Cae una red internacional especializada en copiar llaves para robar en domicilios

El modus operandi de este grupo criminal consistía en acceder al interior de los domicilios utilizando llaves falsas, empleando dos métodos delictivos conocidos como impresioning y bumping.

Coche de la Policía Nacional.
Coche de la Policía Nacional.

Redacción. Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo organizado internacional que se dedicaba a cometer robos con fuerza en domicilios de forma itinerante por todo el territorio nacional, y que estaba especializado en acceder a las viviendas empleando las técnicas de impresioning y bumping para obtener copias de las llaves sin tener que contar con la original, y sin dejar rastro ni forzar las cerraduras.

La operación, que se ha desarrollado simultáneamente en Madrid y Sevilla, se ha saldado con la detención de 26 personas (19 en Sevilla y 7 en Madrid) y la incautación, en ocho domicilios registrados, de numerosos útiles de cerrajería, una máquina para copiar llaves y otra para detectar oro, además de documentación falsa de distintos países europeos, 300 piezas de joyería y dinero en efectivo.

El modus operandi de este grupo criminal consistía en acceder al interior de los domicilios utilizando llaves falsas, empleando dos métodos delictivos conocidos como impresioning – obtener una copia de la llave legítima a partir de unas pletinas metálicas moldeables que se introducen en la cerradura – y bumping – que consiste en forzar la introducción de una llave maestra en la cerradura para copiar el engranaje interno-.

Con ambos se pueden obtener copias de las llaves sin tener que contar con la original y sin dejar restos ni forzar las cerraduras, lo que facilita la impunidad de los delincuentes y dificulta la investigación de los robos cometidos con estos procedimientos. Una vez que accedían al domicilio, los delincuentes se centraban en localizar dinero y las joyas que pudieran vender posteriormente en el mercado negro y utilizaban un detector de oro para descartar las joyas que no fueran de este metal.

Según informa la Policía, la investigación se inició hace un año cuando los agentes tuvieron conocimiento -a raíz de unos robos en domicilio cometidos en Sevilla- de la existencia de un grupo criminal itinerante que seguía unos patrones comunes a la hora de acceder a los inmuebles.

De esta forma, y en el marco del Plan Operativo contra la Delincuencia Itinerante, se inició una operación que constató la existencia de un grupo criminal de carácter transnacional que actuaba de manera itinerante por el país, cometiendo robos en viviendas de Bilbao, Madrid y Sevilla.

Aunque los 26 detenidos, que ya contaban con antecedentes policiales previos y a quienes se les imputan varios delitos de robo con fuerza y pertenencia a crimen organizado, fueron puestos a disposición judicial, la investigación continúa abierta para determinar el número total de robos en domicilios que se les imputa y para localizar y entregar las joyas a sus legítimos propietarios.

La investigación reflejó que este grupo criminal estaba perfectamente organizado y jerarquizado y que entre sus integrantes se encontraban especialistas en cerrajería, conductores de vehículos para los desplazamientos o tratantes de joyas para dar salida a los efectos sustraídos, todos ellos dirigidos por los jefes de la organización, algunos establecidos en el extranjero y otros en el lugar donde se cometían los robos.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.