracillum (situado en los valles del Pas), donde se vivió uno de los episodios más heroicos de las leyendas cántabras, puesto que sus habitantes prefirieron morir antes que caer en manos de los enemigos y ser vendidos como esclavos para trabajar en las minas.

Asimismo, en el año 25 a.C. se lanzó otra gran ofensiva, esta vez contra los astures, los cuales no resistieron y cayeron en la ciudad de Lancia (Villasabariego, León). Finalmente, debido al arrojo de guerreros cántabros como el caudillo Corocotta, Roma envió al norte de Hispania la flota de Aquitania (Galia) que desembarcó en el puerto de Victoriae (actual Santander) en el 19 a.C., lo que sorprendió en la retaguardia. Al frente de las legiones se encontraban el nuevo cónsul vitalicio Octavio Augusto y el famoso general Marcus Vipsanius Agrippa, quienes lograron apoderarse de los últimos castros y reductos cántabros.

Teatralización del ejército romano.
Teatralización del ejército romano. / http://www.soydelbesaya.es

En la actualidad, la región del Valle del Buelna aun conserva los vestigios romanos y de las tribus autóctonas. Por ello se pueden visitar, entre los numerosos yacimientos, el campamento romano de Tarriba, la calzada del monte Fresneda, los restos prerromanos del monte Dobra, las termas descubiertas en el Balneario de Las Caldas de Besaya o los castros de Cueto del Agua, Alto del Cueto y Espina del Gallego.

Además, desde 2001 en la localidad de Los Corrales de Buelna (Cantabria), de aproximadamente 12.000 habitantes, se celebra la fiesta de las Guerras Cántabras. Un evento que, durante la última semana de agosto y principios de septiembre, reúne a 1.800 personas que se reparten entre 13 tribus cántabras y 13 legiones romanas para recrear los enfrentamientos tras el desembargo en Santander de flota de Aquitania.

Estatua de Corocotta.
Estatua de Corocotta. / http://es.wikipedia.org

Esos días se puede disfrutar contemplando una boda cántabra, la recreación de la vida de los soldados en los campamentos romanos, las costumbres de las tribus en los poblados y las escenificaciones de las batallas en el Circo Máximo, entre otras teatralizaciones.

Además, tal ha sido la acogida de este evento que en 2003 fue declarada Fiesta de Interés Turístico Regional de la Comunidad Autonómica de Cantabria y en 2008 Fiesta de Interés Turístico Nacional.

De este modo la comarca ensalza con orgullo el espíritu de las valientes tribus que lucharon con arrojo contra el poderoso Imperio Romano e incluso prefirieron morir como héroes antes que ser conquistadas.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.