El congreso extraordinario del PSOE ratifica a Pedro Sánchez como nuevo secretario general del partido

El madrileño ha sido aclamado por los más de 1.000 delegados asistentes al evento y ha asegurado en su discurso que confía en que los socialistas puedan recuperar la confianza de los españoles.

Sánchez saluda tras ser proclamado secretario general del PSOE. / Foto: PSOE
Sánchez saluda tras ser proclamado secretario general del PSOE. / Foto: PSOE

Redacción. El madrileño Pedro Sánchez ha sido elegido este sábado, 26 de julio, secretario general del PSOE por aclamación de los más de 1.000 delegados que asisten al congreso extraordinario del partido. Sánchez ha saludado al plenario con el puño en alto después de que la presidenta del Congreso, la andaluza Susana Díaz, haya anunciado la ratificación.

Sánchez ha sido proclamado en virtud de su victoria en las primarias internas en las que participaron 130.000 afiliados y en las que se impuso con un 48,7% de los votos a sus compañeros Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

El nuevo líder ha entrado en el plenario del Congreso flanqueado por la presidenta andaluza, Susana Díaz; el secretario general del PSPV, Ximo Puig y otros dirigentes y ha saludado a varios asistentes en su camino hasta la primera fila del auditorio. Allí ha saludado y posado brevemente con Alfredo Pérez Rubalcaba y ha saludado también al presidente asturiano, Javier Fernández.

Tal y como decidió la dirección saliente, la comisión organizadora de la consulta ha presentado un dictamen al congreso con el resultado de la consulta, que se ha ratificado por aclamación.

El congreso modificará además los estatutos del partido para introducir la elección directa de su secretario general mediante el voto de los militantes como el sistema a utilizar a partir de ahora.

Recuperar la confianza. Por su parte, Sánchez se ha comprometido a cambiar el partido para poder cambiar España y ha reclamado a todos los socialistas que empiecen a “hablar de los problemas de los españoles” y “lo justo del PSOE”.

Sánchez ha tomado la palabra después de su proclamación como nuevo líder del partido, y ha comenzado dando las gracias a los “militantes de base” que han hecho con su voto que el PSOE esté “haciendo historia”.

El nuevo secretario general se ha mostrado convencido de que los socialistas pueden recuperar la confianza de los españoles y, para eso, ha animado a sus compañeros a dejar de contar los votos que pierden para empezar a contar los votos que van a “recuperar”.

Y se ha dirigido a todos los españoles para decirles que no les va a pedir “un acto de fe” para que crean en él. “No se trata de eso, lo único que voy a pedir es que escuchen lo que pedimos, que atiendan lo que proponemos y que observen lo que hacemos”, ha afirmado.

“Vamos a cambiar el PSOE para cambiar a España, no es la primera vez que lo hacemos”, ha apuntado el dirigente madrileño, que ha recordado que el suyo es el partido del cambio desde que, en 1879, 25 compañeros decidieron crear el partido con ese objetivo. Sánchez ha apelado a la memoria al recordar también a todos los compañeros que incluso se han dejado la vida por defender las libertades en España.

Así, se ha mostrado “inmensamente orgulloso de pertenecer a la familia del PSOE” y, por eso, ha asegurado que no hay “mayor honor” que ser su secretario general. En este punto, se ha dirigido a su antecesor, el ya exsecretario general Alfredo Pérez Rubalcaba, para subrayar que hay hecho “un gran servicio” a España y al PSOE “en un momento muy complicado”, para asegurar que siempre va a “formar parte de lo mejor del socialismo en España” y para transmitirle que durante los “próximos años” va a necesitar su “consejo y aliento”. “Siempre tendrás en mí a un compañero que te aprecia y te quiere”, ha dicho.

El nuevo líder ha apuntado que su partido tiene “mucho trabajo por delante”. Eso sí, ha reivindicado los progresos conseguidos en los Gobiernos socialistas y ha destacado algunos logros de la etapa de Rubalcaba.

Sánchez ha querido dejar claro que la izquierda en la que cree es la que “cambia España”, la que “no se contenta con protestar sino que aspira a gobernar” para transformar el presente y llegar a un futuro mejor.

Para ello, ha animado a “apretar el paso”, porque “hay millones de españoles que necesitan un PSOE renovado“. Y, para ello, ha emplazado también a sus compañeros a estar más en la calle, porque “si el socialismo se asfixia es porque se encierra entre cuatro paredes”. “No podemos cambiar España si la miramos desde una ventana”, ha dicho.

Por eso, ha reafirmado el compromiso que hizo durante la campaña y ha asegurado que va a ser “un secretario general en la carretera”, que va a estar “poco en Ferraz y mucho en los territorios con los militantes de base”, a quienes quiere “devolver el protagonismo”. Así, ha reiterado que su Ejecutiva acudirá a todas las comunidades autónomas en asambleas abiertas para rendir cuentas, que también se harán a nivel nacional, y ha abogado por abrir las agrupaciones municipales para este “nuevo socialismo”.

Sánchez ha insistido en que va a dedicar todas sus energías a “devolver la esperanza a los españoles y españolas” y ha anunciado que en su mandato va a aplicar la “honradez intransigente” y ha garantizado que no le va a temblar el pulso para echar a “ningún corrupto o corrupta del partido”.

 Una Ejecutiva con 25 secretarios y 11 vocales

 Micaela Navarro ocupará la presidencia del PSOE



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.