‘Caminos naturales’, el placer de pasear y descubrir

Antiguas vías de ferrocarril, canales, vías pecuarias, sendas e incluso antiguos caminos públicos son reutilizados ahora por una población que demanda dada vez más el contacto con la naturaleza y disponer de espacios en los que poder practicar actividades recreativas y deportivas al aire libre.

Un ciclista pasea por el Camino Vegas del Guadiana. / Foto: es.wikipedia.org
Un ciclista pasea por el Camino Vegas del Guadiana. / Foto: es.wikipedia.org

C.N. Todas estas infraestructuras anteriormente mencionadas están volviendo a recuperar su papel en el medio rural a través de usos sostenibles en el medio ambiente. Se trata de la ‘Red de Caminos Naturales‘, a la que se han incorporado recientemente siete nuevos itinerarios. Con ellos, este Programa del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente suma ya un total de 110 rutas por todo el territorio español, lo que supone una extensión de más de 8.700 kilómetros, de cuales unos 1.200 han sido vías verdes, denominación que reciben al ejecutarse sobre antiguas plataformas de ferrocarril.

Con la colaboración de otras administraciones territoriales que se encargan a posteriori de su mantenimiento, los ‘Caminos Naturales’ construidos por el Ministerio sobre antiguas infraestructuras de transporte y dedicados a usos senderistas, ciclistas o ecuestres, posibilitan el acercamiento de la población al medio natural, promoviendo el conocimiento de la naturaleza y los paisajes, así como el entono rural.

Las nuevas rutas están localizadas en las provincias de Navarra, Madrid, Badajoz, Segovia, Cádiz, Valencia y Santa Cruz de Tenerife y son las siguientes: Camino Natural del Antiguo Trazado del Plazaola-Tramo Imotz, en Navarra, con una longitud de 6,3 Km; Camino Natural de la Cañada Real Soriana Oriental, en Madrid, con una longitud de 24 Km; Camino Natural del Guadiana, mejora de la etapa 39 en el Término Municipal de Alconchel, Badajoz, con una longitud de 37,3 Km; Camino Natural del Ferrocarril Segovia–Medina del Campo, tramo Segovia-Olmedo, primera fase, en la provincia de Segovia, con una longitud de 33 Km; Camino Natural de Entre Ríos en Chipiona, provincia de Cádiz, con una longitud de 8,7 Km; Camino Natural del Turia-Cabriel, tramo Turia-Siete Aguas, en la provincia de Valencia, con una longitud de 35 Km; Camino Natural Costas de La Gomera, fase I, en la Isla de La Gomera, provincia de Santa Cruz de Tenerife, con una longitud de 71,2 Km.

La información detallada sobre la Red de ‘Caminos Naturales’ puede consultarse en la dirección www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/caminos-naturales que incluye los datos de todos los caminos terminados. Con esta información se pretende facilitar al público la elección del itinerario al planificar el viaje y disfrutar de una experiencia más completa en cada ruta.

El Programa de ‘Caminos Naturales’ está en marcha desde el año 1993 y tiene entre sus objetivos el desarrollo económico del entorno, la diversificación de la actividad económica del lugar, potenciando la oferta turística; la conservación de los espacios naturales a través de la educación medioambiental, así como la preservación del patrimonio cultural y tradicional, incorporando nuevas funcionalidades a infraestructuras abandonadas.

Los caminos incluidos en el programa han sido agrupados en siete sectores geográficos, con el objetivo de facilitar al usuario una mejor localización de los mismos, cuyas denominaciones son: I Sector Noroeste Peninsular, II Sector Noreste, III Sector Este Peninsular, IV Sector Balear, V Sector Sur Peninsular, VI Sector Centro Peninsular y VII Sector Canario.

Destacan caminos de largo recorrido como los del Ebro, Tajo, Duero, Guadiana, Cordillera Cantábrica, Fuerteventura o el de los senderos tradicionales de El Hierro, entre otros.

Camino Natural del Ebro. / Foto: magrama.gob.es
Camino Natural del Ebro. / Foto: magrama.gob.es

‘Camino natural del Río Ebro’. Es la ruta en servicio de mayor extensión en España, con 1.150 kilómetros, que recorre las Comunidades Autónomas de Cantabria, Castilla y León, La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña. La magnitud de la cuenca permite la sucesión y solapamiento de múltiples paisajes, desde la alta montaña al mar, pasando por los desiertos de Las Bárdenas Reales, en Navarra y de Los Monegros, en Aragón, lo que procura una enorme biodiversidad de especies de fauna y flora. Especial importancia tiene la red de caminos que convergen en él, entre ellos, el Camino de Santiago.

Camino de la Senda del Duero. / Foto: magrama.gob.es
Camino de la Senda del Duero. / Foto: magrama.gob.es

‘Camino Natural Senda del Duero’. Desde su nacimiento en la Sierra de Urbión hasta Vega Terrón, en la frontera portuguesa, esta senda recorre, durante más de 750 kilómetros, diferentes paisajes. El recorrido, dividido en 42 etapas de diferente longitud y dificultad, discurre por gran parte de la meseta castellano-leonesa, introduciéndose en su rico patrimonio histórico y cultural, descubriendo la arquitectura y etnografía más representativa y dando a conocer las costumbres, fiestas y tradiciones del lugar.

‘Camino Natural del Tajo’. El itinerario nos transporta, por más de 1.000 kilómetros, a la vera del río más largo de la Península Ibérica. Desde su nacimiento en los Montes Universales, en la Sierra de Albarracín, hasta la frontera portuguesa en Cedillo, recorre un sinfín de paisajes, a la vez que gran parte de la historia y cultura de la Iberia interior, atravesando de este a oeste las provincias de Teruel, Guadalajara, Madrid, Toledo y Cáceres. Este Camino Natural ha sido homologado como sendero de gran recorrido (GR-113) por la Federación Española de Deportes de Montaña (FEDME).

Zona de sombra del Camino Natural del Tajo. / Foto: magrama.gob.es
Zona de sombra del Camino Natural del Tajo. / Foto: magrama.gob.es

‘Camino Natural del Guadiana’. El Guadiana es un río de carácter internacional: nace en las Lagunas de Ruidera, entre Albacete y Ciudad Real, y desciende por la mitad meridional de la Península en suave declive. Se adentra en Portugal y posteriormente hace de frontera natural antes de desembocar en el océano Atlántico. El Camino Natural del Guadiana discurrre por las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cáceres, Badajoz y Huelva.

La fisiografía hidrográfica de la cuenca del Guadiana es múltiple y variada, debido a que en ella se encuentran varios ríos y arroyos, zonas lagunares y acuíferos de gran tamaño, barrancos, cañadas, gargantas, etc.

‘Camino Natural de la Cordillera Cantábrica’. De oriente a occidente, atraviesa el interior de Asturias de extremo a extremo por un recorrido que, lejos de dejar indiferente al caminante, lo sorprende con rincones naturales de belleza extraordinaria en las comarcas montañosas más espectaculares, y lo acerca a un mundo rural donde las costumbres y labores tradicionales del campo siguen marcando los modos de vida en numerosos casonas y aldeas.

La ruta, divida en 27 etapas de diferente dureza, tiene una longitud de poco más de 600 kilómetros, de los cuales, alrededor de 111 kilómetros suponen alternativas a la ruta principal. El trayecto discurre por el fragmentado y montañoso territorio asturiano, pasando a través de un medio donde la disposición del relieve y el clima son los principales factores que explican la riqueza natural, la existencia de distintas formas y sistemas de aprovechamiento humano de los recursos naturales y, como consecuencia de esta interacción, la notable diversidad paisajística del Principado.

Viaducto sobre el río Guadiana. / Foto: es.wikipedia.org
Viaducto sobre el río Guadiana. / Foto: es.wikipedia.org

‘Camino Natural de Fuerteventura’. Fuerteventura es la segunda isla más extensa del archipiélago canario, y fue declarada en su totalidad Reserva de la Biosfera por la UNESCO el 26 de mayo de 2009. La geomorfología representa el factor paisajístico dominante y sus amplias playas, su mayor atractivo turístico.

Recorrer las nueve etapas en que se divide el Camino Natural GR-131 implica atravesar el islote de Lobos y la isla de Fuerteventura de norte a sur por un característico paisaje semidesértico, ausente de cobertura arbolada en casi la totalidad del recorrido, abarcando desde los evocadores paisajes de arenas doradas y hermosas playas de aguas turquesas hasta los malpaíses volcánicos, donde la lava solidificada ha dado lugar a terrenos desérticos y a formaciones de alto valor por su singularidad visual.

‘Senderos tradicionales de El Hierro’. El Hierro es la más pequeña y occidental de las siete islas que conforman el archipiélago canario. Con apenas 278 kilómetros cuadrados de superficie, alberga un rico patrimonio natural y una gran diversidad de ecosistemas, cuya preservación ha llevado a que el sesenta por ciento de su territorio se encuentre protegido por ley. En el año 2000, la UNESCO se sumó a este reconocimiento, declarando a la menor de las Islas Canarias como Reserva de la Biosfera. Este pequeño tesoro de la biodiversidad contiene una sorprendente variedad paisajística, desde las excelentes muestras de sabinares y densos pinares de pino canario, hasta las zonas rocosas y los grandes acantilados, sin olvidar los relevantes monumentos geológicos y coladas de lava que ponen de manifiesto su origen volcánico.

Vistas de la playa en el Camino de Fuerteventura, en Morro Jable. / Foto: magrama.gob.es
Vistas de la playa en el Camino de Fuerteventura, en Morro Jable. / Foto: magrama.gob.es

La Red de Espacios Naturales Protegidos de Canarias en El Hierro recoge las mejores muestras de vegetación de la isla, como el fayal-brezal, el cardonal o el tabaibal, donde no faltan los endemismos, así como una rica variedad de hábitat que albergan distintas especies amenazadas, como el lagarto gigante de El Hierro.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.