El observatorio de Izaña, en Tenerife, seleccionado como banco de pruebas para medir aerosoles y vapor de agua

Las instalaciones se encuentran a una altitud de 2.370 metros en la isla de Tenerife, una situación con "excepcionales" condiciones atmosféricas que le hacen ser un enclave "privilegiado", según ha destacado la Organización Meteorológica Mundial.

Observatorio Atmosférico de Izaña, en Tenerife.
Observatorio Atmosférico de Izaña, en Tenerife.

Redacción. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha elegido al Observatorio Atmosférico de Izaña (Tenerife) de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) como el sexto banco de pruebas a nivel mundial para la medición de aerosoles y vapor de agua, según ha informado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).

El observatorio de Izaña, cuya candidatura fue aceptada por la OMM en la 16ª reunión de su Comisión de Instrumentos y Métodos de Observación, se encargará ahora de las pruebas para los instrumentos de detección remota utilizados en la medición de aerosoles y vapor de agua.

Entre las labores de este tipo de instalaciones, el MAGRAMA destaca el impulso a la colaboración entre la OMM y los servicios meteorológicos nacionales en las pruebas que se llevan a cabo, la estandarización de los instrumentos meteorológicos y la evaluación de las prestaciones de los sistemas de observación.

Asimismo, otro de los objetivos es fomentar el avance de los sistemas de observación de los países integrantes de la OMM a través de su Sistema de Observación Mundial Integrado (OMM/WMO Integrated Global Observing System-WIGOS), reduciendo así las diferencias entre países con actividades de formación, entre otros.

Las instalaciones se encuentran a una altitud de 2.370 metros en la isla de Tenerife, una situación con “excepcionales” condiciones atmosféricas que le hacen ser un enclave “privilegiado” en el mundo para el seguimiento de la radiación solar y los valores de fondo de las especies químicas y aerosoles presentes en la atmósfera, según el organismo.

Por ello, se trata de un observatorio con la misión “fundamental” del estudio de la calidad del aire y la investigación de componentes como los gases de efecto invernadero y los aerosoles, que tienen el potencial de provocar el deterioro de la capa de ozono y un cambio en el clima a nivel mundial, añade.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.