Fernando Franco: “Me interesan las películas en las que, como espectador, tengo que rellenar huecos”

El joven cineasta, director de “La herida”, ganó el Goya a la mejor dirección novel este año y su actriz protagonista, Marian Álvarez, el de mejor actriz. La historia se centra en Ana, una joven que sufre trastorno de bipolaridad, pero ni Ana ni los que la rodean saben nada de esta enfermedad.

“La herida” 2013.
“La herida” 2013.

Carlos Fernández. Fernando Franco, afamado montador de cine español con títulos en su filmografía como la “Blancanieves” (2012) de Pablo Berger o “No tengas miedo” de Monxo Armendáriz (2011), se estrenó hace casi un año como guionista y director presentando en el festival de San Sebastián 2013: “La herida”, película que desde su estreno no ha parado de cosechar éxito por parte de crítica y público.

La magnífica Marian Álvarez sale prácticamente en todos los planos de la película, la cámara la persigue de una manera muy realista, en mano y siempre con ella. ¿Por qué contar así la historia?
Me preocupaba mucho ser riguroso con el punto de vista de ella y que, de alguna manera, la medida de la película estuviese en consonancia con esto. Por otro lado, me interesaba que la película tuviese un cierto aspecto de documental de seguimiento, a la manera de Cinema Verité o el Direct Cinema. De ahí toda esa serie de decisiones.

El padre de Ana es un personaje que intriga muchísimo al no conocer el suceso que hay entre ambos. ¿Por qué no contarlo?
Me interesan las películas en las que, como espectador, tengo que rellenar huecos, donde las cosas no son unívocas en su interpretación sino que existe un cierto margen. Hay algo de eso en el personaje pero también tiene que ver con lo del punto de vista que comentaba anteriormente. Para mí, Ana sabe que hay algo mal resuelto en su relación con el padre, pero no sé hasta qué punto sería capaz ella de etiquetar esa rémora del pasado con un nombre preciso. Es como si hubiese una cierta amnesia en ella y la idea era transmitirlo así, de manera difusa, ya que la película nunca sabe más de lo que sabe ella.

Ana parece feliz solo en su trabajo, es el único sitio donde su enfermedad parece no ahogarla. ¿Significa algo esto?
Por supuesto que sí. Es el balón de oxígeno que permite a Ana seguir en el día a día. Es el contexto en el que se siente útil y en el que, por tanto, puede llegar a sentir que su vida tiene un sentido.

La escena de la boda es una escena impactante, ¿Significa la sangre en la nariz de Ana algún daño interior que surge de manera física?
Exactamente.

Ana tiene novio, o intenta mantenerlo, tiene amigos, sale de fiesta…aunque ninguna de sus salidas sociales parece tener éxito. ¿Quiere Ana estar bien?
Sin duda, es su máximo anhelo. De ahí la frustración permanente por no lograrlo.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.