La superficie de las nubes produce una inesperada cantidad de “limpiadores” atmosféricos

Un estudio internacional en el que participan IQAC y CSIC y que ha sido publicado en la revista estadounidense 'Proceedings of the National Academy of Sciences' demuestra este dato.

El proceso de absorción del ozono por las nubes es "espontáneo". / Foto: Europa Press
El proceso de absorción del ozono por las nubes es “espontáneo”. / Foto: Europa Press

Redacción. La superficie de las nubes produce una inesperada cantidad de “limpiadores” atmosféricos que permiten degradar los compuestos orgánicos que se emiten en la troposfera, y que permiten evitar que los niveles de contaminación sean insoportables.

Así lo han concluido investigadores del Instituto de Química Avanzada de Catalunya (IQAC) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), junto con investigadores del CNRS-Universidad de Lorraine (Francia) y la Purdue University (EE.UU.) en un estudio internacional centrado en el efecto que ciertas partículas -radicales hidroxilo, que se forman en la superficie de las nubes-, ejercen sobre la atmósfera.

Los radicales hidroxilo son, según el investigador del IQAC Josep M. Anglada, purificadores de la atmósfera, ya que permiten degradar la enorme cantidad de compuestos orgánicos que se emiten a la troposfera.

El trabajo, publicado en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), ha descubierto una gran cantidad de estas partículas en la superficie de las nubes, que se forman a una velocidad de entre tres y cuatro veces más de lo esperado.

Barrera higienizadora. Anglada también ha destacado que los resultados de la investigación indican que el proceso de absorción del ozono por las nubes es “espontáneo” y que su fotoquímica convierte la superficie de las nubes en una importante e inesperada fuente de radicales hidroxilo, convirtiéndolas en una fundamental barrera higienizadora de la atmósfera.

Alrededor del 50% de la atmósfera de la Tierra está cubierta por nubes y hay multitud de investigaciones de campo que demuestran que el ozono troposférico y la concentración de radicales hidroxilo determinan la eficiencia oxidativa de la atmósfera.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.