España ofrece a las familias de los fallecidos en el accidente de Malí toda su ayuda en la identificación de los restos

Los cadáveres serán trasladados a París, donde los familiares de las seis víctimas de nacionalidad española podrán identificar a sus familiares mediante pruebas de ADN.

Redacción. El embajador de España en Bamako, José Matres, ha transmitido en nombre del Gobierno todo su apoyo a las familias de los seis españoles fallecidos en el siniestro del avión de Swiftair en Malí, cuyos restos mortales serán trasladados a París en las próximas horas para su identificación, según informaron fuentes diplomáticas.

El traslado de los restos mortales ha sido anunciado en primer lugar por el presidente de Francia, François Hollande. El Gobierno español ha precisado que las identificaciones consistirán en pruebas de ADN que se realizarán en la capital francesa a petición del presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita.

El Gobierno español “traslada su disposición para ayudar a las familias de los fallecidos para ayudarles en lo necesario” siguiendo los deseos del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, actualmente de visita oficial en El Cairo (Egipto).

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha mostrado convencido de que tanto el piloto Agustín Comerón, como la copiloto Isabel Gost y los tripulantes de cabina Rafael Gasanalieb, Miguel Ángel Rueda, Raúl Montero y Federico Cárdenas, todos ellos españoles, “dieron lo mejor de sí mismos hasta el último momento en el afán más noble: salvar la vida de todos sus pasajeros”.

Tres días de luto. Asimismo, el presidente de Francia, Francois Hollande, ha ordenado que las banderas de los edificios públicos ondearan a media asta durante tres días a partir del lunes 28 de julio, en señal de duelo por la muerte de 118 personas en el citado accidente.

Asimismo, el mandatario declaró que las familias que lo deseen podrán viajar acompañadas por representantes del Gobierno francés al lugar exacto del avión siniestrado en Malí.

Hollande, que se reunió por tres horas con familiares de las víctimas el sábado por la tarde, informó de que los restos de los franceses que iban en el avión serían repatriados y aseguró que garantizaría que los familiares puedan viajar al lugar de accidente si así lo quieren.

“Se erigirá una lápida para que nunca nadie olvide que en esa tierra, en ese lugar, murieron 118 personas”, ha declarado Hollande en un discurso emitido por televisión.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.