Vicente León, un Premio Max que profundiza en su faceta de actor tras consagrar su vida al teatro

Profesor de la Real Escuela Española de Arte Dramático y director teatral, obtuvo uno de los 'Goya' de este arte en 2007 por su Ciclo Autor. Recientemente hemos podido verlo en el Festival Fringe de Madrid, dando vida a uno de los personajes de 'Los desvaríos del verano', una vertiente menos conocida de este profesional con la que piensa seguir sorprendiendo al público.

Vicente León, un hombre dedicado al teatro.
Vicente León, un hombre dedicado al teatro.

Ana Rodríguez. Vicente León lleva el teatro en la sangre. Es profesor de la Real Escuela Española de Arte Dramático (Resad) desde hace 16 años, ha dirigido infinidad de obras y fue merecedor de un Premio Max (el Goya del teatro) en 2007 por su longevo Ciclo Autor. Ahora, a sus 57 años, el artista está profundizando en otra de sus facetas, la de actor, habiendo estrenado hace sólo unas semanas en el marco del Festival Fringe 2014 de Madrid y de la mano de Venezia Teatro, la obra Los desvaríos del verano, una versión de la pieza de Goldoni con la que han alcanzado un tremendo éxito.

León se hizo un álbum de actor cuando era más joven.
León se hizo un álbum de actor cuando era más joven.

La obra, la primera de una trilogía del autor italiano del siglo XVIII, es una crítica a la sociedad de entonces, aburguesada y derrochadora, donde las personas ricas frivolizan con el dinero. En este marco, con el que bien podrían tenderse puentes hacia la actualidad, León da vida a Fulgencio, el amigo de Filippo, padre de Jacinta, enamorada de Leonardo, un personaje que trata de poner cordura en ese mundo de derroche, aunque acaba viéndose arrastrado, su sensatez desbordada y entrando en cólera al no conseguir que la razón se imponga.

“Ha sido muy gratificante”, indica León y sigue: “hicimos dos funciones y estoy muy contento porque se quedó hasta gente fuera y el público en pie, aplaudiendo. Tengo la sensación de que la obra tendrá continuidad”. Tras el éxito de esta pieza, el profesional se ha reafirmado en que lo que desea es afianzarse sobre la tablas después de haber desarrollado una impresionante trayectoria, siempre vinculada al mundo del teatro.

'Yerma', de García Lorca, es una de las muchas obras que ha dirigido.
‘Yerma’, de García Lorca, es una de las muchas obras que ha dirigido.

Y es que Vicente León desde joven tenía claro que lo que le llamaba era hacer una labor artística. En el pueblo donde vivió de chaval, Nerva (Huelva), la cultura era escasa -había un cine y poco más- y no había teatro, llegando todo lo relativo a este arte, como recuerda, a través de la televisión, principalmente por ‘Estudio 1’, “un programa que veíamos todos los viernes cuando era niño, pero reconozco que nunca pensé que quería ser actor, me gustaba más cantar y escribía”.

Como actor en 'La última cena', de Ignacio Amestoy.
Como actor en ‘La última cena’, de Ignacio Amestoy.

Corría el año 1980 cuando Vicente encontró la que sería su profesión. Fue mientras hacía el Servicio Militar en Galicia, allí tenía mucho tiempo libre en el destino que le tocó, Pontevedra, y conoció a unos gallegos que tenían un taller de teatro en el que realizaban sesiones de ejercicio, de trabajo. Era cuando empezaban los Centros de Cultura.

Alumnas de León representando 'La casa de Bernarda Alba', de Lorca.
Alumnas de León representando ‘La casa de Bernarda Alba’, de Lorca.

“Era divertido. Viví allí una temporada y decidí formarme, así que me fui a Barcelona y entré en el Institut del Teatre. Hice mucho trabajo de voz y, como parecía que aquello se me daba bien, me mudé a Madrid porque me salió un trabajo”, recuerda León. En la capital de España, siguió con la formación que había iniciado en Barcelona y su buscó una academia, la Academia Tántara, en la que tuvo como profesor de voz a Jesús Aladrén, quien fue determinante para su carrera: “él me hizo su discípulo y me dijo que quería que diera clases. Aquello fue esencial en mi vida, saber que estaba dotado para el trabajo vocal. Así que superé mi miedo y empecé a dar clases. Mis primeros alumnos fueron mis propios compañeros de interpretación, lo cual fue muy especial porque confiaron en mí”.

De Müller ha llevado a escena varias piezas, como por ejemplo 'La máquina Hamlet'.
De Müller ha llevado a escena varias piezas, como por ejemplo ‘La máquina Hamlet’.

Comenzaba así su carrera pedagógica y de investigación, pues desde entonces ha estado estudiando y profundizando en los elementos más fundamentales del trabajo vocal, en su por qué, en la esencia del trabajo de un actor… entre otros temas. En momentos puntuales también formaba a los alumnos en interpretación y, debido a sus inquietudes y su gusto por cierto tipo de teatro, empezó a dirigir.

Desde muy joven, Vicente siempre quiso dedicarse al mundo del arte.
Desde muy joven, Vicente siempre quiso dedicarse al mundo del arte.

Esto último ocurrió cuando comenzó a dar clase en Itae, el Instituto del Teatro del Principado de Asturias: “la docencia me ofreció una perspectiva enorme del trabajo pedagógico y sentía, por lo que iba encontrando, que tenía mucho que ver con la voz para el actor, con cómo hay un trabajo específico y propio y que te ayuda a lo más importante, a encontrar la naturalidad, la credibilidad… palabras que hay que llenar de contenido. Entonces empecé a entender cada vez mejor el trabajo del actor y tenía impulsos creativos y le planteé un proyecto al director del Instituto para realizarlo con los alumnos de cuarto, a modo de trabajo de final de carrera. Aquella fue mi primera dirección”. Se trató de un dramaturgia, una propuesta escénica con textos diversos de tres autores y cuya realización le hizo tener la certeza de poseer la capacidad para seguir dirigiendo.

Atada a una silla en 'Pedazos rotos de algo', de Benito Escobar.
Atada a una silla en ‘Pedazos rotos de algo’, de Benito Escobar.

En el Itae, León también empezó a dar clases de interpretación, lo cual le dio la oportunidad de poner en práctica todo lo que sabía y orientarlo a la actividad del actor. “Me permitió hacer un trabajo más completo, un todo, sumando la parte interpretativa al trabajo de la voz”, explica el profesional.

Otra pieza de Müller dirigida por León, 'Medea material'.
Otra pieza de Müller dirigida por León, ‘Medea material’.

Aquello ocurrió en 1995 e hizo dar a León otro paso adelante. Ese mismo año falleció Heiner Müller, un dramaturgo alemán del que Vicente había montado varias obras, habiendo trabajado en sus clases de interpretación con textos de este autor. León sabía que en Madrid, en el Teatro Pradillo, la compañía La Tartana había representado obras de Müller y se puso en contacto con ellos para saber si tenían pensado llevar alguna a escena con motivo de la muerte del alemán. “Me dijeron que si yo lo montaba harían algo”, recuerda el profesor, y así nacieron unas jornadas sobre este autor, una mesa redonda en la que intelectuales y directores aportaran sus conocimientos y visiones del dramaturgo, para entender su vida, su historia, ideología… explicaciones que se completaban con puestas en escena de algunos fragmentos de sus obras.

En el recital 'Poetas de Guantánamo'.
En el recital ‘Poetas de Guantánamo’.

Aquello funcionó muy bien y León lo vio claro. El éxito radicaba en rodear obras de estudios, críticas, análisis… Era una gran idea que no podía morir allí. Así nació el Ciclo Autor –que luego se llevó a cabo en La Alternativa y más tarde en el marco del Festival Escena Contemporánea-, del que se celebraron 15 ediciones en las que se abordaron a autores como B. M. Koltès, Samuel Beckett, Harold Pinter, Sarah Kane, Botoh Strauss, Caryl Churchill, Michael Azamà, Jelinek, Debbie Tucker Green, Pier Paolo Pasolini, David Hare, etc. Tal fue la relevancia alcanzada por el evento que en 2007 Vicente León fue galardonado con el Premio Max de la Crítica por esta iniciativa.

'Stoning Mary,' de Debbie Tucker Green.
‘Stoning Mary,’ de Debbie Tucker Green.

“Fueron años intensos, de trabajo y responsabilidad, muy fructíferos. Además dentro de la revista Primer acto elaboraba un dossier con material del Ciclo que editaba la publicación. Esos dossieres son una referencia a día de hoy porque en ellos se habla de autores poco representados y poco conocidos”, afirma León.

'El Proyecto', de Alberto Wainer.
Dando vida a uno de los personajes de ‘El Proyecto’, de Alberto Wainer.

Durante todos estos años, el profesor siguió dando clases –Aula de Teatro de la Universidad Complutense, Escuela de Arte Dramático de la Universidad de Kent en Canterbury de Torrelodonesy, Resad– y dirigiendo tanto obras dentro de talleres de fin de carrera y de tercer curso, como de la compañía que montó, Teatro de la Esquirla, además de atender algunos encargos de una compañía de Salamanca.

'Veraneantes', M. Gorki.
‘Veraneantes’, M. Gorki.

Cuando el Ciclo Autor finalizó en el año 2010, León se tomó un tiempo de descanso, pero poco a poco fueron surgiendo nuevas inquietudes en él que lo han empujado a querer estar sobre las tablas. “Lo que me apetece ahora es actuar. En las obras que he dirigido solía hacer algún papel, sobre todo por motivos prácticos. La de actor es una vertiente en la que he hecho menos incursiones”, destaca León, aunque de ahora en adelante parece que esto va a cambiar y podremos verlo más en escena, una faceta que complementa a las de dirección escénica y pedagógica y que supone el colofón para este completo profesional que respira para el teatro.

One Response to "Vicente León, un Premio Max que profundiza en su faceta de actor tras consagrar su vida al teatro"

  1. Fernando Ruiz de Castro   noviembre 28, 2014 at 11:48 am

    el viernes 21, participé en el 6º Taller de Participación Ciudadana en los Ayuntamientos, titulado Comunicación en Público que se celebró en Torreforum de Torrelodones que impartiste tú. Según los comentarios de que escuché al término del taller y de los realizados posteriormente en dos asambleas de PODEMOS por los que tuvimos la suerte de participar, nos diste una lección magistral y fantástica de como se tiene que enviar la voz según los distintos ámbitos, como mantener la atención del público en distintos ámbitos, como transmitir confianza y seguridad, etc., etc. Muchas gracias. Una de las muchas preguntas-ejemplos que hiciste fue de donde sacamos la fuerza para defecar. Ahora cada vez que voy, me sonrío. Resulta que el otro día me compré un libro titulado “Cómo cagar en el monte” de Kathleen Meyer (editorial Desnivel), del cual se han vendido 3 millones de ejemplares, que me lo voy a leer y me preguntaré entonces si semejante historieta se podría adaptar para el teatro. Avisa por favor si tienes alguna actuación por la Sierra o en Madrid. Un saludo, Fernando

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.