La periodista Esther Bazán, casi un cuarto de siglo cubriendo la actualidad desde la SER

Se presentó a un examen de la emisora cuando aún estaba en tercero de carrera y, desde entonces, ha consagrado su vida laboral al medio radiofónico, compartiendo 'pecera' con grandes como Iñaki Gabilondo o Carlos Llamas. Actualmente es la jefa de informativos de fin de semana, un puesto que se ha ganado a pulso como se refleja en esta entrevista.

La periodista Esther Bazán. / Foto: www.cadenaser.com
La periodista Esther Bazán. / Foto: www.cadenaser.com

Ana Rodríguez. El próximo 2015 cumple sus bodas de plata en una de las emisoras de radio más importantes del país, la Cadena SER. Ella es la periodista Esther Bazán, actual jefa de informativos del fin de semana en la citada emisora y una de las grandes profesionales de la comunicación que, a día de hoy, sigue al pie del cañón, haciendo llegar a los oyentes las historias que deja la actualidad día a día.

Natural de Huelva, marchó a Madrid para ingresar en la Universidad Complutense y cursar la carrera de Periodismo, una profesión a la que tenía muy claro que dedicaría su vida, de hecho cuando rellenó la solicitud para la facultad sólo puso esta licenciatura en las diferentes ciudades en las que, por entonces, podía estudiarse (Madrid, Barcelona y Navarra).

Bazán estudió en la Complutense de Madrid.
Bazán estudió en la Complutense de Madrid.

Cuando llegó a Madrid se instaló en un colegio mayor en la ciudad universitaria, descubriendo un ambiente muy diferente al que hasta entonces había tenido acceso. La vida en el campus, rodeada de compañeros y haciendo lo que le gustaba, supuso un importante cambio al que se enfrentó llena de ilusión.

Cuando cursaba tercero, Bazán se enteró de que la Cadena SER iba a realizar un examen para seleccionar personal y se inscribió. Fueron unas pruebas “difíciles y duras”, según recuerda la periodista, a las que se presentaron muchos profesionales. Sin embargo, fue ella una de las personas que logró aprobar con mejor puntuación y comenzó a trabajar en la emisora. “Yo había puesto Huelva, Sevilla y Cádiz para hacer las prácticas, pero me mandaron a Madrid y aquí me quedé”, explica Bazán.

Saludando a los actuales Reyes. / Foto: gorkazumeta.blogspot.com
Saludando a los actuales Reyes. / Foto: gorkazumeta.blogspot.com

Aquello pasó en 1990, hace ya 24 años. Esa joven que entraba en el mundo de la comunicación, incluso antes de terminar sus estudios, se ha labrado, con mucho esfuerzo y dedicación, un nombre en las ondas. Sobre su trayectoria nos habla en esta entrevista:

– ¿Siempre ha tenido claro que quería dedicarse al periodismo?
– Sí, siempre. El periodismo es una profesión muy vocacional, como todas aquellas en las que hay personas de por medio. Yo siempre la comparo, salvando las distancias, con la medicina, como una relación médico-paciente. Tenemos algo de doctores respecto a la realidad y cómo tratar las cosas y también algo de maestros, porque tenemos que estar aprendiendo siempre, aprendiendo de las personas y enseñándolas. Todas las profesiones son vocaciones, pero estas tres son de la que más porque implican echar muchas horas, muchos sacrificios y son complicadas por el trabajo y el material, que hay que saber tratarlo. En nuestro caso la actualidad hay que comprenderla, saber transmitirla y hay que tener un don especial para hacerlo.

Junto a Pablo Morán. / Foto: www.cadenaser.com
Junto a Pablo Morán. / Foto: www.cadenaser.com

– Siempre ha trabajado en radio, ¿no es así?
– De todas las ramas de la comunicación la que me gusta es la radio. De pequeña mi padre escuchaba mucho la radio en casa. Recuerdo el ruido del transistor cuando se sintonizaban las emisoras, algunas de Marruecos, que en Huelva se pillaban bien. Para mí la radio es el medio más fresco, directo e inmediato, te traslada a cualquier sitio, necesita menos medios que la televisión y el contacto radiofónico con la gente es más cercano.

– En 1990 hace un examen y entra en Cadena SER. ¿Cómo fueron esos comienzos?
– Los dos últimos años de carrera los compatibilicé con la radio. Empecé trabajando de noche los fines de semana en el informativo matinal y en Hora 14 –entraba a las 3.00 y salía a las 15.00 horas- y también dos días entresemana trabajaba a turno partido. Dormía de día lo que podía y luego me iba a la facultad. Fueron duros los horarios pero aprendí muchísimo. Luego estuve seis años de lunes a viernes en el matinal, de 00.00 a 9.00 horas, con Iñaki Gabilondo, que para mí sigue siendo el gran referente del periodismo.

Esther siempre quiso dedicarse al Periodismo.
Esther siempre quiso dedicarse al Periodismo.

– ¿Cómo fue trabajar con él?
– Fue lo máximo, y más siendo tan joven. Fue una experiencia única, una oportunidad para aprender y aún sigo aprendiendo todos los días con él, con sus entrevistas, cuando escucho sus comentarios… A Iñaki le corre la radio por las venas, entiende la actualidad y la radio a la perfección. Es una mente privilegiada y no habrá otro como él. Yo me sentaba en la pecera en una esquina, para que no me viera, y observaba cómo hacía seis horas de radio cada día.

– ¿Qué funciones tenía usted entonces?
– Hacía la parte informativa del principio de ‘Hoy por hoy’ y preparábamos el primer informativo, el de las 06.00 y las 07.00 horas.

– También estuvo trabajando codo con codo con Carlos Llamas. ¿Con qué se quedaría de él?
– Sí, con él estuve cinco años haciendo Hora 25. De él me encantaba su ironía, su humor ácido, que luego sabía trasladar a sus editoriales y entrevistas. Era muy elegante diciendo las cosas y le tengo especial cariño. La verdad es que de cada turno siempre he sacado algo bueno y siempre he estado con grandes.

Con su Premio Nacional de la Radio. / Foto: elcuadernodevicio.blogspot.com
Con su Premio Nacional de la Radio. / Foto: elcuadernodevicio.blogspot.com

– Tras cerrar esta etapa empieza una nueva en un ámbito ciertamente desconocido para usted
– Haciendo información de tribunales. Fue un reto espectacular porque de derecho no sabía nada. Fue una oportunidad para aprender y aprendí mucho, mucha lógica, mucha historia de la vida que empieza en un juzgado y acaban en el Supremo o en el Constitucional. Me centraba en los asuntos contencioso-administrativos, de política, me pillaron las ilegalizaciones de la Izquierda Abertzale… hice ‘mucha calle’.

– Hace tres años volvió a los informativos y dirige desde entonces el del fin de semana. ¿Fue una vuelta espera?
– Es donde me siento más a gusto. La edición es poner en marcha todo el informativo y te permite trabajar en equipo, que es una de las grandes oportunidades que te da esta profesión. En el del fin de semana –aunque trabajamos cuatro días, de jueves a domingo- somos entre 10 y 12 personas y hacemos el informativo de la mañana, la tarde y, si no hay fútbol, de la noche. Presentar un informativo es una oportunidad más y siempre estoy creciendo y trabajando con gente que me hacen ver otras realidades y entender otras cosas.

Siempre ha trabajado con grandes de la radio, como Iñaki Gabilondo. / Foto: www.cadenaser.com
Siempre ha trabajado con grandes de la radio, como Iñaki Gabilondo. / Foto: www.cadenaser.com

– Al principio de la entrevista comentaba que el periodismo es una profesión sacrificada. ¿A qué ha tenido que renunciar usted?
– No he sacrificado grandes cosas. He compatibilizado la vida personal, familiar y laboral, algo que ocurre en casi todas las profesiones. Lo que me da el periodismo es mucho y no creo que haya dejado de lado nada por mi vida laboral. Mis prioridades están en mi vida personal y el periodismo forma parte de ella.

– ¿Cuál ha sido el evento más difícil del que ha tenido que informar?
– Fue complicado cubrir el 11M, fue muy duro tanto profesional como personalmente. Lo recuerdo y se me ponen los pelos de punta. Había un silencio durísimo en Madrid y, en el plano laboral, no sabíamos a qué nos enfrentábamos en un primer momento. A mí me tocó irme a la zona de hospitales, las primeras horas estuve en el Niño Jesús Infantil y fue terrible todo aquello y lo que rodeó a esos días. Separar lo personal de lo profesional fue muy difícil. En este sentido, recuerdo el programa que hizo Iñaki Gabilondo en directo el 11M y que es para llevarlo a las facultades de Periodismo.

Bazán considera la radio se está adaptando a la revolución tecnológica que están viviendo los medios.
Bazán considera la radio se está adaptando a la revolución tecnológica que están viviendo los medios.

– ¿Qué momento de estos años recuerda con más cariño?
– Cuando me concedieron el Premio Nacional de la Radio en 2011 a la mejor presentadora. Fue muy especial porque no me lo dio un jurado, sino mis compañeros, y fue un momento muy bonito.

– ¿Qué consejo le daría a futuros periodistas?
– Cuando he dado charlas en colegios mayores o universidades siempre digo que hay que ser uno mismo, auténtico. Las fachadas no sirven de nada. En el periodismo hay que ir de frente y es lo más importante, lo demás se aprende, pero si uno es auténtico tiene mucho camino ganado. Por eso me gusta mi equipo, porque son así y me siento bien con ellos, tenemos buen ambiente y nos lo pasamos genial trabajando.

La periodista junto a sus compañeros en la presentación de una de las temporadas radiofónicas. / Foto: www.cadenaser.com
La periodista junto a sus compañeros en la presentación de una de las temporadas radiofónicas. / Foto: www.cadenaser.com

– ¿En qué se palpa en la radio la revolución tecnológica que han experimentado los medios de comunicación en los últimos años?
– La información que damos en antena se traslada a la web y redes sociales en tiempo real. La SER tiene en marcha un proyecto digital importante y con gran implicación de los redactores que creo que puede ayudar todavía más a que la cadena y sus contenidos se vean. Es un añadido al trabajo que hacemos, pero no nos podemos quedar atrás. La radio ahora se escucha de manera diferente, llega a todo el mundo a través de Internet, están los postcast, los streaming, las redes sociales… es un escaparate al que no podemos dar la espalda.

– Habida cuenta de la evolución de los medios de comunicación y de la crisis que los azota ¿cuál cree que es el futuro de la radio?
– En la radio nos estamos adaptando poco a poco a la realidad tecnológica y social y, si seguimos por esas dos vías, seguiremos existiendo. Mientras nos ocupemos de los problemas de la gente y sepamos hacerlos llegar, será suficiente. Es el nuevo reto y los periodistas están preparados para ponerlo en marcha. Hay que seguir aprendiendo y andando.

Muchas gracias Esther



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.