La cordobesa Plaza de la Corredera, un monumento único en Andalucía

Tras ser un circo en época romana, este enclave sirvió de centro social y comercial en la época árabe y, tras múltiples remodelaciones, llegó a ser plaza de toros, de ahí su nombre. Actualmente es un lugar de ocio para cordobeses y turistas cuya belleza bien merece ser destacada.

Imagen de la Plaza en 1880.
Imagen de la Plaza en 1880.

Cristina Abad Cabal. La Plaza de la Corredera de Córdoba es la única rectangular que existe hoy día en toda la comunidad andaluza; por ello es muy emblemática y en su forma destaca junto a la Plaza Mayor de Madrid y Plaza Mayor de Salamanca.

El nombre de Plaza de la Corredera proviene del uso que se le dio antaño como plaza de toros, pero no fue éste el único, ya que durante sus largos años de historia ha sido utilizada para festejar victorias en alguna que otra batalla, como la de Lepanto contra los turcos, como centro de comercio habitual para los cordobeses y como enclave para festejos religiosos, entre otros.

Su situación es privilegiada, se encuentra cercana al río y, a la vez, está situada a unos solos metros del centro de la ciudad de Córdoba, al bajar la calle de la Espartería, un enclave inmejorable que tiene su entrada y salida a través de los llamados Arco Alto y Arco Bajo.

Plaza de la Corredera 1940. /www.cordobapedia.wikanda.es
Plaza de la Corredera 1940. /www.cordobapedia.wikanda.es

La morfología actual proviene del proyecto del arquitecto salmantino Antonio Ramós Valdés, quien bajo mandato del corregidor Francisco Ronquillo Briceño, construyó un rectángulo semirregular de 113 metros de largo y 55 metros de ancho, en 1683. La obra, que tuvo como maestros mayores de la ciudad a Antonio García y Francisco Beltrán, tuvo un coste de 752.972 reales y ocho maravedises de la época.

Hoy día la Plaza de la Corredera es un espacio de ocio para cordobeses y visitantes que pueden disfrutar de su entorno. También es un lugar muchas veces elegido para dar conciertos, organizar espectáculos a pie de calle y actividades diversas.

Desde la remodelación de finales del siglo XX, las tiendas, los tenderetes de antaño y las tabernas han dejado paso a bares con terrazas para alegría de los cordobeses en su afán por mitigar las altas temperaturas.

Imagen actual de la Plaza de la Corredera. /www.flickr.com
Imagen actual de la Plaza de la Corredera. /www.flickr.com

Esta plaza está construida sobre lo que se cree que fue el antiguo circo romano, y a lo largo de su historia ha tenido innumerables remodelaciones.

En sus comienzos estaba situada fuera del núcleo principal de la ciudad romana. En la época árabe fue el lugar de encuentro entre la Medina y la Ajerquía, y se dice que fue utilizada para la compra y venta y los intercambios comerciales, algo muy propio de otras plazas castellanas.

Los edificios que rodean la plaza merecen su propia mención. Destaca el Mercado de Sánchez Peña o las Casas de Doña Ana Jacinta. El primero sirvió de sede consistorial, así como cárcel, hasta que en 1846 el empresario cordobés José Sánchez Peña compró el edificio e instaló allí la más moderna industria de Córdoba, con máquinas de vapor para crear una fábrica de sombreros, instalando a los obreros en la parte alta del inmueble, donde tuvieron sus viviendas.  En estos momentos, sigue siendo un mercado de abastos muy transitado y frecuentado por los vecinos de la zona.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.