Las gafas de sol en verano, especialmente recomendadas en niños y personas mayores

Si no se está debidamente protegido, la luz del sol también puede favorecer que se agudice un ojo seco en aquellas personas que lo padecen.

chica utilizando gafas de sol
chica utilizando gafas de sol

Redacción. Las gafas de sol en verano son muy útiles pues en los niños ayudan a prevenir posibles casos de conjuntivitis y queratitis, mientras que en la gente mayor, los rayos del sol pueden provocarles importantes daños en sus estructuras oculares como en el cristalino o incluso pueden favorecer la aparición de cataratas.

“En verano, las gafas de sol son prácticamente imprescindibles para cualquier persona que esté expuesta a los rayos solares, sea en la playa o en la montaña, pero son los niños y las personas mayores los colectivos de la población que más pueden beneficiarse de su uso”, afirma el presidente de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), el profesor Luis Fernández-Vega.

Así, una fuerte exposición a la luz del sol y a la radiación ultravioleta, puede causar, entre otras cosas, conjuntivitis o queratitis, una inflamación de la córnea que, además de la molestia ocular que conlleva, puede introducir otras alteraciones como cicatrices en la córnea o molestias de secreción lagrimal. Si no se está debidamente protegido, la luz del sol también puede favorecer que se agudice un ojo seco en aquellas personas que lo padecen.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.