Científicos españoles prueban la eficacia de una nueva estrategia terapéutica contra el tumor cerebral más agresivo

El grupo de investigación ha conseguido eliminar tumores pulmonares en ratones gracias a esta estrategia y ahora intenta desarrollar un fármaco.

El equipo de investigadores que ha realizado el estudio. / Foto: Katherin Wermke.
El equipo de investigadores que ha realizado el estudio. / Foto: Katherin Wermke.

Europa Press. Una investigación liderada por el Instituto de Oncología Vall d’Hebron (VHIO) ha validado que la inhibición de la proteína Myc, implicada en el desarrollo de diferentes tumores, puede ser una estrategia terapéutica eficaz contra el glioma, el tumor cerebral más agresivo.

El trabajo, liderado por la investigadora Laura Soucek y publicado en Nature Communications, supone un nuevo enfoque terapéutico para un cáncer de mal pronóstico, a la vez que se ha confirmado que la inhibición de la proteína actúa sobre el tumor ya formado y contra sus células progenitoras, impidiendo que proliferen.

El equipo liderado por Soucek, el grupo de modelización de terapias antitumorales en ratón del VHIO, consiguió el año pasado eliminar tumores pulmonares en ratones gracias a la misma estrategia, y confirmaron que no había efectos secundarios ni resistencia al tratamiento.

Actualmente, el grupo intenta desarrollar un fármaco basado en el inhibidor de la proteína a la vez que intenta confirmar la eficacia del tratamiento en otros tumores, sobre todo con los más agresivos y sin tratamientos efectivos, según ha explicado la investigadora.

Soucek ha señalado que los experimentos han demostrado que la inhibición de Myc es eficaz tanto en tumores de ratón como en humanos, y que se ha dado un nuevo enfoque clínico al tratamiento que consiste en dirigirlo al tumor primario más común y agresivo que afecta al sistema nervioso central adulto.

La proteína Myc controla hasta el 15% de los genes humanos, y está implicada en procesos de proliferación y muerte celular programada -necesaria para la regeneración de los tejidos-, pero si se altera puede provocar una proliferación celular descontrolada, que puede originar la aparición de cánceres como el de cérvix, mama, colon, pulmón, páncreas, estómago y cerebro.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.